Oportunamente, en “Bitácora del fracaso” (BAE Negocios, 15/04/2019), se desarrolló cómo la “administración Cambiemos”, desde sus inicios, gestó una condición de “atrapado sin salida”, ya que:

  • generó una inconsistencia sistémica entre la Política Fiscal y la Monetaria,
  • disminuyó, ostensiblemente, el poder adquisitivo de los ingresos populares (jubilaciones, pensiones y sueldos o salarios de los trabajadores, entre otros), al devaluar la moneda un 60%, quitar casi todas las retenciones que ostentaban las exportaciones de productos primarios, e incrementar (sin el correspondiente estudio de costos que lo justificara) las tarifas de los servicios públicos,
  • incurrió en una desacertada estrategia de apertura comercial irrestricta, generando una desprotección, en el mercado doméstico, a las empresas nacionales,
  • pretendió subsanar la recesión generada (por la disminución de la demanda), con un incremento exponencial de las erogaciones públicas. Así, recaudando menos (al deteriorarse el nivel de actividad) y gastando más, comenzó el sendero de duplicación del déficit fiscal, y de endeudamiento externo (privado) para su financiación, y
  • espiralizó el Déficit Cuasifiscal (1) al aumentar la cantidad de Letras del Banco Central -Lebac- (que devengaban interés) volcadas al mercado, para esterilizar la Emisión Monetaria, derivada de la deuda en dólares que necesitaba intercambiarse por pesos para “cumplir” con los Gastos Corrientes.

Ahora bien, iniciado el 2018, este absurdo proceder desencadena una Supercrisis (2) que intenta “palearse” recurriendo a un empréstito con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Luego de “rápidas” negociaciones, firman un acuerdo por un crédito Stand-By, que, con una posterior extensión, alcanzó los U$S 57mM. 

Las condicionalidades para su desembolso determinaron, entre otros: un ajuste en los gastos del Sector Público, un incremento en la tasa de interés (que produjo un efecto “crowding out” -desplazamiento- sobre el crédito al sector privado), una modificación al alza del tipo de cambio, la reintroducción de los Derechos de Exportación y una prohibición explícita de incrementar la Base Monetaria.  

Ante este panorama... “la suerte estaba echada”.

Solo restaba el acto electoral para que se hiciera evidente. Producido… dada la cosmovisión del presidente entrante, aconteció lo obvio.

“Todo cambia... para que nada cambie

adaptación del “Gatopardo” de Giuseppe Lampedusa

 

Si bien la nueva gestión irrumpió con un marco “pandémico” por el Covid-19, los errores cometidos, sobre todo en el plano económico, fueron de tal magnitud que agravaron la coyuntura heredada.

Como corolario de lo ut supra señalado, se abordó una incorrecta negociación con el FMI, que culminó con la firma de un “impracticable” Acuerdo de Facilidades Extendidas, que presenta un esquema macroeconómico subyacente, que conduce:

  • o bien a una Hiperinflación (si no se cumple con él), vía expansión de la Base Monetaria, necesaria para financiar el Déficit Fiscal Total (3) , acompañada por una caída de la Demanda de Dinero -a partir de un incremento en su velocidad de circulación (4), que devendría en la nula transacción de bienes y de servicios (desabastecimiento agravado) debido a la imposibilidad de realizar el cálculo de costos y la futura determinación de los precios de venta, o
  • a una Hiperrecesión (si se acata lo firmado), tal cual fuera sintetizado en “Acuerdo con el FMI: ya salió mal... y ahora será peor” (BAE Negocios, 13/03/2022), donde se señalaba que la Política Fiscal, Monetaria y de Ingresos, analizadas individualmente eran recesivas en distinto grado, pero, enlazadas, son extremadamente nocivas.

En ese diseño, “el ajuste” lo hará el Sector Privado, que deberá financiar al S. Público y garantizar la acumulación de Reservas en el BCRA con una caída en su actividad, en sus inversiones y en la generación de empleo, lo que hace al esquema no sólo fuertemente recesivo, sino también notoriamente perjudicial para el futuro del país.

Nuevamente, los procesos se aceleran y, en poco más de treinta días, se asiste con incredulidad a la presencia de tres ministros de economía distintos.

Entre los días 2 de julio y 3 de agosto de 2022, ejercieron el cargo el Lic. Martín Guzmán, la Lic. Silvina Batakis y el Dr. Sergio Massa.

Pero...

