Con una agenda de preguntas alrededor del congelamiento de precios, el rechazo opositor del acuerdo convocado por el Gobierno y el conflicto con grupos mapuches en Río Negro, este jueves la flamante portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti, dio su primera conferencia de prensa con los medios porteños.

Se trató de otra de las innovaciones comunicacionales de la Casa Rosada post derrota en las PASO, que comenzaron con el forzado reemplazo de Juan Pablo Biondi por Juan Ross en la Secretaría de Comunicación. A eso le siguió la renuncia del secretario de Medios, Francisco Meritello, en cuyo lugar asumió Valeria Zapesochny

Pero también hubo cambios de dinámica. Alberto Fernández pasó a tener un bajo perfil en los anuncios diarios, en los que el nuevo jefe de Gabinete, Juan Manzur, adquirió el protagonismo. El Presidente, incluso, hizo últimamente lo que pocas veces: leer su discurso, como sucedió en su intervención en el Coloquio de IDEA la semana pasada.

La figura de Cerruti surgió en este contexto. Con el aval y consenso entre el albertismo y el kirchnerismo, la ahora ex diputada renunció a la banca que le correspondía hasta diciembre para asumir un rol que hasta este momento no existía en el Gobierno: el de un vocero propiamente dicho, tras los eternos cuestionamientos al jefe de Estado por ponerse constantemente él mismo en ese lugar.

Pre derrota electoral, eran Biondi y su equipo los voceros encargados de conversar con la prensa, pero sin prácticamente hablar en on, dejando las conferencias y entrevistas para Fernández y su mano derecha Santiago Cafiero. Ahora, con el paso atrás del Presidente, será Cerruti quien ocupe esa función.

El propio organigrama evidencia el nuevo formato, ya que la Portavoz no depende de la Secretaría de Comunicación de Ross sino que tiene rango de ministra y por lo tanto lazo directo con el Presidente.

La conferencia de Cerruti: el congelamiento de precios y el "deseo" de Larreta

Este jueves la funcionaria llegó puntual, apenas cinco minutos después de la hora acordada (12 del mediodía). Enfrentó a unos 30 periodistas durante cerca de 40 minutos, en los que contestó 11 preguntas

Se la vio suelta y ágil para responder, haciendo uso de su experiencia como dirigente política pero también como periodista. Al comenzar, de hecho, recordó la primera vez que ingresó en la Casa Rosada como trabajadora de prensa y usó los primeros minutos para repasar las medidas que tomó el oficialismo en las últimas semanas.

Al llegar el momento de las preguntas de la prensa, Cerruti cuestionó a las empresas alimenticias que se niegan a acordar el congelamiento de precios con Roberto Feletti. "Los oligopolios de Argentina tienen carta franca para manejar los precios como quieran", afirmó. 

Sin embargo, por lo general evitó las frase polémicas y grandilocuentes por las que a veces fue señalada en las redes sociales y que algunos temían que le jugaran en contra. "El acuerdo está abierto a que el resto de las empresas siga participando", dijo también en tono dialoguista. 

La excepción fue cuando criticó a Horacio Rodríguez Larreta por afirmar que podría haber desabastecimiento debido al nuevo congelamiento de precios y sugirió que incluso el jefe de Gobierno podría "desear" eso: "No queda claro si lo de Larreta es un diagnóstico o un deseo. Es un problema que el líder de la oposición desee que los argentinos no puedan llevar comida a su mesa", lanzó.

En cuanto al conflicto en Río Negro, dijo que "el Gobierno repudia todas las situaciones de violencia y vandalismo" y que defiende la propiedad privada. De todos modos, dijo que resolverlo es un asunto de la gobernación, a tono con la carta que le envió Alberto Fernández a la mandataria local, Arabela Carreras, este mediodía.

También reivindicó la convocatoria a un acuerdo con la oposición que surgió del Gobierno esta semana, y señaló especialmente a los sectore duros de Juntos por el Cambio por rechazarlo.

La única evasiva fue cuando un periodista preguntó por las declaraciones de un ex jefe de inteligencia de Hugo Chávez en Venezuela, quien habló de supuestos envíos de dólares a Argentina en 2007 para financiar la campaña presidencial de Cristina Kirchner: "No contestamos rumores, solo respondemos información oficial", se limitó a decir.

Aunque seguramente habrá semanas más complicadas, la Portavoz superó con éxito su primer desafío y, por lo pronto, despejó las dudas que había sobre su performance. El jueves que viene será la próxima cita.

Más notas de

Javier Slucki

El Gobierno realiza las pruebas Aprender 2021 para medir el impacto de la pandemia en la educación

La última prueba aprender se realizó en secundaria en 2019 y en primaria en 2018

Juan Manzur: "El peronismo no adhiere a visiones que demonicen a las empresas ni a sectores productivos"

Manzur habló ante el CICyP en el Hotel Alvear, un mes después de que Victoria Tolosa Paz hiciera lo propio

Jorge Macri se sumará como ministro de Horacio Rodríguez Larreta para el AMBA

Jorge Macri se sumará como ministro de Larreta para el AMBA

El FIT se consolidó como la tercera fuerza a nivel nacional

Bregman logró que el FIT gane la primera banca de su historia por CABA

Las provincias clave de las elecciones 2021: Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Chubut, La Pampa y Santiago del Estero

El Frente de Todos tiene actualmente 41 bancas en el Senado, pero quedaría con 35 o 36

José Luis Espert: "Por ser derecholandia producimos un 50% de pobres"

Espert obtuvo un 4,87% en las PASO y quedó cuarto en la provincia de Buenos Aires

Florencio Randazzo: "Soy y me siento peronista, cosa que este Gobierno no"

Randazzo obtuvo un 3,64% en las PASO y quedó en quinto lugar

José Luis Espert quiere echar a "un millón de militantes kirchneristas" del Estado

Espert es primer candidato a diputado de Avanza Libertad en la provincia de Buenos Aires

El Gobierno le restó importancia a la suba del dólar blue

El dólar blue pasó de 185 a 197 pesos durante octubre

El Frente de Todos se unirá este miércoles para homenajear a Néstor Kirchner

En 2020, Alberto Fernández también fue el único orador al inaugurar en el CCK la estatua de Kirchner traída de la sede de Unasur