Oportunamente en "Un Modelo de Desarrollo Económico-Segunda Parte" destacábamos:  "…la política económica tiene que direccionarse para conseguir como objetivo clave un superávit de Balanza Comercial (BC) que, en orden de magnitud, presente un piso de USD 15.000 millones".

Necesario, para garantizar la obtención de las divisas suficientes tendientes a saldar los compromisos externos asumidos y, a su vez, compensar el signo negativo del resto de los componentes de la Cuenta Corriente (CC) de la Balanza de Pagos . 

 Integran la Cuenta Corriente (CC) las denominadas: Balanza Comercial (BC) diferencia entre el cobro y el pago de exportaciones e importaciones de bienes; Balanza de Servicios (BS) saldos entre ingresos y egresos monetarios generados por seguros, fletes, turismo, aplicaciones informáticas y otros; Balanza de Transferencias Unilaterales (BTU) remesas, donaciones o ayudas monetarias a no residentes y Balanza de Rentas (BR) que recoge todos los ingresos y egresos generados por los factores productivos nacionales en el exterior, o de sus titulares no residentes en nuestro país

Para obtenerlo se deben utilizar, entre otros, los siguientes instrumentos:  

  • Un Tipo de Cambio Competitivo (TCC), que permita un incremento de la productividad de la economía vis a vis terceros mercados y,
  • Una "sana" Administración del Comercio Exterior (ACE) que facilite a las empresas locales la hegemonía en el mercado interno, la penetración en los externos y la generación del empleo doméstico.

TCC y ACE constituyen el "anverso y el reverso de una misma moneda" y de la cabal comprensión de esta "unidad" dependerá el "impacto virtuoso" de la aplicación de ambos instrumentos. 

En momentos de tanta confusión y utilización errática de herramientas de política económica por parte del actual oficialismo, se vuelve imprescindible un debate transparente, responsable y con honestidad intelectual de los actores económicos involucrados, de cara al porvenir.

En este marco, repasemos en términos de comercio exterior lo acontecido el año que acaba de terminar.         

La Balanza Comercial en el 2020 

La mayor parte del año próximo pasado transcurrió con una originalidad que resaltamos en "La Economía en la Post Pandemia"  ya que: "una ingente porción de las exportaciones realizadas no fue "liquidadas" en el Banco Central de la República Argentina (BCRA)".

A pesar de ello el saldo comercial, desde el concepto de "devengado" , lucía razonablemente robusto.  

Ahora bien en el último trimestre, el mensurado superávit "en volumen" se redujo notablemente para los meses de septiembre, octubre y noviembre, como se observa en el siguiente gráfico. 

En un primer análisis de los guarismos observados se verifica que, la proyección del último trimestre en un año calendario, invalida (inclusive contemplando el aumento en el precio de los commodities de exportación) cualquier posibilidad de renegociación de la deuda contraída con el Fondo Monetario Internacional (FMI), como así también el cumplimiento de lo acordado con los acreedores privados.

Es evidente que dado el actual contexto macroeconómico, la restricción externa emerge con toda su voluptuosidad ni bien algunos sectores productivos recuperan mínimos niveles de actividad. 

Ante esta palmaria correlación, solo resta: fracasar o intentar cambiar.  

          

¡¡¡Procuremos genuinamente los dólares!!!

En "Sobre Modelos, Planes, Programas y Proyectos en Economía" ubicamos la "dupla" TCC y "sana" ACE entre los aspectos centrales del modelo a desarrollar.

Con respecto a este último vector, el adjetivo "sana" refiere a decisiones eficaces, transparentes y consensuadas con las Cámaras Empresariales y los respectivos Sindicatos de modo de poder planificar la oferta productiva, cuidar el trabajo ad intra y generar las imprescindibles divisas.      

 Las "Mesas Sectoriales" serían elementos constitutivos de la administración comercial que propugnamos:

  • las del Sector Primario: cereales (trigo y maíz) y la cárnica (bovina, porcina y avícola). En ambas, se determinará el saldo exportable periodo a periodo, a partir de haberse estimado la producción y el consumo interno, con el objetivo de planificar el "negocio exportador".   El consumo interno de Trigo orilla los 7 M/Tn anuales (incluidas las 500.000 toneladas de semillas para la próxima cosecha), de Maíz 25 M/Tn anuales (contemplando 10 M/Tn de autoconsumo, y 15 M/Tn de alimento familiar y animal) y de Carne, de todo tipo, 120 Kilos per cápita anual. 
  • la del Sector Industrial: que contemplará maximizar la utilización de la capacidad instalada en todas las ramas y procurará una "Inserción Internacional Inteligente" con un dinámico abastecimiento del mercado interno.   

Sí "gobernar es crear trabajo" la "sana" Administración del Comercio Exterior apunta a ello y emerge como un pilar imprescindible en la implementación de un Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (MoDEPyS) orientado a la producción. 

*  Lic. Guillermo Moreno, Lic. Pablo Challú y Lic. Walter Romero

Más notas de

Guillermo Moreno

Un Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (Modepys)

Un Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (Modepys)

Trabajo, capital y comercio marítimo: sobre el transporte naval

Trabajo, capital y comercio marítimo: sobre el transporte naval

El complejo pesquero argentino

Los puestos de trabajo que habían alcanzado los 14054 en el 2010 declinaron (11,4%) a 12450 en el 2020

Trabajo, renta universal y oportunidades de empleo y desarrollo

Trabajo, renta universal y oportunidades de empleo y desarrollo

¿Renta universal o trabajo universal?

¿Renta universal o trabajo universal?

Industria textil argentina: un sector con buena "fibra"

Las compras de mercancías al exterior entre el 2016 y 2020 se contrajeron un 23,6% y las ventas lo hicieron en un 31%.

Crédito y financiamiento bancario: el problema ¿es la deuda?

El problema ¿es la deuda?

Industria farmacéutica argentina: un sector saludable

El sector está integrado por aproximadamente 354 laboratorios, 230 plantas manufactureras

Soja, retenciones y producción agropecuaria, con una mirada sobre el complejo sojero

La producción total aumentó en mayor medida, debido a un rinde promedio por hectárea 8,0%

“Promoción” industrial: el caso de Tierra Del Fuego

El régimen de excenciones provocó un boom de empresas