El expresidente Mauricio Macri fue procesado este miércoles sin prisión preventiva, pero con un embargo de 100 millones de pesos sobre sus bienes, por el juez federal de Dolores Martín Bava, quien consideró al líder de Juntos por el Cambio (JxC) como "autor" de espionaje ilegal contra los familiares de las víctimas del submarino ARA San Juan.

“Es una persecución política que ya todos sabíamos. Es mucho más incómodo para la Justicia argentina tener jueces como Bava”, afirmó el exjefe del Estado, quien se encuentra en Brasil como presidente de la Fundación FIFA y habló con los medios a la salida de una conferencia que brindó en el Sheraton hotel.

Por su parte, dirigentes de JxC como el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la diputada electa María Eugenia Vidal respaldaron a Macri tras conocerse el fallo mientras que la abogada querellante Valeria Carreras definió al procesamiento como "un logro, un alivio"

Tras analizar la prueba y tomarle declaración, Bava estimó que "prima facie" Macri es "penalmente responsable del delito de realización de acciones de inteligencia prohibidas en carácter de autor en virtud de haber posibilitado la producción de tareas de inteligencia ilegal".

El fallo también establece que el expresidente no podrá salir del país, medida que regirá cuando Macri regrese de un viaje que realizó a Chile, donde fue recibido por el presidente Sebastián Piñera.

Además de sufrir un embargo en sus bienes de 100 millones de pesos, el exmandatario "no podrá ausentarse de su lugar habitual de residencia por un término mayor a los diez días sin previo aviso al tribunal", establece el fallo.

ARA San Juan: espionaje ilegal a familiares de las víctimas 

Con respecto al espionaje ilegal, juez Bava consideró que el exmandatario fue responsable de "haber posibilitado, generado las condiciones, acumulado información, hacer uso y no haber dispuesto el cese de la realización de tareas de inteligencia expresamente prohibidas por la ley 25.520”, sobre los familiares de las víctimas del ARA San Juan entre diciembre del año 2017 y finales del año 2018.

“Esas acciones (de espionaje) buscaban influir en la situación política e institucional del país, puntualmente respecto a los reclamos que realizaban los mismos por el hundimiento del referido submarino y la consecuente muerte de sus familiares, como así también apuntaban a conocer sus actividades, los lugares donde se reunían, sus datos personales y los de su entorno, como la identificación de sus referentes y los reclamos que realizarían”, señaló el juez en el fallo de 171 páginas al que Télam tuvo acceso.

Macri finalmente se presentó a prestar declaración indagatoria en Dolores 

En la misma línea argumentativa, el magistrado federal subrayó que “todas estas tareas de inteligencia ilegal no contaron con autorización judicial alguna, ni fueron justificadas por órdenes de servicio fundadas en razones de seguridad interior o defensa nacional”.

Para Bava, está demostrado en la investigación que “el entonces Presidente de la Nación, Ing. Mauricio Macri, en conjunto con los jefes de la Agencia Federal de Inteligencia, posibilitó, generó las condiciones, acumuló información, hizo uso y no dispuso el cese de la realización de tareas de inteligencia expresamente prohibidas”.

La causa en la que hoy quedó procesado Macri se inició en septiembre del año pasado, a raíz de la denuncia de la titular de la Administración Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño, sobre la aparición de documentos en la delegación Mar del Plata que daban cuenta de espionaje ilegal sobre los familiares del ARA San Juan.

Por el mismo expediente, el juez federal procesó a principios del mes pasado al ex titular de la AFI y a su segunda en la jerarquía, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, además de otros involucrados.

La defensa de Macri, encabezada por el ex fiscal Pablo Lanusse, sostuvo como estrategia que los documentos hallados eran producto de las tareas vinculadas a la seguridad presidencial y en este sentido pidió que el juez indagara a funcionarios vinculados a esas gestiones.

Apoyo y repudio a Macri 

Al conocerse la noticia, integrantes de Juntos por el Cambio se mostraron disconformes con el precesamiento del expresidente como el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la ex gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal que se manifestaron en redes sociales. 

Por su parte, Valeria Carreras, abogada querellante de familiares del ARA San Juan, aseguró que es "un logro, un alivio" la noticia del procesamiento Macri, aunque consideró que "hoy no es un día de alegría sino de confirmación de algo que se denunció en 2018".

"Macri no espió ni mandó a espiar a nadie. Confío plenamente en él. Claramente detrás de este procesamiento hay una fuerte persecución política", manifestó Rodríguez Larreta desde Twitter.


El jefe de Gobierno porteño planteó que hay "millones de argentinos" que no van a "bajar los brazos y que van a seguir luchando, cada día con más fuerza, para tener una Justicia verdaderamente independiente de los poderes de turno".

En esa línea, Vidal expresó su "solidaridad" con Macri ante una "Justicia que no es Justicia" y señaló que "jueces como Bava avergüenzan". "Ninguna persecución política nos va a intimidar ni a frenar. Los argentinos ya dijimos basta", concluyó.


En tanto, la diputada Graciela Ocaña señaló que el procesamiento del ex mandatario de Cambiemos es "absurdo y sólo se explica a la luz de una indisimulable persecución política". "La utilización de jueces subrogantes es el modus operandi del kirchnerismo para cumplir sus deseos de impunidad y hostigamiento", resaltó la legisladora.

En la verdea opuesta, Carreras describió en diálogo con Télam: "No es un día de alegría, sino de confirmación de algo que sabíamos y denunciamos en pleno 2018, cuando el blindaje mediático era severísimo".

"Hoy, reunidas las pruebas que se tenían sumadas a las pruebas que aportó en su descargo el expresidente Macri, podemos decir que se llegó a este procesamiento", subrayó la abogada, aunque sí se refirió al fallo judicial como "un logro, un alivio", luego de haber esperado 33 días para que se presente a indagatoria y porque "recusó tres veces al juez". 

En la misma línea, en diálogo con Radio 10, explicó que "todos los elementos de defensa que utilizó Macri resultaron en sentido contrario" y que esto fue utilizado por el juez Bava, porque "Macri había dicho que lo que se había hecho fue para preservar su seguridad como Presidente, pero sus propios testigos dijeron lo contrario".

"En el 2018 no era fácil decir que teníamos los teléfonos pinchados y las redes sociales investigadas. Era un puñado de mujeres que lo decía ante jueces, que no las oyeron, que aparecían tildes en mensajes que nunca habían leído", reseñó.