El 16 de junio de 2019, domingo, Día del Padre, el país entero amaneció sin luz. No se trataba de un simple apagón: a las 7:06 una falla evitable en el Sistema Interconectado Nacional provocó un corte del suministro eléctrico de toda la Argentina, e incluso Uruguay y algunos sectores de Chile, Brasil y otros países limítrofes.

Gustavo Lopetegui, el secretario de Energía a cargo en ese momento, durante el gobierno del expresidente Mauricio Macri, sostuvo entonces que se trató de "un evento extraordinario que no debiera haber ocurrido de ninguna manera".

A un año de este hecho inédito en la historia de la región y del mundo, tres expertos señalaron a la agencia de noticias estatal, Télam, que las responsabilidades están "claras" y fueron "compartidas", pero está demorada la aplicación de sanciones a las empresas y autoridades involucradas.

Apagón masivo

El apagón masivo, que dejó sin servicio a 50 millones de personas en toda la Argentina, es hoy motivo de un informe final que elabora el Ente Nacional Regulador de la Electricidad ( ENRE), con sus nuevas autoridades y en conjunto con la Universidad de Buenos Aires, para determinar las sanciones a las empresas involucradas y la compensación a los usuarios afectados.

Además del evento inicial, identificado en una línea de 500Kv del tendido del Litoral, "hubo fallas concurrentes en otras partes del sistema que agrandaron el problema, y el evento primario en lugar de haber sido aislado, se propagó a todo el sistema", indicó el exsubsecretario de energía y presidente del Instituto Argentino de Energía (IAE), Jorge Lapeña.

"El apagón fue un hecho de impacto mundial a nivel electricidad, y corresponde ahora una etapa de resarcimiento y aplicación de multas, porque existieron fallas penalizadas", puntualizó el especialista, quien entendió que "las responsabilidades están claras, pero el ente regulador aún debe repartir la multa total, y ahí hay un retraso".

En tanto, Lapeña descartó la posibilidad de que un corte de igual magnitud pueda repetirse: "Si bien todo evento puede volver a ocurrir, es improbable en este caso dado que se trató de un hecho puntual en la mejor parte del sistema y más confiable, que, en general, tiene una performance de calidad", en referencia a la red de transmisión de la empresa Transener.

Por qué se produjo el apagón

La directora general del Observatorio de la Energía (OETEC), Belén Ennis, entendió que durante la gestión de Cambiemos "hubo una desinversión muy importante que no puede ser desvinculada de las causas de este colapso", y precisó que, "entre 2010 a 2012, la expansión de la red de alta tensión fue de 1.400 kilómetros, y de 2012 a 2015 de otros 430 kilómetros, mientras que durante el gobierno de (Mauricio) Macri fue nula".

Transener, empresa mixta integrada por Pampa Energía y el Estado nacional, "es uno de los máximos responsables del colapso porque operaba y mantenía las líneas afectadas".

"Pero también Yasilec, empresa propietaria de las líneas afectadas, y las autoridades de Cammesa por autorizar un despacho de energía sin precauciones especiales sabiendo de la indisponibilidad de uno de los corredores, el que estaba en mantenimiento desde abril debido a la reubicación de la torre 412 que forma parte de la línea Colonia Elía (Entre Ríos) - Campana (Buenos Aires)", agregó la directora del observatorio en referencia al origen de las fallas.

Ennis también endilgó responsabilidad a las autoridades de ese período en el ENRE, por su obligación de control y fiscalización pero también por "omitir una auditoría del sistema de transporte eléctrico nacional luego de lo ocurrido, además de ser quien tiene la facultad de proponer al Ejecutivo la prórroga o caducidad de las concesiones de las empresas involucradas".

Informe técnico

A pocos días de producido el hecho, que pasó a ser recordado como "el apagón del siglo", la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) fue convocada por Lopetegui para la elaboración de un informe técnico que es el único que hasta el momento se conoce, más allá del realizado por Cammesa.

"Los modelos de simulación que logramos realizar permitieron demostrar la responsabilidad compartida, primero por el transportista, porque no hubo actuación del disparo automático de generación, luego de algunos generadores que salieron de servicio, y, por otra parte, de grandes distribuidores", explicó la directora del Laboratorio de Alta Tensión de la Facultad de Ingeniería de la UNLP, Patricia Arnera, explicó.

Contrario a lo que podría pensarse, el hecho de que el apagón haya sucedido un domingo temprano por la mañana contribuyó a crear "la tormenta perfecta" porque "si se hubiera producido en un momento de alta demanda -y no sólo 13.200 megavatios de esa mañana-, se habrían tenido que utilizar la mitad de los escalones y el corte no hubiera provocado un colapso general", explicó la ingeniera.