Federico Franco, ex presidente de la del Paraguay y líder del Partido Liberal Radical Auténtico, estuvo de visita en Buenos Aires para participar del "IV Congreso Mundial de Diálogo Intercultural e Interreligioso" que se celebró el 3 y el 4 de noviembre en el Auditorio Juan Pablo II de la UCA.

Autodefinido como un dirigente "de centro" que rechaza tanto a la extrema derecha representada en Brasil como a la extrema izquierda representada en Venezuela, el principal blanco de sus críticas, ejerció la máxima autoridad en su país cuando fue destituido Fernando Lugo en junio de 2012. Se convirtió en ese entonces en el nuevo presidente reemplazando al exobispo con el que había compartido la fórmula.

Cuenta en su balance el haber comandado pacíficamente la transición e impuesto un cronograma electoral que respetó todas las mandas constitucionales con una entrega ordenada de la administración en agosto de 2013.

Un médico que aporta en el debate esa lógica no jurídica y sentido común que esgrimió Herren Aguillar cuando señalaba la incongruencia de normativizar más sobre los errores normativos. Típicos errores repetidos en el largo, lento y farragoso camino de la integración mercosureña. Descree de los extremismos del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro y del mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro y denuncia aquella troika ideológica que impidió avanzar en el proceso del bloque regional cuando se suspendió a Paraguay para recibir a Hugo Chávez.

Prácticamente 10 años después coincidimos en la óptica sobre aquel momento del Mercosur.

Como dato arqueológico, sostuve en julio de 2012 sobre aquellos acontecimientos que "en estas cuestiones, las reglas emergen de las nociones del derecho público internacional. Es más, en este tópico, sostenemos una profundización de la especialidad y nos referimos al derecho internacional público como clásico. El derecho de la integración, y el fenómeno de la transferencia de soberanía que llevara a construir la Unión Europea (a pesar de la crisis actual, ejemplo de estructura jurídica más desarrollada de las experiencias integracionistas y comunitarias en el mundo contemporáneo) ha receptado grandes experiencias en su devenir histórico, por ejemplo: el nacionalismo de Charles De Gaulle impidió la incorporación a la Comunidad Europea del Reino Unido -que la había solicitado en 1961- y tuvo que esperar hasta 1973 para formar parte de la CE. Dicho sea de paso, esto se produjo tres años después de la muerte del héroe de la resistencia francesa.

Durante la Presidencia de De Gaulle en la Vª República, se suscribió el Acuerdo de Luxemburgo (26 de enero de 1966) que dejó en stand by el abandono de la regla de la unanimidad -como dijimos, clásica del Derecho Internacional Público- , exigiendo la conformidad de todas las partes para las decisiones que cada una de ellas calificaran de trascendentes para sus respectivos países".

"Muchas instituciones supranacionales, estructuras, mecanismos de toma de decisión, países e idiomas se incorporaron paulatinamente a la CE para conformar la actual UE. Sin embargo ningún sistema del Derecho de la Integración, o del Derecho Comunitario abandona la indispensable unanimidad para la decisión fundacional que implica aceptar un nuevo miembro a la Comunidad."

Pequeños pasos, hechos concretos

Poco tiempo después volví sobre el tema: "No conformes con estos antecedentes el CMC del Mercosur, y retomo el tema del grave error de técnica legislativa, dictó la decisión Mercosur/CMC/DEC. Nº 27/12, incorporando a Venezuela y recién después, emitió la decisión Mercosur/CMC/DEC. Nº 28/12 con la suspensión a Paraguay".

Sigue la novela con nuevos actores pero los tropiezos con la misma piedra nos muestran tan humanos como siempre. Diez años no es nada en la vida de las naciones.

No está De Gaulle, pero tampoco Chávez. En Europa ocurrió el Brexit. Uruguay y Brasil, no esperan más para modificar la política arancelaria.

Las experiencias de Franco, Luis Lacalle y Eduardo Duhalde se escucharon en el Diálogo de la UCA la semana pasada bajo el lema "Pensando la transformación de Argentina 2023-2053"

Puedo seguir sosteniendo como en 2012 que "la integración europea -si a esta altura de su crisis, todavía nos sirve de experiencia- se realizó siguiendo las premisas que fijara Schuman. Su célebre declaración aconsejaba dar pequeños pasos, realizaciones tangibles y hechos concretos antes que grandilocuentes firmas de ampulosas ideas que no se transforman en mejoras para los pueblos de los estados partes, que al fin y al cabo somos los únicos destinatarios y no nos debemos resignar a meros espectadores del último punto en juego."

Cuando pase también el tiempo de Bolsonaro y de Maduro, y Argentina salga de la grieta, seguiremos teniendo los instrumentos que nos permitan avanzar en el camino de la integración regional.

Más notas de

Alberto Biglieri

El continente perdido o una Atlántida de Van Gogh

La muestra inmersiva de Van Gogh recorre el mundo por un año

Hasta la próxima relectura, Almudena

La escritoria española falleció a los 61 años

Encuentro Mercosureño e integración regional

Encuentro Mercosureño e integración regional

Trabajo en blanco más planes sociales. Al fin

Trabajo en blanco más planes sociales. Al fin

Noticias judiciales sin grietas: Primer Código Procesal de Relaciones de Consumo

La Ciudad de Buenos Aires cuenta con el fuero Contencioso Administrativo Tributario y de Relaciones de Consumo.

Mercosur, 30 años y faltan nueces

Tensa reunión por los 30 años del Mercosur

Recaudación, ajuste y financiamiento: un año desbalanceados

Desbalanceados

PPP y cuánto hablamos de seguridad jurídica

PPP y cuánto hablamos de seguridad jurídica

Lunes puente

Lunes puente

Twitter, Trump y jubilación. El reino del revés (Parte II)

Twitter, Trump y jubilación. El reino del revés (Parte II)