Mariano Borinsky, juez de la Cámara Federal de Casación Penal, fue denunciado ante el Consejo de la Magistratura por visitar 15 veces al expresidente Mauricio Macri en la quinta de Olivos durante su mandato, en momentos que coinciden con causas judiciales que llevaba adelante contra funcionarios kirchneristas.

La denuncia en donde reclaman el juicio político del magistrado fue presentada por el abogado Marcelo Eduardo Hertzriken Velasco, quien remarcó que el juez actuó con "venalidad" y faltó a un "sinnúmero de obligaciones". Ahora, será sorteada en el organismo que además investiga al presidente de la Cámara Federal de Casación, Gustavo Hornos, por las visitas que también hizo a Macri en la Quinta de Olivos y la Casa Rosada durante el último gobierno.

Qué dice la denuncia contra Borinsky

Para el denunciante, Borinsky "habría procedido con venalidad y faltado a un sinnúmero de obligaciones que como magistrado tiene al entrevistarse reiteradamente" con Macri, quien tenía "interés en asuntos que tramitaba el magistrado, con coincidencia temporal con la adopción de líderes de su oposición política".

El abogado recordó que Borinsky y Macri eran amigos y se juntaban a jugar al tenis, y que ello era mérito para que el magistrado se apartase de las causas que lo tenían al entonces presidente como investigado. "Por esa sola circunstancia de amistad y contertulias le hubiera requerido (al juez) se apartarse de conocer en aquellos asuntos", que vinculaban a dirigentes de la oposición, justificó.

Hertzriken Velasco pidió al Consejo que "eche al magistrado mediante juicio político", y reclama que se le de intervención a un fiscal federal en turno para iniciar una investigación penal. Según dijo, está claro que se configuraron los delitos de "prevaricato", que es fallar contrario a lo que marca la ley, y "abuso de autoridad".

Como medida de prueba, sugirió el secuestro de evidencia en forma inmediata, es decir, los expedientes aludidos en la información pública en los cuales haya intervenido así como su teléfono celular para ser examinado.

Cómo se descubrieron las visitas de Borinsky y otros jueces a Macri

Una investigación del portal de noticias El Destape reveló que los jueces Borinsky y Gustavo Hornos, y el fiscal Raúl Pleé (los principales funcionarios judiciales que actuaban en causas contra la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en el macrismo), visitaron la Casa Rosada y la Quinta de Olivos en reiteradas ocasiones en días previos a decisiones jurídicas relevantes durante el gobierno de Macri, como los fallos de la Obra Pública o Dólar Futuro, entre muchas otras.

El dato surge de las planillas de entrada de la la Casa Rosada y la Quinta de Olivos. Cada reunión era seguida de una resolución judicial de alto impacto, que era acompañada por un título de tapa en alguno de los medios y horas de debate en radio y televisión.

El juez Hornos, presidente de la Cámara de Casación, visitó a Macri dos veces en Olivos y otras seis en Casa Rosada. Fue denunciado penalmente y en uno de los casos se le pidió la remoción del cargo en el  Consejo de la Magistratura.

El fiscal de Casación Raúl Pleé se reunió con Macri y Gustavo Arribas, por entonces jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), en la Quinta de Olivos el 23 de marzo de 2018, en momentos en los que se discutía el reemplazo de Alejandra Gils Carbó como Procurador General.

Borinsky comenzó su carrera judicial en 1994, dos años antes de recibirse de abogado, se desempeñó durante varios años como fiscal del fuero Penal Económico y en 2014 llegó a presidir la Cámara Federal de Casación Penal, el tribunal más importante del sistema judicial en materia penal.