¿Es usted un QI o NQI?

La primera y más importante pregunta que el inversor debería realizar un corredor es si se encuentra clasificado como un intermediario calificado (QI). Todas las instituciones financieras fuera de EE.UU., incluidas las de Argentina, que adquieren valores norteamericanos por cuenta de clientes se clasifican bajo el Capítulo 3 del Código de Rentas Internas de EE.UU. como intermediario calificado (QI) o como intermediario no calificado (NQI).

Para ser elegible para mantener la clasificación de QI, un país debe tener sus regulaciones Conozca a su Cliente (KYC, por sus siglas en inglés) aprobadas por el IRS. Argentina ya tiene aprobada sus regulaciones KYC, por lo que todos los corredores / brokers argentinos tienen la opción de clasificación como QI.

La clasificación por defecto de todas las instituciones financieras es NQI, por lo que en caso de querer modificarse este estado deben solicitar formalmente ser QI y aceptar cumplimentar con ciertas obligaciones. Ya dijimos en oportunidades anteriores que, si bien estas normas norteamericanas han estado vigentes desde 2001, el gobierno de EE.UU. manifestó públicamente en 2009 que cualquier institución que no firme un acuerdo (es decir, todas las NQI) sería considerada como facilitadora de la evasión de impuestos.

A medida que estas regulaciones se difundieron en todo el mundo, cada vez más instituciones financieras optaron por evitar el daño a la reputación y las consecuencias de ser un NQI, y luego procedieron a firmar el acuerdo de QI con el IRS de EE.UU. . En la actualidad hay aproximadamente 5.000 QI y solo muy pocos de ellos se encuentran en Argentina.

¿Cuánto impuesto habrá que pagar en EE.UU.?

Si va a negociar con valores estadounidenses, es probable que en algún momento reciba lo que se denomina ingresos "FDAP" de Estados Unidos. FDAP significa ingresos fijos, determinables, anuales o periódicos. En la práctica, para la mayoría de los inversores en valores, esto significa dividendos de acciones e intereses (pagos de cupones) sobre ciertos bonos estadounidenses, los cuales son llamados "intereses de cartera".

Para explicar esto, comencemos con algunos conceptos básicos. La alícuota de retención predeterminada sobre los dividendos y los intereses de cartera pagados por un emisor estadounidense es del 30%. La alícuota de retención sobre los dividendos se puede reducir si el inversionista (también conocido como beneficiario final) puede reclamar ese beneficio bajo un convenio para Eevitar la doble imposición. La alícuota de retención sobre los intereses de cartera es del 0% siempre que el beneficiario no sea estadounidense. Esto se denomina "exención de intereses de cartera".Eevitar la doble imposición. La alícuota de retención sobre los intereses de cartera es del 0% siempre que el beneficiario no sea estadounidense. Esto se denomina "exención de intereses de cartera".

Si asumimos que la mayoría de los clientes de un corredor / broker argentino es residente argentino a los efectos fiscales, no habría beneficio en la retención sobre los dividendos de fuente norteamericana, ya que Argentina no tiene un convenio para evitar la doble imposición con EE. UU., La tasa de retención será del 30%.broker argentino es residente argentino a los efectos fiscales, no habría beneficio en la retención sobre los dividendos de fuente norteamericana, ya que Argentina no tiene un convenio para evitar la doble imposición con EE.UU., la tasa de retención será del 30%.

Sin embargo, si el inversor argentino está invirtiendo en bonos de EE.UU., lo único que debe hacer es demostrar que no es estadounidense y, por lo tanto, debería pagar un impuesto del 0% en el lugar del 30%. Puede hacer esto con un formulario W-8BEN si es un individuo o un W-8BEN-E si es una entidad (corporación). Muchos corredores / brokers argentinos ya solicitan estos formularios al abrir la cuenta y requieren su actualización periódicamente.brokers argentinos ya solicitan estos formularios al abrir la cuenta y requieren su actualización periódicamente.

El problema en la práctica es que muchos corredores carecen de sistemas para diferenciar entre dividendos e ingresos por bonos. O simplemente optan por aplicar una política general, independientemente de las afirmaciones de sus clientes, y aplican una tasa impositiva del 30% en todos los casos (porque es más fácil y sencillo).

El resultado neto es el mismo, y es posible que deba pagar un impuesto del 30% sobre los intereses de la cartera, incluso si ha demostrado y certificado que no es una persona estadounidense y tiene derecho a estar exento de retención en la fuente. Esto se denomina "retención excesiva".

