En “Hora de Balance-Primera Parte”analizamos lo actuado por el Gobierno Nacional durante el corriente año y destacamos, como explicitamos en Respirar... y también comer”que la falsa contradicción entre salud y economía llevó a decisiones equivocadas. Y a su vez, también observamos que lejos de resolverse los desequilibrios macroeconómicos heredados fueron agudizados durante la actual gestión gubernamental.

Sirve como síntesis de lo destacado la Ley de Presupuesto para el 2021 enviada por el Poder Ejecutivo, donde con máxima resignación reconoce que recién al fin de su mandato, dentro de tres años, habrá recuperado los niveles de ingreso nacional existentes a la fecha de su asunción, indicando de esta manera que, en términos económicos, estaríamos ante otros cuatro años perdidos.

Pero, también afirmábamos que: “este sombrío destino no es inexorable, ni podemos ser presas de un fatalismo que nos paralice”. Y asimismo que: “estamos a tiempo de modificarlo, si las fuerzas de la producción y el trabajo se encuentran para implementar un Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (MoDEPyS)con orientación a la producción.”

 

En el 2002/3 fue por “consumo” en el 2021 debe ser por “ inversión”.

       

Hay un debate no saldado en la disciplina económica, referido al orden de la causalidad entre demanda y oferta y su correlato entre consumo y producción. J. B. Say, Economista Francés del siglo XIX, sostuvo que “la Oferta crea la Demanda”, teoría conocida como “Ley de Say”

En este marco, según nos posicionemos en la controversia, las políticas económicas pueden tener un sesgo hacia uno u otro de los términos. Se suele asociar a los gobiernos populares, con la implementación de acciones tendientes a incentivar la demanda.

Ahora bien, esta última no está integrada solo por el consumo y el gasto público (en tanto excedente de la recaudación obtenida en el período en cuestión), sino también por dos componentes claves en la coyuntura:

  • las exportaciones y
  • la inversión.

Como mencionamos en “Un Modelo de Desarrollo Económico-segunda parte”el crecimiento de las exportaciones es la única forma de equilibrar el Sector Externo y obtener genuinamente: “dólares”, insumo clave para una economía en desarrollo y necesario al momento de honrar los compromisos de deuda.

Al tiempo que, propiciar la “ inversión completa el cuadro de sustentabilidad del esquema, ya que si bien al inicio de la “implementación delproyecto” se “demandan”, diversos insumos y factores, una vez finalizado se incrementó el quantum de la capacidad productiva de la unidad de negocios   y por lo tanto la “oferta”. 

 

Decididamente es con orientación a la producción

Un modelo de desarrollo económico con el sesgo señalado en nuestro país, amerita la búsqueda y obtención de los equilibrios “gemelos”.

Su concreción solo se dará si:

  • el Sector Fiscal implementa, entre otros, un sistema de Derechos de Exportación complementado con una nueva Ley de Arrendamiento en la pampa húmeda, para   gravar solo la renta extraordinaria de la propiedad de la tierra y no lo producido en ella y,
  • el Sector Externo obtiene un tipo de cambio competitivo, complementado necesariamente por una correcta Administración del Comercio Exterior.

       De esta manera se podrá, como se dijo en “Sobre Modelos, Planes, Programas y Proyectos en Economía” incrementar la oferta productiva a partir de:

  • alinear, dada una tasa de ganancia justa y razonable, los precios de la matriz energética con sus costos totales de exploración y explotación, en el caso de corresponder y,
  •  procurar que la tasa de interés doméstica se encuentre en un orden de magnitud similar al   internacional, como explicitamos en “Sobre la cuestión monetaria argentina” .

En suma, la obtención y persistencia de la “rentabilidad” en los “proyectos de inversión” incrementará pari passu la masa salarial por mayor ocupación del “factor trabajo”, impactando en el aumento del consumo dinamizándose el mercado interno que, ahora sí, será abastecido por una mayor “oferta”.

Finalmente, dado que el incremento de la productividad debe ser sistémico, permanente y aprehendido por el conjunto de las fuerzas de la producción y el trabajo, se debe convocar al “Segundo Congreso de la Productividad y el Bienestar Social” tendiente a obtener un perdurable “Acuerdo Nacional de la Productividad”. 

Productividad y bienestar social

El “Primer Congreso de la Productividad y el Bienestar Social” fue convocado en octubre de 1954, por el Presidente J.D. Perón.  A partir de la década de los ´50 del siglo pasado, con la recuperación de la economía europea, se comienza a observar en el aparato productivo argentino una acelerada pérdida de competitividad.

La industria británica, francesa, italiana, e incluso alemana, pretende recuperar los mercados perdidos durante la segunda guerra mundial con una agresiva política de precios de exportación a la baja, financiados en el impulso inicial por los éxitos del “Plan Marshall”.

A su vez, condiciones climáticas adversas en nuestro país, habían determinado una considerable disminución de la producción agropecuaria, generando la licuación de los saldos exportables y comprometiendo el equilibrio de la Cuenta Corriente de la Balanza de Pagos.

En este marco se convocó al conjunto de los actores económicos a “un esfuerzo sistémico y permanente para la mejora de la competitividad”, a fin de que los bienes y servicios producidos localmente tuvieran estándares de calidad y precios de nivel internacional.

En el lapso que transcurre desde su convocatoria hasta su inauguración (marzo del ´55) el gobierno, las entidades empresarias y de trabajadores desplegaron una intensa actividad, tendiente a que los múltiples sectores de la economía, de manera concertada, encontraran las mejores propuestas que permitieran arribar al fin buscado.

Luego de profusas deliberaciones que se desarrollaron en el hemiciclo de la Cámara de Diputados del Congreso Nacional, se concluyó en un documento intitulado “Acuerdo Nacional de la Productividad”. Lamentablemente el golpe cívico militar de 1955 impidió completar su implementación.

 Es por ello que elevamos al Altísimo nuestro ruego para que aquellos dirigentes con disposición a “arremangarse”, que expresen a los trabajadores, empresarios y a la política, se mancomunen para ponerle fin a este oprobioso presente que la patria y su pueblo atraviesan, implementando un Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (MoDEPyS) orientado a la producción.

 

       

Lic. Guillermo Moreno, Lic. Pablo Challu y Lic. Walter Romero   

 

 

 

 

Más notas de

Guillermo Moreno

Soja, retenciones y producción agropecuaria, con una mirada sobre el complejo sojero

La producción total aumentó en mayor medida, debido a un rinde promedio por hectárea 8,0%

“Promoción” industrial: el caso de Tierra Del Fuego

El régimen de excenciones provocó un boom de empresas

Construcción... sobre llovido, mojado

YPF, matriz energética e industria petrolera

Sobre la industria petrolera

Dos pasos atrás,"ninguno adelante"

Dos pasos atrás,"ninguno adelante"

Industria automotriz: siempre "sobre ruedas"... ¿redondas?

Industria automotriz: siempre "sobre ruedas"... ¿redondas?

El nivel de la tasa de interés: un "divortium aquarum" entre dos modelos

El factor "tasa de interés" para la inversión productiva

El precio de la carne: composición, tema"la vaca"

Composición, tema: "la vaca"

Las horas trabajadas y los déficits en la oferta de bienes y servicios

Las horas trabajadas y los déficits en la oferta de bienes y servicios

Impuesto a las Ganancias para las Empresas y la perseverancia en los desaciertos

La producción y la recaudación impositiva, dos variable que deben considerarse