"En el mundo de ceros y unos, vamos por la diversidad". La frase es lema de Las de Sistemas, una organización de personas que trabajan en la industria de la tecnología abocada a lograr la igualdad de género en su rubro. Una de las preguntas clave que se hacen es ¿cuántas mujeres y personas LGBTIQ+ hay en el sector tecnológico? La respuesta es difícil de contestar por la falta de cifras oficiales, algo que la iniciativa Gender Scan, en la que la agrupación colabora, busca cambiar.

Alrededor del mundo, las mujeres representan el 34% de las personas con títulos profesionales en formación científica y tecnológica, y sólo integran un 28% de las personas que trabajan en STEM (es decir, las disciplinas vinculadas a ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), de acuerdo a los últimos datos de las encuestas de Gender Scan, una organización francesa fundada en 2008 que busca identificar la composición de género en empresas y universidades, la diferencia de tratos entre hombres y mujeres y la brecha salarial.

En América Latina, los números son incluso más bajos que la media mundial: las mujeres conforman el 31% de las personas tituladas en STEM y 22% de quienes trabajan en el sector. Sobre cuántas de ellas son trans, o cuántas personas no binarias o varones trans hay entre todos los profesionales del rubro, no hay ningún dato disponible.

Qué es Gender Scan

Desde 2017, Gender Scan realiza una encuesta internacional para personas que trabajan en ciencia y tecnología, y en 2021 por primera vez participarán países de Latinoamérica. Las de Sistemas, Chicas en Tecnología y Media Chicas son algunas de las organizaciones argentinas que colaboran en su difusión dentro del país.

Con su encuesta anual, Gender Scan insta a los gobiernos a publicar anualmente el "porcentaje de mujeres estudiantes y tituladas” en STEM, indica la organización. Esto “permitirá evaluar la capacidad de la formación científica y tecnológica universitaria para atraer y cualificar a las mujeres necesarias para la investigación y para las empresas”, así como cuantificar el impacto que puedan tener medidas que se implementen para corregir la brecha de género.

Las de Sistemas colaboró con sugerencias y una revisión para adaptar por primera vez el formulario al español. Hay cuatro tipos de encuestas: una para adolescentes, otra para personas que están estudiando carreras de STEM, una tercera para quienes ya trabajan en el rubro, y una última para personas emprendedoras del rubro.

"Cualquier persona puede contestar la encuesta", siempre que trabaje en un rubro STEM, ya que apunta a analizar desde la perspectiva de todos los géneros la presencia femenina y de la diversidad, y los tratos que reciben aquellas personas que no son hombres cis-género, contó a BAE Negocios Virginia Barros, co-fundadora de Las de Sistemas.

¿Dónde contestar la encuesta de Gender Scan?

Las encuestas se lanzaron en marzo por el mes de la mujer, y hay tiempo hasta julio para contestarlas.

 

Mujeres, minoría en el mundo tecnológico

“Mundialmente, por los datos que compartió Gender Scan, hay 28% de mujeres cis en carreas STEM, y en Argentina estamos presentes en un 16% en Informática. Además de ser algo mundial, en Argentina nos toca bastante”, remarcó Virginia Barros, de Las de Sistemas.

La especialista recordó que los últimos datos disponibles surgen de "un estudio que hizo Chicas en Tecnología, que analizó cuál es la situación de todas las carreras, en todas las universidades del país”. Ese análisis, realizado de forma manual en base a los datos que las integrantes de esa organización solicitaron individualmente a cada universidad, arrojó que entre 2010 y 2017 menos del 25% de quienes se inscribieron a Ingeniería fueron mujeres, y en Informática el número es aún más bajo, ya que ronda el 16%, tal como fue publicado en BAE Negocios.

