El trabajo en la industria ha sido históricamente un ámbito masculinizado, desde sus operarios hasta dirigentes sindicales y empresarios. Sin embargo, con el avance del feminismo y la conquista de derechos, las mujeres han tomado un lugar de mayor importancia en la producción nacional. Con la recuperación industrial luego de la pandemia del coronavirus, el Estado y los sectores privados se propusieron trabajar en  conjunto para incluir a las mujeres.

Según el Indec en su dossier estadístico por el Día Internacional de la Mujer, el 29,4% de los varones se dedican a la Industria manufacturera y construcción, mientras que es el 8,4% de las mujeres las que se desempeñan en esos rubros. Por otra parte, el 25,2% de las femineidades trabajan en salud y educación. En ese sentido, una de las mayores problemáticas se encuentra en la brecha laboral y en el impedimento que suele dar la articulación entre las tareas de cuidado, que generalmente recaen en las mujeres, y su desarrollo profesional.

La coordinadora del Gabinete de Género del Ministerio de Desarrollo Productivo, Paula Basaldúa, destacó a BAE Negocios que, en la actualidad, “las mujeres están insertas en la producción como trabajadoras, científicas, técnicas, líderes de empresas y hasta líderes en las organizaciones”. No obstante, aclaró que “lo que sí sigue siendo escaso es la representación en el empleo privado”, ya que solamente alcanza al 33% del total y al 18% en el caso de la industria en particular.

 “Tenemos muchos desafíos por delante para acortar esa brecha. El primero es que por cada empleo nuevo que se cree se tenga en cuenta la paridad de género en la elección del personal”, explicó  Paula Basaldúa, quien también subrayó que más del 30% de los programas del Ministerio de Desarrollo Productivo tienen perspectiva de género en su implementación y su evaluación.

Al respecto, la cartera productiva creó el “Consejo Asesor para la transversalización de las políticas de desarrollo nacional con enfoque de género en el sector productivo” que junto a las principales entidades empresarias elaboran una agenda para el trabajo en conjunto.

De esta iniciativa participa Irini Wentinck, presidenta de la comisión de Género y Diversidad de la Unión Industrial Argentina (UIA) y fundadora de la Red de Mujeres de la Industria Argentina (RedMIA), que destacó que "la industria está comenzando a ser un espacio cada vez más atractivo para el desarrollo profesional-laboral de la mujer" y enfatizó que dentro de contextos "cada vez más desafiantes, contar con diversidad de miradas en los equipos de dirección, es fundamental para encontrar soluciones más adecuadas, creativas e innovadoras".

Por su parte, Nora Reznik, la primera mujer en ocupar el puesto de Secretaria General de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra) en sus 117 años de existencia, remarcó a este diario que “las mujeres ocupan una parte importante en la industria metalúrgica”. “Con el tiempo y gracias a las medidas que se han tomado, tanto desde el movimiento de mujeres en distintos estamentos, como en las medidas que tomó el Estado, las mujeres ocupamos puestos en un amplio espectro”, analizó.

Nora Reznik, secretaria general de Adimra

Cuántas mujeres trabajan en la industria

En esa línea, una encuesta que Adimra la llevó a cabo el año pasado reveló que el 39% de las trabajadoras mujeres en las empresas encuestadas realizaba tareas administrativas, mientras que alrededor del 60% “reconoció no incentivar la contratación de mujeres en actividades no tradicionales”.

Al analizar la perspectiva de género en la industria, no hay que dejar de lado que las fábricas tienen una larga tradición de lucha en cuanto a la conquista de derechos y el feminismo no escapa a esa realidad. De hecho, el Día de la Mujer trabajadora se conmemora a nivel mundial en honor a las 129 obreras que murieron en el incendio de la fábrica Cotton, de Nueva York, Estados Unidos, luego de que se declararan en huelga con permanencia en su lugar de trabajo.

