Las redes sociales siempre buscan ofrecer la mejor experiencia a todos sus usuarios. Es por esto que Twitter anunció el pasado martes la implementación de cambios en el diseño de la plataforma así como el lanzamiento de su propia tipografía, que fue denominada “Chirp”.

Los cambios en la red social fundada por Jack Dorsey, responden a las inconformidades de los usuarios. En varias ocasiones, las personas notificaron que manifestaban dolor de cabeza, fatiga y migrañas por el contraste visual entre los botones, los enlaces y la tipografía.  

“Chirp”

Al ser una red social de microblogging, el protagonista en la experiencia de usuario de Twitter es la tipografía. Hasta ahora, habían recurrido a fuentes clásicas como SF Pro, Roboto y Helvetica Neue, pero parece que no termina de reflejar el espíritu que la red social quiere transmitir.  Es por esto que la empresa ha optado por crear una tipografía propia con el objetivo de enfatizar en su identidad visual. 

La tipografía se llama Chirp (que se traduce a «pío-pío»). Esta fuente forma una familia que contiene 82 estilos entre Display y Standard; Light y Black; Compressed y Extended

Todo el texto en idioma occidental ahora se alinea a la izquierda

El creador de la fuente de Twitter fue el equipo de Grill Type, un estudio suizo de diseño gráfico especializado en la creación de tipografías corporativas. Según el estudio, espera que "Chrip" pueda transmitir “un sabor a madera y olor a revista”.

Los expertos apuntan a que si se logra exprimir el potencial de esta nueva tipografía, Twitter podría crear una identidad visual fuerte, posicionándose por encima del resto de las redes sociales. Según Leslie Berland, directora de marketing de Twitter, Chrip “es flexible y expresiva, audaz, ágil y divertida, reflejando las voces que hacen de Twitter, Twitter”.

El contraste en pantalla

Desde sus inicios, Twitter se ha comprometido con la experiencia de usuario. Es por esto que la red social se caracteriza por la velocidad de ajustes ante las inconformidades de sus usuarios. 

El 13 de agosto, por medio de un tweet, la empresa comunicó que "estamos haciendo cambios de contraste en todos los botones para que sean más agradables a la vista porque nos dijeron dijo que la nueva apariencia es incómoda para las personas con sensibilidades sensoriales". 

Ante las quejas de usuarios por fatiga visual y migrañas, Twitter trabajo a toda velocidad para finalizar las actualizaciones. La solución que implementó la red social fue modificar el uso del color dentro de la aplicación. En la nueva versión, la presencia del color azul es menos frecuente y se aumentó el contraste para los iconos de uso frecuente, contenido visual e imágenes.  

En medio de estos cambios, la red social también anunció que espera poder crear experiencias más personalizadas, permitiendo que cada usuario defina la paleta de colores que prefiera para su interfaz.  La compañía aseguró que “este es solo el comienzo de más actualizaciones visuales a medida que Twitter se centra más en ti y en lo que tienes que decir”.