En "Demasiado tarde para lágrimas" (BAE Negocios, 18/6/18) señalábamos que la anterior administración de Cambiemos comenzaba a orientar, bajo la tutela del Fondo Monetario Internacional ( FMI), una política económica, ahora sí "neoliberal".

Sin embargo, destacábamos que la factibilidad de aquel intento quedaría severamente amenazada tanto por sus implicancias en términos de viabilidad "económica y social" como por la distancia existente entre los desequilibrios macroeconómicos (fiscal y externo) (1) que constituían (2) el punto de partida y la convergencia esperada.

El mejor equipo en los últimos cincuenta años" nos había conducido al borde del precipicio y, con su proverbial irresponsabilidad, se mostraba dispuesto a dar un paso más y enviarnos al fondo del abismo.

Posteriormente, en "El domo del FMI" (BAE Negocios, 08/10/2018) definimos que lo que verdaderamente se deducía de la "adenda" anexada al acuerdo Stand-By de 2018 era que el "organismo multilateral" consideraba insostenible el diseño económico en curso y, ante el irremediable final, apostaba a transformar la explosión en implosión.

Desde esa óptica, e imposibilitado el éxito de cualquier salvataje, solo restaba "prevenir los contagios", a la región y al mundo, de la entropía argentina.

Fue por ello que se hizo eje, principalmente, en la prohibición de expandir la base monetaria, con el objeto de evitar que se dilapiden los fondos desembolsados (como ocurriera durante los meses en que Caputo presidió el Banco Central de la República Argentina), aplicándolos a su finalidad original (el pago de la deuda soberana a los acreedores no residentes), considerando que era posible establecer una renegociación voluntaria con los locales, y en la suba de tasas de interés, encareciendo el costo crediticio.

En ese contexto, procuramos enfatizar que "el mejor equipo en los últimos cincuenta años" nos había conducido al borde del precipicio y, con su proverbial irresponsabilidad, se mostraba dispuesto a dar un paso más y enviarnos al fondo del abismo.

Así

Llegaron las PASO del 2019

Ante la evidencia del colapso del "acuerdo de marras" y la debacle electoral (en las elecciones primarias) de la alianza gobernante, el mercado y los "actores político-económicos" relevantes (bajo el sano criterio de que "un mal arreglo es mejor que un buen juicio" ) descontaban que una rápida negociación, explicitando el "origen de los fondos" a ser aplicados en la cancelación de la deuda, permitiría iniciar el tránsito hacia la única opción: reconvertir el "viejo Stand-By" en un "nuevo programa de facilidades extendidas".

En ese nuevo contexto, en "Muerto el acuerdo con el FMI, viva el acuerdo con el FMI" (BAE Negocios, 29/09/19) se afirmaba que: "establecer un nuevo tipo de acuerdo definirá el futuro: mayor oprobio u horas de buenaventura".

Sin embargo, fiel a su impronta de improvisación (prevaleciendo sobre la planificación) como "modus operandi", la actual administración prefirió dilatar más de dos años el final de las negociaciones.

A su vez, ante la inexistencia de una "propuesta" capaz de explicitar el "objeto de recaudación" que permitiría honrar los compromisos a futuro, se sometió a debate, en "la arena pública", una alternativa que habilitaba no solo la obtención de los recursos necesarios sino que también facilitaría desalinear, a la baja, los precios de los alimentos en el mercado doméstico respecto de los internacionales.

Así, en "¿Quién debe pagar la deuda?" (BAE Negocios, 09/02/2020), complementado (entre otros) por "La Pampa húmeda y el pago de la deuda externa" Parte I (BAE Negocios, 13/02/2022) y Parte II (BAE Negocios, 06/03/2022) (3), señalábamos que era necesario:

  • elevar al máximo (dentro de lo que permita la legislación vigente y las rentabilidades de las implantaciones realizadas) los derechos de exportación, ciertamente menguando los ingresos del productor. Por lo tanto, se lo deberá resarcir con
  • una ley de arrendamientos rurales que reduzca el costo del alquiler de la tierra laborada, y

a su vez,

  • recompensar por el "esfuerzo patriótico" a los arrendadores con un bono del Tesoro a mediano y largo plazo, en moneda dura, con una tasa de rendimiento internacional y realizable en el mercado.

Pero...

Se dio el peor de los resultados...

