El vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, confirmó este lunes que el Poder Ejecutivo de la Ciudad de Buenos Aires está trabajando en "diferentes alternativas para presentarle al presidente Alberto Fernández" de acá al jueves para, en la próxima etapa de la cuarentena que comenzará el lunes, "ir generando una cierta movilidad gradual de la economía".

"De acá al 10 de mayo la cuarentena será como está y, en adelante, lo que vamos a hacer es presentarle diferentes alternativas al presidente", dijo Santilli en diálogo con radio La Red.

En este sentido, el vicejefe de Gobierno indicó que la Ciudad buscará "analizar sectores -tanto sociales y económicos-, para ver cuáles se pueden ir abriendo para ir generando una cierta movilidad gradual de la economía" a partir del próximo lunes.

"Estamos analizando sectores profesionales en los que la movilidad no es tan alta", dijo, y agregó que también quieren "avanzar en el "take away'".

Al respecto, dijo que esta modalidad, que implica retirar el pedido del lugar, "puede mejorar al comerciante gastronómico el pago de los salarios de su personal; además no pone más gente en la calle, ya que se está trabajando con delivery y la cocina ya está abierta", agregó.

Santilli dijo que pretende también abrir "la construcción en sus diferentes facetas y por metros cuadrados", e indicó que "el 75% de los obreros de la construcción vive en la provincia de Buenos Aires y su medio de transporte es el tren, el colectivo o el subte", y que ése sería el problema.

En ese sentido, dijo que piensan en "diferenciar horarios". Por ejemplo, "que la construcción comience de 6 a 14, o de 7 a 15, y eso evitaría horarios pico", ya que el sector alcanza "una movilidad de 270.000 personas".

El vicejefe de Gobierno también se refirió al tema de la Villa 31 al asegurar que "nunca antes se hicieron tantas inversiones" en ese barrio como las que hizo la actual administración y remarcó que actualmente "la mayoría de las casas ya tiene agua". Cabe recordar que en la villa ubicada en Retiro se registró en los últimos días un aumento en los casos de infectados por coronavirus y hubo al menos un muerto, pero, además, los vecinos denunciaron la falta de agua potable y los cortes de luz que se venían produciendo en diferentes sectores del barrio.