La Mesa de Enlace consideró “insuficiente” la reapertura de las exportaciones del cupo kosher, anunciada por el Gobierno nacional. En declaraciones radiales, los directivos de este espacio consideraron que el anuncio es positivo, pero el objetivo de máxima radica en que se liberen en su totalidad. Por el lado de la Mesa de las Carnes, la entidad que nuclea a toda la cadena de valor del cultivo, también apuestan a que la apertura de las ventas externas sea total.

Este tema también será abordado en los próximos días por el ruralismo, tanto a nivel nacional como en ámbito bonaerense. Según adelantaron los gremialistas nacionales, el miércoles 18 mantendrán un encuentro con representantes de la industria frigorífica y de los consignatarios. En tanto, la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), debatirá sobre este tema en su próxima reunión de Consejo Directivo, que se llevará a cabo en la localidad bonaerense de Olavarría el sábado 21 de mayo.

El presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Nicolás Pino, advirtió que la lectura del oficialismo es que la decisión de restringir exportaciones “que salió bien porque el valor de la carne en mostrador se estabilizó”. De acuerdo a estimaciones oficiales, el precio de los cortes bajó 0,9% en relación al mes pasado, sobre todo en los cortes más económicos, en donde la rebaja alcanzó el 3,3%. “Está bien que liberen el kosher pero no alcanza", afirmó.

En una sintonía similar, el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes, consideró que el anuncio oficial “es insuficiente, es algo más pero no soluciona el problema de fondo”. En declaraciones periodísticas, el titular de los confederados buscó desmarcarse de los reclamos de los productores autoconvocados –que buscan un cese de comercialización- y apuntan a una agenda que incluye reuniones con gobernadores. "Uno de los objetivos que tenemos es abrir las exportaciones”, reconoció.

Dardo Chiesa, presidente de la Mesa de las Carnes, estimó que el volumen liberado por el oficialismo no llega a cubrir las necesidades tanto de la producción como de la industria. “Trabajamos para que haya una mayor apertura, ya que pedimos desde la cadena cárnica que la apertura sea total”, sostuvo el directivo, en declaraciones radiales.

Según se publicó en el Boletín Oficial, los ministerios de Agricultura y de Desarrollo Productivo establecieron un cupo adicional de 3.500 toneladas mensuales de carne bovina para esta cuota, un negocio que representa una facturación cercana a los31 millones de dólares. La medida se extenderá hasta el 31 de agosto, aunque con una resolución conjunta de ambas carteras, podrá ser extendida hasta el 31 de diciembre.