La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner destacó que un "gobierno elegido por el pueblo no puede ser considerado como una asociación ilícita" y evaluó que la acusación de los jueces y fiscales que intervienen en el juicio por la obra pública en Santa Cruz "no puede ser tomada en serio y raya en el ridículo". 

A un mes de que se rechazara su pedido para ampliar su declaración indagatoria en la causa conocida como "vialidad" y con un intento de homicidio en medio, la expresidenta se dirigió al tribunal vía Zoom desde su despacho en el Senado de la Nación para ejercer su "derecho a la defensa" por ser tanto abogada como acusada: "Esta declaración no es una concesión. Si no hubiera tenido la suerte de ser abogada, hubiese estado en indefensión frente al alegato del fiscal". 

"Fuimos elegidos por el pueblo, no podemos ser nunca una asociación ilícita", remarcó Cristina Kirchner y aseguró que las acusaciones de los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola "rayan el ridículo". 

En esa línea argumentó: "Militamos (con Néstor Kirchner) toda la vida para llegar a la Presidencia y hacer 51 contratos de obra pública. Eso no se puede tomar en serio". Además, enfatizó que "nunca hubo en la vida política argentina una fuerza política que tuviera tres períodos consecutivos de Gobierno". 

La ex jefa de Estado especificó que si se sigue la lógica de la acusación de la fiscalía, todos los actos de esos 12 años de entre las Presidencias de Néstor y Cristina "serían nulos, al tratarse de una asociación ilícita", incluido el nombramiento del fiscal Luciani.

"Llegaríamos al ridículo de que el fiscal Luciani no podría ser fiscal porque su nombramiento lo firmé yo, la jefa de la asociación ilícita", ilustró y subrayó que, por lo tanto, la acusación "va en contra de la Constitución" porque "una cosa no puede ser lícita en un lado y en otro no".  

Cristina Kirchner en su despacho en el Senado

Obra pública en Santa Cruz 

Durante su defensa, Cristina Kirchner ironizó que fue acusada de "pergeñar una asociación ilícita para hacer 51 contratos viales en la provincia de Santa Cruz", por lo que llevó a cabo un recorrido histórico de la función pública de Néstor hasta llegar a la Presidencia a fin de echar por tierra esa acusación.  

"O sea que Néstor Kirchner, que fue intendente y tres veces gobernador, hizo todo eso pensando que iba a llegar a la Presidencia de la Nación para hacer 51 obras viales en la provincia de Santa Cruz a través de la provincia de la que había sido gobernador en tres períodos consecutivos", añadió.

Al respecto, apuntó a lo insólito de la causa judicial: "La llega de Kirchner a la Presidencia debió haber sido de las cosas más aleatorias de la historia, llegó de chiripa en medio de una crisis donde hasta una semana antes no se sabía si entraba en la segunda vuelta. La realidad no resiste esta acusación, sin embargo fue llevada adelante".