Dos decisiones judiciales, una postergada en varias ocasiones y otra que se produjo por la mañana, llevaron a desalojar ayer los predios en pugna en el sur del Conurbano y en la Provincia de Entre Ríos. El Presidente de la Nación, Alberto Fernández se refirió a este tema y determinó que, a su juicio, “los conflictos se resolvieron respetando el juego de las instituciones que la República impone”.

Luego de la resolución de la Justicia entrerriana, el desalojo se produjo en calma y, aunque fue detenida por cuatro horas Dolores Etchevehere, no hubo conflictos. En Guernica la situación fue diferente y desde la madrugada la policía intervino en el predio con 4000 efectivos. La situación terminó con una represión en las calles del barrio contiguo a la toma. 

Fernández se refirió al tema en su cuenta de Twitter y en una entrevista radial con Radio 10. En ambas oportunidades aseguro que lo ocurrido en la localidad bonaerense “fue producto del accionar policial dispuesto por la Justicia” y destacó el trabajo previo que realizó la gobernación bonaerense y el ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés “el Cuervo” Larroque.

"Fue un trabajo enorme y silencioso, tuvo la deferencia de venir a verme y explicarme exactamente el trabajo enorme que hizo" consideró Fernández sobre el funcionario de Buenos Aires que negoció con los ocupantes en las semanas previas para que dejaran la toma.

Sobre el campo en disputa de la familia Etchevehere donde se encontraban miembros del Proyecto Artigas, un movimiento impulsado por Juan Grabois, el Presidente afirmó que “los sucesos de Entre Ríos, originados en una disputa familiar, fueron también resultado del accionar policial dispuesto por la justicia local tras el fracaso de la conciliación entre las partes”, y que el gobernador de esa provincia, Gustavo Bordet, también lo mantuvo informado.

En un tweet que contenía una nota de Infobae que le atribuía responsabilidad en las decisiones que se tomaron ayer, Fernández desmintió los dichos y aseguró que “como somos un Estado Federal este tipo de conflicto son resueltos por los gobiernos provinciales.”

En las declaraciones radiales, el Presidente analizó que “hay una necesidad social que hay que atender, es gente que necesita un techo" pero resaltó que “hay intencionalidad política, muchos aprovechan esto para hacer ruido político” en línea con las declaraciones de los funcionarios provinciales.

“En Juntos por el Cambio niegan esa realidad, para ellos la Argentina es un país de 20 millones de personas y hay gente que sobra, pero para nosotros no sobra nadie" criticó el mandatario. 

Con respecto a la dualidad que se le atribuye a sus funcionarios sobre ser contundentes con las tomas de tierras, Fernández sostuvo que "la propiedad privada jamás fue un tema de debate en la argentina" y que cuando ocurrieron los hechos, “hubo un planteo de todos los intendentes y del gobernador manifestándose en contra de las usurpaciones desde el primer día".

Por último, el mandatario consideró que "esto es un conflicto social, no un conflicto penal y hay que resolverlo así", al mismo tiempo que aseguró que "no se trata de ir con topadoras y enorgullecerse tirando abajo casillas", a pesar de las imágenes que mostraban este accionar.