En advertencia latente, el secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, dijo que las asambleas de trabajadores pueden regresar en cualquier momento a las plantas de distribución de Mercado Libre. Bajo el formato de bloqueo a dicha empresa en el Mercado Central, el conflicto obligó a la intervención del Gobierno y derivó en un severo cruce de Moyano con uno de los titulares de la CGT, Héctor Daer. Camioneros exige el encuadramiento del personal de ML en su organización.

La contingencia que también suma al Sindicato de Carga y Descarga al escenario, tuvo un paréntesis donde se desarrollaron gestiones ante el ministerio de Trabajo entre ML, Camioneros y funcionarios de la cartera laboral. Las mismas ni asomaron por buen puerto.

Camioneros denunció "la ausencia de coincidencias" en las dos reuniones realizadas en la cartera laboral a cargo de Claudio Moroni, por lo que adelantó la posibilidad de retomar las asambleas en los ingresos a las plantas. "Ningún avance, fueron reuniones negativas", apuntó Moyano a BAE Negocios.

"Las diferencias con ML no pudieron ser resueltas", agregó, para acotar que no está descartada la posibilidad de que los trabajadores retomen las asambleas en los ingresos de las plantas de distribución, como sucedió jornadas atrás, hecho que determinó la paralización de cientos de miles de envíos realizados bajo esa modalidad de comercio electrónico.

ML no sólo se constituye en la empresa con mejor cotización bursátil del país, sino que con incremento de actividad bajo la pandemia decidió otorgar un adicional en dólares a sus trabajadores como gratificación, lo cual sumó el ingrediente remunerativo a la pulseada.

Camioneros, desde la voz de sus referentes y asesoramiento de abogados, reclama el encuadramiento de personal en el convenio colectivo 40/89. Amplificando el tenor de la disputa, fue el propio presidente Alberto Fernández quien consultado al respecto dijo que "no es momento para conflictos", dichos que palabras más o menos fueron el argumento con el cual Héctor Daer también criticó los bloqueos.

La ampliación de la pulseada logró la adhesión a Moyano de otro jefe sindical, Sergio Palazzo de la Asociación Bancaria (AB), quien también lidera la Corriente Federal de los Trabajadores (CFT). Más allá de que el bancario y los camioneros no mantienen la fluida relación que supieron tener hace varios meses, cuestión que es un secreto a voces en el ámbito sindical, Palazzo sostuvo que "el reclamo por el encuadramiento de los trabajadores es legítimo" y también que "Hugo y Pablo Moyano fueron demonizados y satanizados por su reclamo, pero ¿acaso que Marcos Galperín manifieste que está dispuesto a dejar el país si no mantienen sus privilegios, no es una extorsión?"

En revisionismo breve fue la Asociación Bancaria la que mantuvo cruces de alto voltaje con otras de las empresas de Galperín tal el caso de Mercado Pago, a razón de que la conducción del gremio  considera que esa compañía precariza la labor de actividades que están dentro de la órbita bancaria y el correspondiente convenio colectivo de labor.