El presidente Alberto Fernández convocó esta noche de urgencia a la residencia de Olivos a sus funcionarios más cercanos y sumó al diálogo al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, quien viene cobrando protagonismo en las decisiones del Gobierno nacional.

La renuncia del ministro de Economía, Martín Guzmán, se venia conversando pero la oportunidad en la que fue difundida -en medio del discurso de la vicepresidenta, Cristina Fernández, no había sido acordada con el jefe de Estado, según pudo saber BAE Negocios.

Además de Massa, quien acompañó a Alberto en las dos últimas giras al exterior, se convocó al canciller Santiago Cafiero, quien fue jefe de Gabinete en el primer tramo de la gestión de Fernández, hasta que las críticas de la vicepresidenta tras la derrota en las primarias del año pasado.

La renuncia de Guzmán detonó además las especulaciones sobre otros puestos claves en la Economía, uno de ellos, el lugar del presidente del Banco Central, Miguel Pesce. Fuentes cercanas al titular de la autoridad monetaria señalaron que sigue en su cargo y que la decisión que tomó el ahora ex ministro de Economía no tiene ninguna vinculación con decisiones que se puedan tomar en Reconquista.

Massa dejó trascender que no estaba al tanto de que Guzmán iba a anunciar su dimisión y que se enteró más tarde porque estaba en la cancha de Tigres, con poca señal en el teléfono.

Por qué renunció Guzmán

La renuncia de Guzmán sorprendió, no porque la economía estuviera con un desempeño sólido, sino porque habia logrado sumar espacios, uno de ellos  la decisión de nombrar a Guillermo Hang en la secretaria de Comercio Interior y la ubicación de un hombre propio en la Aduana, uno de los puestos observados por la vicepresidenta.

Guzmán dejó en claro que uno de los motivos de su renuncia son los cuestionamientos internos del Frente de Todos (FdT). En el documento consideró que para Fernández "será primordial" trabajar en un acuerdo político hacia adentro.

Según marcó, es un punto fundamental para que quien lo reemplace "cuente con el manejo centralizado de los instrumentos de política macroeconómica necesarios para consolidar los avances descriptos y hacer frente a los desafíos por delante".