En la primera entrega de la corriente saga: “Un Modelo de Desarrollo Económico”, expusimos el contexto mundial en el cual se insertará. Analizamos con precisión las potencialidades que ofrece el nuevo marco de relaciones internacionales, poniendo en valor los vectores nacionalesi para el modelo de desarrollo argentino.

En esta segunda entrega, nos abocaremos a explicitar la importancia de contar con los equilibrios macroeconómicos que permitan su permanencia y sustentabilidad.

Dado este marco, en los próximos acápites abordaremos el equilibrio fiscal necesario para financiar los gastos corrientes (evitando el endeudamiento local e internacional para ese fin), y el externo que posibilitará la generación de las divisas indispensables para el funcionamiento del aparato productivo.

Equilibrio Fiscal

Los registros contables del Tesoro Nacional (TN) adecuados a los estándares internacionales, diferencian entre:

  • los ingresos y egresos vinculados al funcionamiento de la administración pública (lo fiscal primario) y
  • las erogaciones necesarias para atender el pago de los intereses de la deuda iii(lo fiscal financiero).

Naturalmente el primero de los puntos puede tener resultado positivo, neutro o negativo; el segundo, por cierto, en el presente y en los próximos años solo será negativo.

De allí surge la importancia de obtener un Superávit Fiscal Primario (SFP), porque es la única manera de encontrar el Equilibrio Fiscal (EF = SFP – Intereses de la Deuda Publica

Ahora bien, el SFP se genera en pesos, pero una parte de los compromisos de la deuda es en dólares; por lo cual el TN debe hacerse de las divisas en el Mercado Único de Cambios (MUC) o producir el intercambio de monedas en el Banco Central de la República Argentina ( BCRA).

En el mediano plazo el orden de magnitud que debe alcanzar el SFP se ubica en el entorno de los U$S 10/12 mil millones por año. El sistema financiero ampliado domestico podrá fondear con un máximo de 3/4% del PBI el déficit fiscal (en corto plazo) hasta que se alcance la meta del SFP.

Señalamos, oportunamente, en “¿Quién debe pagar la deuda?”  que: “… en la campaña en curso se espera una cosecha estimada de alrededor de 130 millones de toneladas de cereales y oleaginosas, y que, aproximadamente el 80% de ella se obtendrá en la región de la Pampa Húmeda, generándose en la zona mencionada unos Márgenes Brutos (MB)v que oscilarán entre U$S14 y 15 mil millones”.

Es allí donde la aplicación de los Derechos de Exportación (DE), en su doble función tanto recaudatoria como reguladora del precio interno de los alimentos, sumada a una Ley de Alquileres que reduzca los precios del arrendamiento y de este modo mantenga constante la rentabilidad del productor (ex ante de la aplicación de los DE), emerge como una herramienta apta para la obtención de recursos en aproximadamente la mitad del MB.

A su vez, es dable señalar, que la reactivación de la economía permitirá generar el incremento recaudatorio que sumado a los DE determinará el necesario EF.

Equilibrio del Sector Externo

El saldo de la Cuenta Corriente (CC) de la Balanza de Pagos, determinado por el de sus componentes, definirá la sustentabilidad, en el tiempo, del esquema económico.

Integran la CC las denominadas:

  • Balanza Comercial (BC): diferencia entre el cobro y el pago de exportaciones e importaciones de bienes.
  • Balanza de Servicios (BS); saldos entre ingresos y egresos monetarios generados por seguros, fletes, turismo, aplicaciones informáticas y otros.
  • Balanza de Transferencias Unilaterales (BTU): remesas, donaciones o ayudas monetarias a no residentes.
  • Balanza de Rentas (BR): que recoge todos los ingresos y egresos generados por los factores productivos nacionales en el exterior, o de sus titulares no residentes en nuestro país.

Del repaso de las cuatro componentes se desprende la importancia central del superávit de la BC, de tal manera que compense los saldos negativos (prácticamente estructurales) de las otras tres.

Ahora bien, la política económica tiene que direccionarse para conseguir dicho objetivo, que en orden de magnitud presenta un piso de U$S 15 mil millones.

Los instrumentos a utilizar, entre otros, son básicamente:

  • Un Tipo de Cambio Competitivo, que permita la expansión en terceros mercados de la producción local y
  • Una Administración del Comercio Exterior (ACE) que favorezca prioritariamente la generación del empleo doméstico.

En síntesis, la búsqueda y posterior consolidación del equilibrio macroeconómico es la condición indispensable para que, el Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (MoDEPyS) orientado a la producción, consiga que los frutos del trabajo alcancen a todas las familias que habitan estas tierras.

* Lic. Guillermo Moreno, Lic. Pablo Challú, Lic. Walter Romero y Lic. Alejandro Alvarez (h).

Más notas de

Guillermo Moreno

Ajuste fiscal, jubilaciones, salarios: el FMI llegó, evitemos vernos en el espejo griego, el podcast de Guillermo Moreno

Ajuste fiscal, jubilaciones, salarios: el FMI llegó, evitemos vernos en el espejo griego

FMI, déficit y ajuste: la economía en la post pandemia

FMI, déficit y ajuste: la economía en la post pandemia

Dólar en manos privada, campo y reservas: Dolarizar no; argendólares, sí

Dólar en manos privada, campo y reservas: Dolarizar no; argendólares, sí

Acuerdo social, político y productivo: sobre modelos, planes, programas y proyectos en Economía

Sobre modelos, planes, programas y proyectos en Economía

Política tributaria: con el aporte solidario... muchas dudas

Política tributaria: con el aporte solidario... muchas dudas

Trabajo y desarrollo: sobre las Izquierdas y Derechas en la Economía

sobre las Izquierdas y Derechas en la Economía

Impuestos, paritarias e ingresos: el salario no es ganancia en "Un plan económico", el podcast de Guillermo Moreno

"Un plan económico" el podcast de Guillermo Moreno

Impuestos, paritarias e ingresos: el salario no es ganancia

El salario no es ganancia

Dólar, reservas, BCRA y PBI: ay, Patria mía

Ay, Patria mía

Cepo, dólar y reservas: sobre la política monetaria y la restricción externa

Sobre la política monetaria y  la restricción externa