El secretario de Vivienda, Iván Kerr, dijo hoy que el Gobierno busca "beneficios equivalentes para propietarios e inquilinos", en el marco de la presentación del proyecto de ley de Alquileres en la Cámara de Diputados.

"Hoy los alquileres se van ajustando y no hay ningún control. Nosotros buscamos establecer beneficios equivalentes para propietario e inquilinos, tomando en cuenta un promedio entre lo que aumentan los salarios y lo que aumenta la inflación", señaló.

El secretario de vivienda resaltó que la ley "propone establecer tres años de plazo mínimo de los contratos de alquiler y reducir el peso sobre el inquilino de las exigencias de comisiones, depósitos y adelantos para firmar o renovar contrato".

El proyecto prevé también que los locadores acepten un mayor abanico de garantías: garantía real, aval bancario, seguro hipotecario, garantía personal del locatario o del fiador (a través de recibos de sueldo o certificado de ingresos) y garantías de fianza, entre otras opciones. "El único que da garantía para el alquiler es el Banco Ciudad. Necesitamos que más bancos y las compañías de seguros las den", sostuvo Kerr. "Es una deuda pendiente con la clase media. Y en todo el mundo el alquiler como política de vivienda es una realidad", concluyó.