Ya se conocen los detalles del protoacuerdo (con características de programa de facilidades extendidas, por su forma de pago a diez años) con el FMI.

De su lectura se desprende un conjunto de instrumentos de política macroeconómica que, articuladas, expresan la peor combinación posible.

Tanto la política fiscal como la monetaria y la de ingresos, analizadas individualmente, son recesivas en distinto grado, pero enlazadas son extremadamente nocivas. Mientras que la política fiscal es la más lábil, la monetaria es fuertemente contractiva y la de ingresos le sigue en intensidad.

Esta última, se verá especialmente impactada no solo por el aumento de las tasas de interés y por la escasez de crédito sino también por el ajuste en las tarifas de los servicios públicos (luz, gas, agua, telefonía, peajes, entre otros) y la aceleración del crawling peg.

A su vez, la pretensión del Poder Ejecutivo de aumentar las inversiones públicas, en un contexto de reducción del déficit fiscal primario  indica que sufrirán el resto de las partidas presupuestarias, en especial las destinadas al pago de jubilaciones, de pensiones y de salarios de los funcionarios de la administración centralizada, descentralizada y entes autárquicos.

En el contexto ut supra señalado, "el ajuste" lo hará el sector privado, ya que deberá financiar al sector público y garantizar la acumulación de reservas en el BCRA con una caída en su actividad, en sus inversiones y en la generación de empleo, lo que hace que el esquema no solo sea fuertemente recesivo sino también notoriamente perjudicial para el desarrollo que requiere nuestro país.

Finalmente, como se expresó en "Al final llegó el final" (BAE Negocios, 7/03/2022), los factores que expanden la base monetaria se verán (en un contexto de aceleración inflacionaria en los primeros meses de este año) minimizados, impactando hacia la baja en los saldos monetarios reales. La política monetaria, "entregada" para su diseño e implementación al FMI, garantizará el cumplimiento de los condicionamientos consensuados.

En síntesis, sobre un aparato productivo que todavía no recuperó el nivel de actividad del 2019, se diseña una política monetaria decididamente contractiva. Esto implica que la mayoría de las empresas, en el último trimestre de este año, de acuerdo con su posicionamiento en la cadena de valor, se encontrará en un sendero deflacionario (precios de los productos que se comercializan a la baja) para intentar mantener su porción de mercado en detrimento de la competencia.

Este plan económico determina, ahora sí, la emergencia en la Argentina de una pobreza y una indigencia estructural al interior de la comunidad.

Solo la convocatoria a los dirigentes tanto sindicales como empresariales, religiosos, sociales y políticos a un "magno acuerdo" (en el que se mancomunen, para implementar una propuesta que permita honrar los compromisos de la deuda externa, sin que decrezca el "nivel de vida" de los sectores populares) asegurará no solo la paz social y la gobernanza del conjunto, evitando un proceso anómico en la patria, sino que también sentará las bases, de una vez y para siempre, de un Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (Modepys) con orientación a la producción.

Agradecemos la colaboración de Marcos von Ifflinger

* Lic. Guillermo Moreno,   Lic. Pablo Challú y  Lic. Walter Romero

Más notas de

Guillermo Moreno

Rentabilidad empresaria, subsidios y justicia social

Rentabilidad empresaria, subsidios y justicia social

Las excentricidades tributarias “não tem fim”

Las excentricidades tributarias “não tem fim”

Nuestro lugar en el mundo Parte II: el fracaso del neoliberalismo

Nuestro lugar en el mundo Parte II: el fracaso del neoliberalismo

"Nuestro lugar en el mundo”, Parte I: el fracaso de la socialdemocracia

"Nuestro lugar en el mundo”, Parte I: el fracaso de la socialdemocracia

Retenciones”, sobre "mitos" e "hitos" - Parte II

Retenciones”, sobre "mitos" e "hitos" - Parte II

"Retenciones", sobre "mitos" e "hitos"

"Retenciones", sobre "mitos" e "hitos"

En el mundo se discute... poder y negocios

En el mundo se discute... poder y negocios

Bases para un plan económico nacional (Parte II)

Bases para un plan económico nacional (Parte II)

Bases para un Plan Económico Nacional

Bases para un Plan Económico Nacional

Exportaciones y producción: consolidación del Nuevo Orden Internacional -Parte II-

Consolidación del Nuevo Orden Internacional -Parte II-