Tras una semana de idas y vueltas y tensión entre el Gobierno Nacional y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, las clases volverán a ser virtuales en el territorio porteño, luego de que el Juzgado Contencioso Administrativo Federal dejara sin efecto la cautelar de la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires que reclamaba la presencialidad en las escuelas.

El pasado jueves 15 de abril, el presidente Alberto Fernández anunció una serie de medidas que buscaban frenar la segunda ola de contagios de coronavirus (Covid-19), entre ellas, la suspensión de las clases presenciales en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) por dos semanas, es decir, hasta el 30 de abril. 

La "gravedad de la situación epidemiológica" en el AMBA por el "crecimiento exponencial" de casos de coronavirus, y la necesidad de adoptar medidas para disminuir la circulación y el uso del transporte público fueron los argumentos señalados en el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) dictado por el Gobierno nacional para explicar la decisión de suspender la presencialidad en las escuelas. 

En contrapunto, el 16 de abril el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, dirigido por Horacio Rodríguez Larreta,  interpuso ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación una acción declarativa de inconstitucionalidad contra lo dispuesto por el Decreto 241/2021 en relación a la presencialidad de las clases.

La cautelar se dirigía en contra del artículo 2 del decreto y planteó al Máximo Tribunal que se le ordene al Estado Nacional que "se abstenga, hasta el dictado de la sentencia definitiva y firme, de llevar a cabo cualquier acto que implique poner en ejecución el decreto cuestionado".

Clases presenciales en CABA

El pasado domingo 18 de abril, la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo, Tributario y de Relaciones de Consumo de la Ciudad de Buenos Aires, por decisión unánime, falló a favor del Gobierno porteño y, de esa manera, habilitó la vuelta a las clases presenciales en CABA, en detrimento del Decreto 241/2021.

Sobre esto, el presidente Alberto Fernández declaró en diálogo con El Destape que "lo que hicieron es un estrago jurídico. Están tomando medidas que son del exclusivo resorte de la Justicia Federal. No estamos dictando medidas de política educativa. Son medidas de política sanitaria en una pandemia. Por eso la ciudad fue directo a la Corte Suprema de Justicia de la Nación".

Horas más tarde, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunció en una conferencia de prensa que la Ciudad de Buenos Aires continuaría con las clases presenciales a partir del lunes 19. A su vez, enumeró una serie de medidas que apuntaban a los protocolos para evitar el contagio en las escuelas y en el transporte publico. 

Según Rodríguez Larreta, la decisión recogió "la decisión de expertos", que acordaron con la nueva medida, y declaró que "no podemos quedarnos en esto de tener que elegir entre educación y salud". De esta manera, ratificó su "convicción en cuanto a la presencialidad de la educación".

Paro docente frente a la presencialidad

Con las nuevas medidas dispuestas por el Gobierno porteño, se hicieron presentes una serie de reclamos de los gremios docentes, que concluyeron en realizar un paro de actividades

"Frente al fallo de la sala 4 de la Cámara de Apelaciones, del cual ni siquiera podemos ser parte, y a la violación de la Constitución, los trabajadores de la educación llamamos a paro docente este lunes 19", publicaron los gremios en un comunicado firmado por Ctera, la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) y CTA.

El paro reclamó por la prioridad de la salud frente a una exponencial suba de casos de Covid-19 en el territorio y por el cumplimiento del DNU dictado por el Gobierno nacional. 

Incluso educadores de la histórica escuela de la Ciudad Mariano Acosta adhirieron al paro y expresaron que "es preocupante que una jurisdicción desoiga un decreto tomado por un gobierno nacional electo democráticamente".

Una vez más, se suspenden las clases en CABA

Pero la medida dispuesta por el gobierno de Rodríguez Larreta no sería definitiva. El pasado lunes, la Procuración del Tesoro de la Nación (PNT), que encabeza Carlos Zannini, presentó un planteo para que se declare la inhibitoria de la justicia porteña y la invalidez de lo decidido por la Cámara en lo Contencioso Administrativo, Tributario y de Relaciones de Consumo de la Ciudad de Buenos Aires.

La PNT presentó el planteo ante la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal con el objetivo de validar la vigencia del decreto que suspendió las clases presenciales entre el 19 y el 30 de abril. 

Por otro lado, con la misma intención, el presidente Alberto Fernández avaló la presentación del Ministerio de Salud en el fuero contencioso de la Ciudad para tratar de llevar el caso a otra jurisdicción.

Finalmente, este martes el Juzgado Contencioso Administrativo Federal dejó sin efecto la cautelar de la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, aceptando de esta manera el Decreto de Necesidad y Urgencia y avalando el retorno a las clases virtuales en la Ciudad de Buenos Aires.

La decisión estuvo a cargo del juez federal Esteban Furnari, quien trasladó el caso a la Corte Suprema de Justicia de la Nación que intervendrá en el expediente. El magistrado concluyó en que "la misión más delicada que compete al Poder Judicial es la de mantenerse dentro de la órbita de su jurisdicción, sin menoscabar las funciones que incumben a los otros poderes o jurisdicciones". En esta línea, la decisión sobre la presencialidad o no de la educación quedaría a cargo únicamente de la Justicia Federal que, como ya había adelantado Fernández, es el órgano correspondiente para tratar el reclamo. 

En la Provincia de Buenos Aires, territorio que dirige Axel Kicillof, la decisión del Gobierno nacional se cumplió, como estaba estipulado, desde el lunes y continuará en principio hasta el 30 abril con la educación a distancia

En este sentido, en el marco de la segunda ola de contagios de coronavirus en Argentina, las clases presenciales quedarían suspendidas en el AMBA con el fin de reducir la circulación en el transporte público y disminuir la propagación del virus en el territorio

La ciudad redobla la apuesta

El panorama sobre las clases presenciales en la Ciudad cambió en tan sólo unas horas. Luego de que se publicara el fallo de la Justicia Federal que invalidaba la cautelar de la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta lanzó un comunicado en el que se informó que no acatarían a dicha resolución. 

"Con relación al fallo recientemente dictado por un Juz de Primera Instancia de la Justicia Federal, y ante la opinión jurídica de la Procuración General de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que corresponde seguir acatando el fallo dictado por la Cámara de Apelaciones de la Ciudad hasta tanto el conflicto sea resuelto de forma definitiva por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el Gobierno de la Ciudad ratifica que las clases continuarán siendo dictadas de forma presencial como hasta el día de hoy ", informaron. 

"Hasta que la Corte Suprema de Justicia de la Nación se expida, las escuelas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, continúan con clases presenciales", afirmó la administración porteña en un comunicado difundido pasadas las 22 del martes. En tanto, la Corte Suprema de Justicia de la Nación decidió tomar el caso el pasado lunes debido a que se trata de un conflicto entre dos gobiernos (Nación y Ciudad), para lo que tiene competencia originaria. 
 
De esta manera -y por el momento-, sigue el dictado de clases con modalidad presencial en CABA. ¿Continuará...?