El Gobierno rechazó el pedido de la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, para que le devuelvan el pañuelo que había donado al Museo Casa Rosada, ya que subrayó que "tiene un valor muy importante, muy simbólico" para el país y "representa una lucha que debe estar exhibida".

"Tenemos una carta hecha para reclamar lo que las Madres le dimos a Cristina para el Museo del Bicentenario. Ahora lo pusieron como un museo que hicieron ellos. Yo no les voy a dejar ahí las cosas que llevamos las Madres. Me parece de terror. Me las van a tener que dar, quieran o no", desafió días atrás la referente de los derechos humanos.

Fue en medio de la polémica por una muestra en el Museo de la Casa Rosada en la que se exibía la foto de los dictadores Leopoldo Galtieri y Jorge Videla.

Pese al pedido hecho por Bonafini, la Casa Rosada no tiene intenciones de devolverle el histórico objeto que se convirtió en un símbolo de la lucha de las Madres.

"Los objetos, una vez que fueron donados y entran en el patrimonio de éste y de cualquier museo del mundo, no vuelven a salir del museo. Los museos tienen colecciones permanentes y no oscilantes", subrayó el director del Museo Casa Rosada, Juan José Ganduglia.