La negociación entre el Gobierno y los acreedores para la reestructuración de USD66.248 millones de deuda externa se trabó en las últimas horas y cayeron los acuerdos de confidencialidad (NDA por su sigla en inglés) bajo los cuales intercambiaban hasta este miércoles, confiaron a BAE Negocios fuentes oficiales. En el Ejecutivo apuntan a Blackrock y sus principales aliados como los más duros y aseguran que Alberto Fernández definió que no se moverá de los USD50 más el endulzante con cupón atado a las exportaciones agropecuarias. El fondo de Larry Fink respondió con amenazas de litigio.

De esta forma, las conversaciones se extenderán aunque no serán confidenciales. También se demorará la formalización de la oferta oficial definitiva para el canje, con la enmienda a la propuesta inicial en la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC).

"Sigue habiendo una distancia importante. Las pretensiones de los acreedores siguen siendo insostenibles", le dijeron a este diario fuentes del Gobierno, que reconocieron que es prácticamente imposible que la negociación se cierre antes del viernes.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, les presentó a los acreedores en los últimos la última versión de la oferta oficial que recoge varios de los pedidos de los bonistas y eleva hasta casi USD50 el valor de recupero de los títulos descontado a una tasa del 10%, el tope que planteó el FMI de acuerdo a su parámetro de sostenibilidad. Además, incluye un endulzante con un cupón atado a las exportaciones agropecuarias, que agrega USD3 adicionales, por lo que el ofrecimiento se acerca mucho a las pretensiones de los bonistas que oscilan entre los USD53 y USD55, de acuerdo a las contrapropuestas que presentaron el fin de semana.

Pero un conjunto de bonistas encabezado por Blackrock, el mayor fondo de inversión del mundo, sostiene su rechazo.

"Los inversores respondieron a la información provista por Argentina proponiendo ajustes con los que Argentina no puede comprometerse de manera razonable, algunos de los cuales son ampliamente inconsistentes con el marco de sostenibilidad de deuda que necesita la República para restaurar la estabilidad macroeconómica y para avanzar con un programa con el FMI", expresó Economía en un comunicado oficial a última hora del miércoles.

Según las mismas fuentes, el Presidente definió que no cederá más y afirma que la pelota ahora está del lado de los acreedores.

Una de las razones principales del empantanamiento de las conversaciones es la creciente interna entre los fondos de Wall Street. El Comité de Acreedores de Argentina (ACC por su sigla en inglés), liderado por Hans Humes, CEO de Greylock, e integrado por Fintech, del mexicano David Martínez, y Gramercy, entre otros, muestran una posición más conciliadora y mayor predisposicón a cerrar un acuerdo.

En cambio, Blackrock, Ashmore, Fidelity y otros fondos del Grupo Ad hoc más algunos integrantes del Grupo de Tenedores de Bonos del Canje 2005 mantienen una posición más dura. Reclaman cobrar tanto el cupón atado a exportaciones o un cupón PBI como el pago de los intereses devengados en efectivo. En concreto, la contraoferta de este sector implicaría USD3.000 millones menos de quita que la propuesta de Guzmán.

En particular, el Gobierno apunta contra Blackrock, la firma que comanda Fink. "Dice que hace una oferta razonable pero no es así", plantean en el Ejecutivo. Se trata de un actor clave ya que, por su peso específico en el establishment financiero internacional, su adhesión a la propuesta oficial de canje podría arrastrar a muchos acreedores al acuerdo.

La respuesta de Fink y sus aliados no se hizo esperar y advirtió al Gobierno sobre un posible litigio en Nueva York que, de concretarse convertiría el default parcial vigente en un default general. A través de un comunicado de su Grupo Ad Hoc de Acreedores, dijo que ahora considera utilizar "todos los derechos y recursos disponibles”.

Con todo, en los últimos días comenzó una incipiente migración de fondos de un grupo a otro. Disconformes con los más duros, algunos tenedores se acercaron al ACC. Así, el comité más dialoguista creció en cantidad de acreedores adscriptos, según pudo confirmar BAE Negocios con fuentes de los bonistas y del Gobierno.

El Ejecutivo deberá definir los próximos pasos de una negociación que se extenderá más allá del viernes, la actual fecha de cierre de la invitación al canje que ya fue prorrogada en cuatro oportunidades. "La República evaluará todas las opciones disponibles como parte de un proceso integral para restaurar la estabilidad macroeconómica", señaló el comunicado oficial.

Más notas de

Juan Strasnoy Peyre

El FMI confirmó la visita de una misión a comienzos de octubre para avanzar en la negociación con el Gobierno

Gerry Rice, vocero del FMI, confirmó una misión técnica del organismo para comienzos de octubre

El consumo en supermercados creció 1% interanual en julio

El consumo en supermercados creció 1% en julio

Dólar: pese a las nuevas restricciones, la fuga de fondos extranjeros continúa e impulsa la brecha cambiaria

La fuga de fondos extranjeros continúa e impulsa la brecha

A una semana del ajuste al cepo, sigue paralizada la operatoria del dólar ahorro

¿Por qué sigue paralizada la venta de dólar ahorro?

El Gobierno busca anclar las expectativas para contener la volatilidad cambiaria

Test del Gobierno para contener la tensión cambiaria

Supercepo: afloja el dólar paralelo pero el Central vuelve a vender reservas por baja oferta

Pese al supercepo, el Central no logra frenar la venta de reservas

FMI sobre el Presupuesto y el ajuste del cepo al dólar: "Estamos evaluando las medidas y las discutiremos con el Gobierno"

El FMI dice que discutirá con el Gobierno el ajuste del cepo

Dólar: el Gobierno asegura que el salto estaba previsto y espera que la brecha afloje

Dólar: el Gobierno asegura que el salto estaba previsto

Pese al endurecimiento del cepo al dólar, el Gobierno consiguió $14.000 millones para el Tesoro

Pese al cepo recargado, Economía consiguió $14.000 M

Dólar: con un ajuste del cepo, el Gobierno apuesta a bajar la brecha y cortar la sangría de reservas

Con un ajuste del cepo, buscan cortar la sangría de reservas