El multimillonario británico Richard Branson viajará este domingo al espacio a bordo de una nave espacial de su compañía Virgin Galactic. La misión se realizará nueve días antes de que el hombre más rico del mundo, Jeff Bezos, participe de su propio viaje espacial a través de su empresa Blue Origin. Por su parte, el dueño de SpaceX, Elon Musk, confirmó que asistirá al despegue de la nave de Branson. 

Un avión portador de la nave VSS Unity despegará durante la mañana de hoy de una pista convencional ubicada desde Nuevo México. Una vez que haya alcanzado altura, dejará caer la nave. Acto seguido, los dos pilotos a bordo encenderán su motor para un ascenso supersónico, hasta superar los 80 km de altitud, la altura establecida en Estados Unidos para la frontera espacial.

Una vez cruzado ese límite, los pasajeros, Richard Branson y otros tres empleados de Virgin Galactic, se desprenderán sus cinturones para luego flotar en gravedad cero durante unos minutos: Luego, la nave descenderá planeando. La misión será transmitida en vivo por la empresa.

De esta manera, Branson “evaluará la experiencia astronauta privada y se someterá al mismo entrenamiento, preparación y vuelo que los futuros astronautas de Virgin Galactic”, indicó la firma. Los vuelos privados de la compañia están previstos para 2022. Hasta el momento unas 600 personas ya compraron sus boletos, por precios de entre 200.000 y 250.000 dólares.

Uno de los asistentes presenciales de la misión de Branson es uno de sus competidores en el turismo espacial, Elon Musk, dueño de la agencia espacial privada SpaceX. A pesar de eso, el magnate sudafricano anunció vía Twitter que asistirá al despegue del domingo. “Te veré allí para desearte lo mejor”, le dijo al británico este sábado.

La “carrera espacial” con Jeff Bezos

Quien no asistirá al vuelo inaugural de Branson es el ahora ex CEO de Amazon, Jeff Bezos. El hombre más rico del mundo es el socio mayoritario de Blue Origin, otra de las compañías que apuesta fuerte por los viajes espaciales privados. De hecho, Bezos tiene programado para el 20 de julio su propia misión a la estratósfera

De hecho, la cercanía  de fechas entre las misiones de ambos millonarios fue interpretada por muchos como “una carrera espacial”. Sin embargo, Branson rechazó esa interpretación: “Honestamente, no veo esto como una carrera espacial”, sostuvo el empresario británico en declaraciones a CNN.

A pesar del comentario, Blue Origin compartió un tuit haciendo una comparativa entre ambas misiones en donde sugiere que el vuelo de Virgin Galactic no es un viaje espacial debido a que la nave VSS de Virgin Galactic no volará por arriba de la línea de Kármán, altitud que se considera internacionalmente el límite del espacio (100 km). 

"Solo el 4% del mundo reconoce un límite inferior de 80 km como el comienzo del espacio. New Shepard vuela por encima de ambos límites. Uno de los muchos beneficios de volar con Blue Origin", agregó la firma de Jeff Bezos.