En los últimos años, la depresión, el estrés y la ansiedad se ubican dentro de los principales problemas de salud mental que aquejan a los trabajadores mexicanos.

Tan es así, que uno de cada 10 empleados se ausentó del trabajo debido a problemas de salud mental, 34% de ellos lo hizo afectado por estrés severo y uno de cada tres por ansiedad o depresión, según reveló una encuesta de Willis Towers Watson.

La consultora aseguró por medio de un comunicado que a pesar de que los problemas de salud mental son comunes entre los empleados mexicanos, éstos no suelen darlo a conocer en su trabajo por no sentirse cómodos al hacerlo.

En las personas que conforman la Generación Y (nacidos entre 1980 y los 2000) es la que obtuvo los resultados más altos, con 37%, le sigue la generación X (1960-1979), con 35% y los Baby Boomers (1945-1959) con 34 por ciento.

El estudio señaló que la concientización y la educación sobre temas de salud mental contribuyen fuertemente a crear un entorno de trabajo donde los empleados se sientan cómodos al revelar sus problemas y recibir el apoyo adecuado de sus empleadores y colegas de labor.

Ante este panorama, 70% de los empleados ya ha comenzado a hacer cambios en su estilo de vida: en ese marco, un 45% reconoce que busca ayuda profesional médica; un 34% aprovecha los servicios proporcionados por la empresa; y 26% busca apoyo del empleador.

De acuerdo con la firma, proporcionar apoyo para mantener a los empleados comprometidos los ayuda a experimentar efectos positivos del estrés laboral y los motiva a realizar el trabajo sin afectar la calidad de éste, su salud o sus relaciones familiares o de amistad.

El personal que se encuentra muy estresado tiende a estar más aislado, tener mala salud y malos hábitos en su estilo de vida, advierte la compañía en su informe.