“Es al ñudo que lo fajen, al que nace barrigón” (5)

dicho popular

Aunque faltan medidas por definir y anunciar, ya se puede avizorar el sentido y la dirección que la nueva conducción le dará a la política macroeconómica.

Un ajuste en sintonía a lo requerido por el Acuerdo de marras, a partir, entre otros elementos, de un incremento en las tarifas de luz y gas, que ahora afectarán también a hogares de ingresos medios o, incluso, bajos; unido a la decisión gubernamental de no recurrir al BCRA para financiar sus desbalances de caja, los denominados Adelantos Transitorios.

Esta sobreactuación, estaría buscando serenar las expectativas y evitar un colapso cambiario y financiero, pero, en definitiva, significa que se ha optado por un esquema recesivo cuyo costo lo pagarán los trabajadores activos y pasivos.

Es importante determinar, entonces, que de las tres posibilidades que se le presentaban a la política económica:

  • menos ajuste -incumpliendo con el Fondo-, alternativa que siguió el Gobierno con el ministro Guzmán,
  •  ajuste -cumpliendo con el Fondo-, que había insinuado la ministra Batakis, o
  • un nuevo enfoque, palmariamente explicitado en “Hay que acordar con el FMI, pero ¿quién aporta el dinero?” (BAE Negocios, 07/02/2022) que propone, honrar los compromisos externos con un “aporte patriótico” de los Terratenientes de la Zona Núcleo de la Pampa Húmeda, que será “compensado” con un Bono del Tesoro Nacional, en dólares, con tasa de interés internacional y transable en el mercado secundario. 

      el flamante ministro ha optado por impulsar un mayor ajuste, a cargo de los sectores de ingresos fijos (trabajadores, jubilados, pensionados, etcétera).

Este no es el camino, porque, como es sabido: “los muertos no pagan”.

Solo definiendo con precisión cual es el origen de los fondos para honrar los compromisos externos, tal cual fue señalado en “Este acuerdo con el FMI: ¡¡hay que reformularlo!!” – parte II (BAE Negocios, 07/08/2022), y prohijando que “florezcan las flores”, y se expanda la Oferta de Bienes y Servicios, con una Justa Distribución del Ingreso, se sentarán las bases, de una vez y para siempre, de un Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (MoDEPyS), con orientación a la producción.

Lic. Guillermo Moreno

Lic. Pablo Challú

Lic. Walter Romero

Agradecemos la colaboración de Marcos von Ifflinger

Locución del Podcast: Adriana Costa 

 

(1)Se define como Déficit Cuasifiscal al saldo negativo entre intereses cobrados y pagados por el Banco Central de la República Argentina ( BCRA).

(2)Para profundizar en el concepto se recomienda la lectura de “Llegó la Supercrisis, evitemos la Hipercrisis” (BAE Negocios, 13/05/2018).

 

(3) El Déficit Fiscal Total es la sumatoria de los Déficits: Financiero de la Tesorería Nacional, el de las Jurisdicciones Sub Nacionales y el “Cuasifiscal” del Banco Central de la República Argentina.

 

(4) La Velocidad de Circulación del Dinero es la frecuencia con la que el dinero circulante en una economía se gasta en bienes y servicios, durante un determinado período de tiempo.

(5) El significado del “dicho” refiere a lo vano del intento por “esconder” la verdadera esencia del ser o del proceso.

Más notas de

Guillermo Moreno

Sector Externo: decisiones imprudentes (Parte II)

Sector Externo: decisiones imprudentes (Parte II)

Argentina, ¿una economía de extracción o de producción y empleo?

Argentina, ¿una economía de extracción o de producción y empleo?

Palabras más, palabras menos...: "dólar soja" e inflación

Palabras más,  palabras menos...

Cuando el saldo de la balanza comercial toca fondo: ¿cómo cumplir con el Fondo?

Cuando el saldo de la balanza comercial toca fondo: ¿cómo cumplir con el Fondo?

Radiografía del fracaso: 2014-2022

Radiografía del fracaso: 2014-2022

AFIP y el Anticipo de Ganancias ¿sobre rentas extraordinarias?

BlogTributi

Piensan y actúan: ¡¡mal!!

Piensan y actúan: ¡¡mal!!

Nada nuevo bajo el sol: tarifas, salarios y medidas económicas

Nada nuevo bajo el sol

La Política Monetaria: ¡¡Inconsistente!!

La Política Monetaria: ¡¡Inconsistente!!

La situación fiscal: ¡insostenible!

La situación fiscal: ¡insostenible!