El dueño de Amazon, Jeff Bezos, encargó la construcción de una embarcación a vela por un valor de 500 millones de dólares. El “superyate” tendrá una longitud de 127 metros y será la segunda embarcación más grande este tipo. Se espera que en los próximos meses esté listo. Sin embargo, aún no trascendieron imágenes del navío. 

El CEO de la compañia de comercio electrónico más importante del mundo anunció en febrero que se retirará de Amazon a finales de 2021 y parece que ya encontró la manera en que piensa ocupar ese tiempo libre: navegar. A pesar de que la noticia trascendió en los últimos días, Bezos encargó la monumental embarcación hace dos años, previo a la pandemia de coronavirus.

El navío de lujo será más grande que un campo de fútbol y contará con varias cubiertas e incluso una nave más pequeña que servirá como helipuerto ya que gracias a sus velas es imposible que una aeronave aterrice en la cubierta. La construcción del velero de 127 metros de eslora corre a cargo de la firma holandesa Oceanco.

El Black Pearl mide 106 metros y es el segundo velero más grande del mundo

Cómo es el yate del dueño de Amazon

De hecho, el próximo supervelero de Bezos se situará por eslora entre los dos veleros más grandes del mundo hasta la fecha: el Sailing Yacht A (146 metros) y el Black Pearl (106,7 metros). De acuerdo al portal Bloomberg, la idea de tener un yate de semejantes proporciones provino de su amigo Barry Diller quien posee una embarcación similar a la que pretende el magnate. 

En caso de concretarse esta adquisición, sería el "último accesorio" de Bezos, junto con el diario The Washington Post y que evidenciaría la transformación del magnate estadounidense, cuya fortuna ha experimentado un crecimiento acelerado en los últimos tiempos y que lo llevaron a ser el hombre más rico del mundo con una fortuna que se estima en 200.000 millones de dólares.

El boom de los yates entre millonarios 

El encargo de Bezos se une a la creciente demanda de yates de muy alta gama, que ya supera la oferta: "Es imposible conseguir un espacio en un astillero de nueva construcción", aseguró Sam Tucker, jefe de investigación de superyates en la firma consultora VesselsValue, con sede en Londres.

Parte del boom consiste en el cambio de estilo de vida de los megamillonarios. Donde antes alquilaban una villa para sus docenas de amigos y familiares, ahora los reciben en el barco. 

“El tipo de riqueza ha cambiado, pero no la riqueza en sí misma”, consideró Giovanna Vitelli, vicepresidenta de Azimut Benetti Group, que tiene casi tres docenas de superyates en su cartera de pedidos. “Esta es la diferencia con 2008 cuando la crisis fue realmente generalizada”, sintetizó.