Irini Wentinck, presidenta de la comisión de Género y Diversidad de la UIA

"Sin dudas este sector ha sido el territorio de varones, pero con el tiempo, las mujeres hemos ocupado lugares y seguimos creciendo. Nos sentimos muy optimistas en cuanto al futuro de esta cuestión. Esta temática la tratamos y estudiamos en todo el país, o sea, la hemos federalizado", destacó Reznik.

Paula Basaldúa, titular del Gabinete de Género del Ministerio de Producción

Industria y tareas de Cuidado

Ante la amplitud de la brecha laboral en la industria, Basaldúa destacó que, por ahora, “las mujeres tienen una menor participación” que se debe a una “segregación horizontal” por dos motivos.

El primero es que las mujeres se “insertan tradicionalmente en espacios de trabajo feminizados como son la salud y la educación”, y no lo hacen en los “ámbitos más masculinizados como son los empleos industriales”.

El segundo motivo, para la titular del Gabinete de Género, es la disparidad en las tareas de crianza de los hijos o de cuidado que implican un mayor consumo de tiempo en labores no remuneradas, cosa que provoca “una merma en sus ingresos”.

"Sin una redistribución más equitativa de las actividades de crianza y cuidado de personas dependientes, difícilmente las mujeres puedan participar en aquellos ámbitos donde puedan ver fortalecido su desarrollo profesional, personal y político", aseguró la funcionaria a este diario. 

En esa línea, Wentinck destacó que una de las problemáticas que ella ve en la inserción industrial de las mujeres es justamente "la cantidad de horas dedicadas a las tareas de cuidado del hogar" y sumó a ello las "creencias limitantes, desarrolladas a partir de una educación que no las 'imaginó' como empresarias o dirigentes". 

"Nunca pensé a la industria como posibilidad. Tenía muy cerca el ejemplo de mi mamá que había estudiado ingeniería y, sin embargo, nunca había podido conciliar ambos mundos (el de la profesión y el cuidado)", contó la presidenta de RedMIA.

Tanto Basaldúa desde el Estado como Reznik y Wentinck en el ámbito privado señalaron que "todavía falta mucho camino por recorrer", pero que se trabaja "con mucho empeño en eso". 

"Siempre tuve claro que las mujeres podían acceder a cualquier puesto dentro de la empresa y me enorgullezco de contar con un plantel de personal femenino desde la línea de producción hasta puestos gerenciales. Destaco que el trabajo es un tema que abarca a mujeres, varones y otros géneros por igual. Ese es el desafío", reflexionó Reznik.

Más notas de

Julieta Romero

El dólar blue hoy bajó por primera vez en dos semanas, pero quedó cerca de su máximo

El dólar blue bajó por primera vez en dos semanas

Refuerzo de Ingresos: cambia el calendario de pago por los feriados

Refuerzo de Ingresos: cambia el calendario de pago por los feriados

Día del Padre en Anses: accedé al beneficio que se entrega este lunes

Día del Padre en Anses: accedé al beneficio que se entrega este lunes

El dólar blue hoy tocó su máximo en un mes y quedó por arriba del dólar ahorro

El dólar blue subió y quedó por arriba del dólar ahorro

8M Día de la Mujer: el desafío de reducir la brecha laboral y de género en la industria

El desafío de reducir la brecha laboral de género en la industria

Argentina cerró el acuerdo con el FMI

El debate comenzará en la Comisión de Presupuesto

Pymes respaldan el acuerdo con el FMI, aunque admiten que podrían "padecerlo"

Pymes respaldan el acuerdo con el FMI, aunque admiten que podrían "padecerlo"

El aumento de naftas impulsará a la inflación de febrero

Inflación 2022: impacto del aumento de naftas

Las pymes argentinas, al infinito y más allá

Las pymes argentinas, al infinito y más allá

Pymes piden test de Covid en las fábricas para evitar el ausentismo por contacto estrecho

Guillermo Merediz junto a Gustavo Castel y Daniel Rosato de IPA