Los gremios estatales que integraban las 62 Organizaciones Peronistas, bloque autodenominado como "la pata sindical de Cambiemos" en 2015, abandonaron esa falange y manifestaron su apoyo al candidato presidencial por el Frente de Todos, Alberto Fernández. Se trata de la Unión de Trabajadores del Estado de la República Argentina (UTERA), la Unión del Personal Superior de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Upsafip), el Sindicato Único de Profesionales, Trabajadores y Técnicos del IOMA (Suptioma) y el Sindicato de Empleados de la Ex Caja de Subsidios Familiares para el Personal de la Industria (Secaspfi).

Lideran esas organizaciones Rubén Grimaldi, Julio Estévez, Idelmart Sellant y Walter Vázquez, respectivamente, quienes jornadas después de las PASO, blanquearon una decisión que venían procesando desde hace varios meses, al compás de las "sucesivas tormentas económicas", que en su versión metafórica explicó el Ejecutivo Nacional. "Hemos decidido llevar nuestras propuestas al candidato Alberto Fernández, para mejorar el funcionamiento de las instituciones que representamos en beneficio de la gente y de nuestros afiliados", sostuvo Estévez. Además enfatizó en fuerte crítica: "pusimos nuestra mejor voluntad para que el país funcionara en estos cuatro años, sin tener ni respuesta ni siquiera una mínima ayuda, recibiendo sólo desprecio y persecución en cada uno de nuestras reparticiones". También señaló que la decisión "fue consensuada".