El candidato presidencial del Frente de Izquierda, Nicolás del Caño, cerró su campaña con un acto frente al consulado de Chile en Buenos Aires, desde donde llamó a "enfrentar el ajuste como el que seguirán queriendo imponer en la Argentina, gane quien gane, el próximo domingo".

"Hacemos el cierre en este lugar porque creemos que el hermano pueblo de Chile comienza a marcar el camino para enfrentar el ajuste como el que seguirán queriendo imponer en la Argentina gane quien gane el próximo domingo", sostuvo el dirigente en la convocatoria realizada en la sede diplomática ubicada a metros de Plaza de Mayo.

Y agregó que "cuando los gobiernos intentan aplicar brutales planes de ajuste los pueblos salen a las calles y les dicen basta, como ocurrió también en Ecuador".

A su vez, Del Caño responsabilizó a la CGT de que en la Argentina no se hayan producido protestas callejeras similares a las de esos dos países. "Hay que señalar que pese a la disposición de lucha del pueblo esto en Argentina no sucedió porque la dirigencia sindical embanderada en el peronismo permitió que Macri siga avanzando con tarifazos, endeudamiento, rebaja de salarios y jubilaciones y hasta el acuerdo con el FMI", criticó.

En esa línea, cuestionó también a la dirigencia política del PJ al señalar que "el legado del macrismo también es responsabilidad de muchos de los legisladores que hoy están en el Frente de Todos que le votaron las leyes de ajuste y entrega".

Por eso, pidió votar este domingo para "fortalecer a la izquierda en todo el país y conquistar nuevos diputados y diputadas en el Congreso para fortalecer esta lucha". Y finalizó: "Macri se va, pero quedan la crisis, el FMI y los ajustes. Chile muestra que se los puede derrotar".

Previamente dio unas palabras Myriam Bregman, candidata a diputada por la Ciudad de Buenos Aires, quien recordó que "no es casual que solo la izquierda haya puesto de manifiesto en los debates presidenciales las rebeliones de Chile y Ecuador, frente al silencio del resto de los candidatos que mienten o solo dicen generalidades".

A su turno, la candidata a vicepresidenta, Romina del Pla, señaló que "el voto al Frente de Izquierda es un voto contra las recetas del FMI que están generando levantamientos populares en todo el continente".