El Conicet aseguró que los adultos mayores que fueron vacunados con Sinopharm y reciben una dosis de refuerzo de una vacuna diferente logran aumentar su inmunidad frente al Covid-19, en especial, contra la variante Ómicron. La investigación representa un avance científico a nivel mundial con respecto a la aplicación de refuerzos heterólogos. 

El estudio publicado en The Lancet por investigadores del organismo revela que una dosis de refuerzo heteróloga aumenta de manera significativa el nivel de anticuerpos contra el coronavirus en adultos mayores que recibieron previamente dos dosis de Sinopharm.

Liderado por especialistas del Conicet, en colaboración con profesionales de Pami, se inició´hace casi dos años. Analizó la respuesta inmune en un grupo de 124 voluntarios, con un promedio de edad de 79 años, que recibieron dos dosis de Sinopharm y refuerzos con distintas vacunas, según explicaron en un comunicado. 

“El nuevo estudio muestra lo valioso de la articulación lograda durante la pandemia entre investigadores del Conicet y sectores de Salud”, indicó Andrea Gamarnik, líder del trabajo e investigadora superior del organismo en el Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires (IIBBA, CONICET Fundación Instituto Leloir).

“Nuestro estudio aporta evidencia científica útil para la toma de decisiones por parte de las autoridades sanitarias de nuestro país y resalta la importancia de promover la aplicación de dosis de refuerzos para evitar nuevas olas de la pandemia”, expresó la investigadora.

La investigación del Conicet

La investigación definió el nivel de anticuerpos y la capacidad de los mismos para neutralizar a Ómicron y a la variante original de Wuhan, luego de analizar muestras de sangre de distintos voluntarios a los 21, 100, 160 y 220 días después de aplicadas dos dosis de Sinopharm.

En un segundo paso, los voluntarios se dividieron en tres grupos que recibieron una dosis de refuerzo diferente: AstraZeneca (basada en adenovirus), Sputnik V (vacuna basada en adenovirus) y Pfizer-BioNTech (vacuna basada en ARN mensajero). Además, se les midió la cantidad de anticuerpos y su actividad neutralizante a los 21 y 90 días.

“La aplicación de una dosis heteróloga de refuerzo elevó los niveles de anticuerpos IgG más de 350 veces y la seropositividad, es decir, la presencia de anticuerpos específicos. Se detectó en el 100 por ciento de la cohorte, respuesta que se mantuvo 90 días después del refuerzo”, indica Gamarnik, quien lideró el desarrollo de COVIDAR, el primer test serológico argentino que sirve para medir anticuerpos contra el coronavirus y fue aprobado por la ANMAT.

Y destacó: “Antes del refuerzo, el 23 por ciento de las personas mostraron la presencia de anticuerpos neutralizantes contra la variante original de Wuhan, pero solo el 8 por ciento de la población contaba con anticuerpos neutralizantes contra Ómicron, variante que circula en este momento en Argentina y en gran parte del mundo. Tras el refuerzo, 100 por ciento de los participantes mostraron inhibición de la infección contra la variante de Wuhan y entre el 73 y 90 por ciento contra la infección para la variante Ómicron”.

En ese sentido, en cada grupo el refuerzo aumentó notablemente la capacidad de los anticuerpos para neutralizar a la variante Ómicron. Las vacunas contra el virus que causa la Covid-19 que se basan en virus inactivados ( Sinopharm y Sinovac) son de las más utilizadas en el mundo.

¿Qué ocurre con las vacunas?

En contraste con las basadas en adenovirus (AstraZeneca, Sputnik V y Cansino) o en ARN mensajero (Pfizer y Moderna), se dispone de poca información sobre la respuesta inmune inducida por las vacunas a virus inactivados.

Hay escasos datos sobre la conveniencia de aplicar refuerzos heterólogos combinando vacunas basadas en distintas tecnologías para lograr una mejor respuesta contra Ómicron y otras variantes del nuevo coronavirus.

Las vacunas que se basan en virus inactivados son las más utilizadas en el mundo

"Nuestra investigación está dirigida a un grupo poblacional, adultos mayores, que sin dudas es el que ha sufrido las mayores tasas de morbilidad severa y mortalidad, a lo largo de la pandemia”, dice Jorge Geffner, coautor del estudio e investigador superior del Conicet en el Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA (INBIRS, CONICET-UBA).

Según Geffner, las observaciones efectuadas muestran que la administración de terceras dosis heterólogas “inducen una fuerte respuesta inmunológica frente a diferentes variantes de SARS-CoV-2, incluyendo Ómicron, revelándose, por lo tanto, como una estrategia adecuada de vacunación para los adultos mayores”.

Autores del trabajo

La primera autoría del trabajo es compartida por Santiago Oviedo Rouco, Pamela Rodríguez y Esteban Miglietta, del IIBBA, y de la misma institución también participaron María Mora González Lopez Ledesma, Carla Pascuale, Diego Ojeda, Lautaro Sanchez y Andrés Rossi.

El estudio fue publicado por la prestigiosa revista The Lancet Infectious Diseases

También son autores del estudio Augusto Varese, Bianca Mazzitelli y Ana Ceballos, del INBIRS; y Eduardo Pérez y Pablo Rall, del INSSJP-PAMI, precisó el comunicado.

La investigación contó con el apoyo del CONICET, de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i), el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación y el Fondo para la Convergencia Estructural del MERCOSUR (FOCEM), de la Universidad de Buenos Aires (UBA).