La CGT a través de su consejo directivo repudió los dichos misógnisnos y la violencia política de género de los diputados opositores Fernando Iglesias y Waldo Wolff contra Florencia Peña. En efecto, a través de un comunicado la central de Azopardo condenó tales expresones como “misóginas y cargadas de violencia de género en relación a las publicaciones de ambos legisladores en la red social Twitter donde fustigaron la visita de la actriz a la residencia de Olivos, durante el aislamiento social y obligatorio (ASPO).

Desde la central obrera fijaron postura en cuanto a los dichos de los diputados quienes señalaron a la actriz la por tener supuestas relaciones sexuales con el Presidente.

Peña explicó que se acercó a la quinta presidencial como parte de un grupo de personas que fueron a pedir medidas para proteger a los actores y actrices que no podían trabajar en el contexto de la pandemia. El mismo Luis Brandoni, histórico opositor y representantes de Actores Argentinos, le dio su apoyo públicamente.

Deconstrucción sindical

Más allá de la escasa participación femenina en sus estructuras la CGT, en proceso de renovación de autoridades a la fecha, asume también el desarrollo la de deconstrucción y consideraron los comentarios como “inaceptables ya que estigmatizan y constituyen un ataque para el género femenino”.

En el texto del comunicado también remarcan como agravante que Iglesias y Wolff hayan sido electos para representar a sus votantes en el Congreso Nacional y proclamaron que “desde la política se condene con firmeza estas actitudes y se toman las medidas necesarias para sancionar a Iglesias y a Wolff ya que desprestigian las bancas que ocupan”.