Horacio Rodríguez Larreta se presentó este miércoles en los tribunales federales de Lomas de Zamora y pidió ser querellante en la causa que investiga un supuesto espionaje ilegal a políticos durante la presidencia de Mauricio Macri.

El jefe de Gobierno porteño concurrió al mediodía a los tribunales tras la convocatoria del juez federal Federico Villena, quien investiga una red de espionaje ilegal que habría realizado la Agencia Federal de Inteligencia ( AFI) durante la presidencia de Macri y citó, en ese marco, al alcalde porteño y a la vicepresidenta Cristina Kirchner, entre otros, quienes figuran en la lista de los vigilados en forma irregula.

Este martes, Larreta había declarado que confiaba “en que la justicia investigue a fondo para determinar los hechos y las responsabilidades". "Repudio estos procedimientos, sobre mí o sobre cualquiera", dijo. "Estoy convencido que ni Mauricio Macri ni su gobierno han tomado ninguna decisión política en esta dirección; estoy convencido que no tiene nada que ver", remarcó el mandatario.

La causa se disparó tras los dichos de un supuesto narcotraficante, quien dijo haber sido contratado por la AFI para darle "un susto" a un ex funcionario del ministerio de Defensa. Este procedimiento es el más avanzado dentro de otros dos expedientes, los cuales investigan intercepciones de correos electrónicos y la confección de fichas ideológicas de unos 500 periodistas y académicos que se acreditaron para participar de cumbres del G20 y la OMC.

En el marco de la causa de Lomas de Zamora, se recolectaron, tras una serie de allanamientos, fotos, videos y audios que robustecieron la hipótesis de la existencia de una célula de espionaje que reunía información sin ninguna autorización judicial.

La vicepresidenta Cristina Fernández se presentó este lunes en el Juzgado Federal 1, donde se interiorizó sobre los elementos reunidos por la justicia. La ex presidenta difundió un video a través de sus redes sociales, en el que sostuvo que "la  AFI, que dependía en forma directa de Mauricio Macri, utilizó narcotraficantes para realizar atentados a funcionarios de su propio gobierno, y seguimiento y espionaje político tanto a opositores como a sus propios dirigentes".

En la causa en la que se investiga la supuesta intercepción de correos electrónicos, el fiscal Jorge Di Lello ya imputó al ex presidente Mauricio Macri; al ex jefe de la  AFI, Gustavo Arribas; a su segunda Silvia Majdalani y a otros tres agentes de inteligencia. Arribas negó "terminantemente" este martes "haber cometido delito alguno" durante su desempeño en el cargo.