La inversión productiva rebotó 72,4% en mayo, tras dos meses de brutales caídas que la llevaron a niveles históricos similares a los de la crisis de la megadevaluación del 2002. La importante recuperación parcial de la construcción y un repunte relativo de la compra de equipos de producción de origen nacional, que se había desplomado demasiado en abril, fueron las protagonistas. Con todo, la formación de capital fijo sigue en el pozo y está 38,6% por debajo de los niveles previos a la pandemia.

Los datos corresponden al Indicador Mensual de Inversión (IMI), que realiza el Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ITE-FGA). La contracción del IMI respecto a mayo del 2019 sigue siendo de 47,9%. El 80% de ese descenso ocurrió en marzo-abril. El resto forma parte del fuerte derrumbe previo, que ya venía ocurriendo con la fenomenal recesión del 2018-2019, al cierre del período Cambiemos.

Sin ir más lejos, entre marzo del 2018 y mayo del 2020 la caída de la inversión, supuesto factor fetiche de la demanda agregada del Gobierno anterior, el desplome acumuló un total de 56,4%. Más de la mitad de los niveles de la inversión se perdieron en el interín. El dato demuestra que pasaron cosas.

En mayo la clave para el repunte parcial fue la construcción, que había contraído 67,1% en marzo-abril. Un rebote de 99,9% moderó ese fuerte derrumbe y traccionó a la inversión, de la mano del relajamiento de la cuarentena. Pero ese repunte parcial se vio acompañado por el del equipo durable de producción fabricado en el país, que desaceleró su contracción interanual durante mayo. Mientras que había registrado un desplome histórico de 82,6% en abril, en mayo se contrajo “apenas” 68,5% interanual. “Este sector había sido el mas afectado durante abril, con lo cual la leve mejora traccionó la inversión”, sostuvieron desde ITE-FGA.

En esos dos factores de la inversión productiva se asentó la recuperación parcial de mayo. El equipo durable de producción importado tuvo una baja de 30,6% interanual, en línea con el desplome que vienen mostrando mes a mes las importaciones (había caído 34,9% en abril). En total el equipo durable registró una baja de 46,9%, lo que da cuenta de cierto rebote respecto al 56,9% de abril.

Desde ITE-FGA afirmaron: “La apertura del ASPO mas que nada en el interior del país sumado a una relajación parcial en AMBA, hicieron que la actividad vuelva a moverse. Con este incremento mensual, la inversión recupero la totalidad de la caída de abril, situándose nuevamente en el nivel registrado en marzo 2020”. Es decir, la recuperación de mayo equivalió a uno de los dos meses de desplome. Todavía queda sortear lo perdido en marzo.

En el primer trimestre, la tasa de inversión sobre PBI se contrajo a 12,5% y se espera que llegue a 10% u 11% en el segundo. Se trata de números que sólo se vieron en el 2002 y la hiperinflación. Niveles en los que las empresas no llegan a reponer el desgaste de los bienes de capital y se comprometen las posibilidades de crecimiento.

Aunque tanto el gobierno de Cambiemos como el del Frente de Todos se propusieron, al ganar sus respectivas elecciones, darle al mercado señales que generen un clima de inversiones productivas, en el medio siempre “pasaron cosas”: la megadevaluación, producto del endeudamiento y el ingreso de dólares sólo financieros, con el consecuente atraso cambiario, y la fuga, en el primer caso; y la cuarentena particularmente rígida, en el segundo.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Aunque siempre ganan, el BCRA moderó la renta bancaria

Aunque siempre ganan, el BCRA moderó la renta bancaria

El Presupuesto 2021 en cinco claves

El Presupuesto 2021 en cinco puntos

El BCRA entró en modo absorción

El BCRA entró en modo absorción

Caen el consumo masivo y el empleo en supermercados

Caen el consumo masivo y el empleo en supermercados

El consumo en supermercados cayó 5,7% real

El consumo en supermercados cayó 5,7% real

Economistas advierten por la posibilidad de una devaluación sin ventajas

Economistas responden: ¿tendría sentido devaluar?

AUH, Tarjeta Alimentar y Desempleo en el Presupuesto 2021: sin IFE y ATP, habrá una caída de 14% real en el gasto social

Presupuesto 2021: sin IFE y ATP, habrá caída de 14% real en el gasto social

La economía anotó su cuarto mes consecutivo de recuperación

La economía anotó su cuarto mes consecutivo de recuperación

El superávit comercial se desplomó 60% en septiembre

El superávit comercial se desplomó 60% en septiembre

Mayoristas en alza y apertura: una combinación compleja

Mayoristas en alza y apertura: una combinación compleja