Si el corredor es un QI, hay muchas menos posibilidades de que se produzca esta retención excesiva que si su corredor es un NQI, ya que los QI tienen reglas más estrictas a seguir y no se permitiría adoptar una política general que dañe financieramente a un cliente , además de que sería un incumplimiento material sancionable bajo el acuerdo con EE.UU.NQI, ya que los QI tienen reglas más estrictas a seguir y no se permitiría adoptar una política general que dañe financieramente a un cliente, además de que sería un incumplimiento material sancionable bajo el acuerdo con EE.UU.

¿A quién le envía mi información personal?

Si un inversor abre una cuenta (o ya tiene una) con un corredor que es un intermediario no calificado (NQI), sus datos personales se compartirán con al menos una y posiblemente dos organizaciones. Primero, debido a que EE.UU. no se confía en los NQI, las regulaciones fiscales efectuadas que todo beneficiario que reciben ingresos FDAP de fuente estadounidense debe ser informado individualmente al IRS o estar sujeto a sanciones financieras. Consiguientemente, la primera organización que está los datos personales del inversor es el gobierno de EE.UU.

Las regulaciones también permiten que un NQI revele sus clientes a un tercero, generalmente la institución financiera arriba en la cadena de custodia que les pagó los ingresos en primer lugar. Si un NQI lo revela como su cliente a esa institución financiera, esa otra institución financiera se convierte automáticamente en responsable de enviar esos informes al gobierno de EE.UU. en lugar del NQI. Esto significa que, además de que el gobierno de los EE.UU. obtiene los datos personales del inversor, otra institución financiera que se encuentra arriba en la cadena de custodia, y con el cual el inversor no mantiene ninguna relación, también está sus datos personales.NQI), sus datos personales se compartirán con al menos una y posiblemente dos organizaciones.

Primero, debido a que EE.UU. no se confía en los NQI, las regulaciones fiscales establecen que todo beneficiario que reciba ingresos FDAP de fuente estadounidense debe ser informado individualmente al IRS o estar sujeto a sanciones financieras. Consiguientemente, la primera organización que obtendrá los datos personales del inversor es el gobierno de EE.UU.

Las regulaciones también permiten que un NQI revele sus clientes a un tercero, generalmente la institución financiera arriba en la cadena de custodia que les pagó los ingresos en primer lugar. Si un NQI lo revela como su cliente a esa institución financiera, esa otra institución financiera automáticamente se convierte en responsable de enviar esos informes al gobierno de EE.UU. en lugar del NQI. Esto significa que, además de que el gobierno de los EE.UU. obtiene los datos personales del inversor, otra institución financiera que se encuentra arriba en la cadena de custodia, y con la cual el inversor no mantiene ninguna relación, también obtendrá sus datos personales.

La información que se comparte incluye el nombre, dirección, su clasificación según dos capítulos del Código de Rentas Internos de EE.UU., los documentos utilizados para determinar esa clasificación, el tipo y la cantidad de ingresos brutos que reciben a través de esa institución financiera en el año calendario anterior, tiene la cantidad de impuestos retenidos sobre esos ingresos y el nombre de la institución financiera en la que su cuenta.

Si por el contrario, el inversor tiene o abre una cuenta directamente con un intermediario calificado (QI), nada de ese intercambio de información se lleva a cabo porque los QI no tienen que revelar sus clientes a un tercero ni al gobierno de EE.UU .. .

Como puede verse, la elección de una institución financiera a los fines de inversiones en valores norteamericanos puede marcar una gran diferencia en términos de reputación, finanzas y en términos de quién puede ver su información personal. Por lo tanto, como inversionista que busca abrir una cuenta comercial, y si el mercado estadounidense está entre sus planes de inversión, debería pensar en el estatus que tiene su institución financiera frente a las autoridades estadounidenses.

* Daniel Domínguez es LLM en Tributación Internacional

** Ross McGill es experto en materia de retención de impuestos en Estados Unidos 

Más notas de

Daniel Dominguez

Monotributo, la reforma y su nuevo régimen

El nuevo régimen establece cómputos de crédito fiscal en el IVA

La OCDE recomienda a la Argentina ratificar el Instrumento Multilateral

La OCDE recomienda a la Argentina ratificar el Instrumento Multilateral

Tres preguntas que un inversor debería efectuar a su broker

Cada vez más instituciones financieras optan por evitar el daño reputacional

Convenio con Japón para evitar la doble imposición

Convenio con Japón para evitar la doble imposición

Qatar y los convenios para evitar la doble tributación y el fomento de la inversión extranjera

Qatar y el interés en atraer inversiones debe tener en cuenta otras normativas, como las cambiarias

Messi ¿tiene que pagar el impuesto a las grandes fortunas

Messi ¿tiene que pagar el impuesto a las grandes fortunas