¿Te preguntaste alguna vez cómo nació el básquet? Algunos deportes, como por ejemplo las disciplinas de atletismo, tienen un pasado milenario, y sus orígenes se remontan a las competiciones olímpicas en la antigua Grecia. En cambio, el básquet tiene una fecha de creación precisa: 21 de diciembre de 1891. Este viernes, Google decidió homenajearlo en su doodle del día.

Ese fue el día en el que James Naismith, hasta entonces un desconocido pero respetado profesor de educación física canadiense radicado en Estados Unidos, les presentó el nuevo deporte que había diseñado a sus alumnos del Springfield College, de la YMCA, en la ciudad de Springfield, Massachusetts.

El poder del frío

Sucedía, y sucede, que en la costa este de los Estados Unidos los inviernos suelen ser bastante duros. Mientras que el fútbol americano o el béisbol podían jugarse al aire libre sin problemas en verano, no sucedía lo mismo entre los meses de diciembre y marzo. Por eso, el jefe de Naismith le ordenó al profesor, en ese momento de 30 años, que en el lapso de dos semanas crease un nuevo deporte indoor "que no fuera muy áspero".

Como inventor, Naismith ya tenía antecedentes. Dos años antes, había sido el primero en diseñar un casco para el fútbol americano. En esta nueva ocasión, su inspiración vino de un viejo juego de cuando era chico: el "pato sobre una roca", que consistía en posicionar una roca sobre otra piedra mayor en algún lugar alto. Mientras que un jugador debía voltear la roca que estaba encima, otro debía defenderla para evitarlo.

El profesor canadiense buscó entonces colocar unas cajas de unos 50 centímetros de diámetro sobre los postes del gimnasio del colegio, pero logró obtener únicamente unos canastos de duraznos. A ese escenario le agregó unas 13 reglas, la mayoría de las cuales se siguen utilizando en la actualidad. Otras no: como tenía 18 alumnos, formó inicialmente equipos de 9 jugadores. En 1896 estos ya se habían reducido a los cinco actuales.

El deporte global

La respuesta de los alumnos al deporte que inventó Naismith fue inmediata: mostraron poco entusiasmo, relató tiempo después. Sin embargo, junto con la YMCA, insistió con su nueva invención y colaboró con su expansión por otras instituciones. En 1898, creó el equipo de básquet de la Universidad de Kansas.

En 1904, el flamante deporte tuvo una demostración no oficial en los juegos olímpicos de San Luis, en el vecino estado de Misuri, y de ahí en más su popularidad no paró de crecer. Se convirtió el deporte olímpico oficial en los juegos de Berlín de 1936 y hoy está presente en casi todos los países del mundo.

Todo gracias al frío, a un par de piedras y canastos y a un tipo con inventiva.