Según el criterio de esta periodista, se trata de una de las mejores series que Netflix ofrece actualmente en Latinoamérica. Original de la cadena estadounidense Showtime, “Billions” estrenó su quinta temporada y demostró una vez más su capacidad de mantener bien arriba el interés, introduciendo apenas un par de personajes nuevos para dinamizar las cosas pero por sobre todo dándole una enésima vuelta de tuerca a las turbulentas y dañinas relaciones de sus protagonistas.

El duelo actoral entre Bobby Axelroad (Damian Lewis) y Chuck Rhoades (Paul Giamatti) que hizo las delicias de la audiencia sobre todo en las primeras dos entregas, amenaza con volver recargado. Es que la cuarta temporada (atención, spoilers) había concluido con el díscolo fiscal neoyorkino siendo abandonado por su esposa Wendy (Maggie Siff), situación por la que culpa, cuándo no, a su enemigo legendario, provisoriamente aliado en los últimos capítulos por pura conveniencia de ambas partes.

Las tensiones entre ellos se acrecentarán porque Rhoades nuevamente utilizará sus ardides judiciales para pegarle a Axe donde más le duele: sus negocios. Todo de una manera -él cree- sutil que sólo volverá a abrir la brecha y pondrá nuevamente a Maggie en una incómoda situación. Pero hay muchos otros condimentos en este thriller: la absorción por parte de la empresa de Bobby de la compañía de Taylor -su rival tiempo atrás- genera nuevos problemas en el seno de Axe Capital.

Puros problemas

Y hay más: la incorporación de Corey Stoll (“House of cards”) como Mike Prince, un millonario digno de generar envidia y miedo en Bobby augura una nueva y descarnada guerra financiera.

Prince y Axelroad son parte de los nuevos diez ricachones que llegaron a una fortuna de diez mil millones de dólares, lo que nos da la pauta que el recién llegado será la némesis perfecta del competitivo personaje de Lewis.

Justo antes de tener que encontrarse con todos estos conflictos que volverían loco a cualquiera, Axe parte junto a su ladero Wags hacia Alaska, en plan de depuramiento mental y espiritual mediante el famoso rito con ayahuasca. La lisérgica experiencia cambiará la perspectiva del sanguinario empresario que se da cuenta que, a pesar de todo lo obtenido se siente vacío y sin metas.

Entretanto, Chuck lidia como puede con el hecho de que Wendy está decidida a divorciarse, al mismo tiempo que su anciano padre se casa con una mujer mucho más joven que él. La primera escena del primer capítulo, durante la boda de Rhoades padre, es para guardar y “enmarcar”. Otra de las novedades de esta temporada es Julianna Margulies (“The good wife”) como una profesora de sociología que entrará en la vida de Chuck, quien no puede abandonar sus prácticas sexuales masoquistas.