Barros, licenciada en Sistemas que junto a un grupo de 30 colegas en 2017 conformó Las de Sistemas, también cita datos de una encuesta que realiza periódicamente la comunidad Sysarmy sobre condiciones laborales en tecnología desde la plataforma colaborativa Openqube, de empleados y exempleados de empresas. Para el período diciembre 2020-enero 2021, la encuesta indica que el nivel de participación de mujeres en el sector es de 15% y 0,5% son personas no binarias. La brecha salarial entre hombres y mujeres “es grande”: ellas ganan 25% menos que ellos, y la brecha es de 3% entre hombres cis y personas que prefieren no responder sobre su género, de acuerdo a sus datos.

"La brecha salarial entre hombres y mujeres sigue existiendo y parece haberse acentuado: ~25% respecto a un ~20% un año atrás", indica Sysarmy. Además, la brecha salarial en la población muestreada se hace más notoria a medida que aumentan los años de experiencia, aunque "las nuevas generaciones de mujeres en IT parecen tener condiciones laborales más equitativas".

La importancia de los números para cambiar la realidad

La realización de la encuesta de Gender Scan no sólo tiene el objetivo de mostrar la desigualdad de la presencia de mujeres cis, trans, personas no binarias y otros géneros en STEM, sino que también busca ser un “llamado a la acción” para los gobiernos, universidades y empresas privadas.

Necesitamos estos números, y sí, se pueden llegar a conseguir, pero requieren un montón de trabajo voluntario de un montón de gente”, remarcó Barros, que puso como ejemplo la investigación que hizo Chicas en Tecnología sobre los datos de carreras de toda la Argentina: “Obtener datos de todas las universidades del país es un laburo enorme, porque los tenés que pedir y afrontar la burocracia. Esto un llamado de atención a los distintos sectores, no sólo a las universidades sino también a las empresas, para que compartan y hagan públicos sus números”.

Las de Sistemas organiza todos los años la conferencia FemITConf

Los números pueden “ayudar a medir” si la situación de diversidad e inclusión mejora o no, y también permiten llevar adelante otro llamado a la acción para el país: “Empezar a registrar qué cosas se están haciendo en los distintos países que estén funcionando, que generen cambios positivos para ver si los podemos replicar y compartir” en Argentina, indicó Barros.

Sin embargo, todavía no es posible obtener un panorama total de la presencia de diversidad en el sector. “La encuesta de Gender Scan está muy apuntada a mujer cis, hombre cis u otros géneros. En Las de Sistemas tratamos de visibilizar más las diversidades, no sólo ver cuántas mujeres cis hay. Analizar cuánta diversidad hay para saber qué tan inclusiva es una empresa, por ejemplo”, explicó la referente de Las de Sistemas. Lo mismo le sucedió a Chicas en Tecnología cuando analizó la composición de género de las carreras: no se toma en cuenta otras identidades por fuera de “mujer” y “varón”.

 

Diversidad de género, clave de la reactivación post-Covid

Gender Scan plantea que la diversidad de género será fundamental para la recuperación económica cuando los peores momentos de la pandemia hayan quedado atrás. ¿Por qué? “La diversidad es sumamente importante en todos los aspectos, y sobre todo en la tecnología, porque con diversidad podés obtener mejores soluciones. Podés evitar tener sesgos en programas y aplicaciones, como sucede hoy en la inteligencia artificial. Apuntamos a mostrar los beneficios que tienen los equipos diversos”, explicó Barros.

“Uno puede tratar de pensar de manera más diversa, pero si no estás impregnado en el tema, o no tenés contacto con otras personas que no tengan tus mismas características, los vas a dejar de lado en la implementación de tu solución. Es sumamente necesario que se parta de soluciones donde los equipos son diversos, especialmente para dejar de excluir personas”, profundizó.

Un ejemplo útil para ilustrar esta problemática surge de un tweet que se hizo viral la semana pasada. “El idioma húngaro no tiene pronombres de género, entonces el Traductor de Google hace algunas suposiciones”, compartió un usuario. En la imagen que publicó, se ve cómo al intentar traducir frases sin un género marcado del húngaro al inglés con el traductor, las frases convierten al sujeto en femenino o masculino según las acciones que realicen o los adjetivos con los que se los califique: "Ő olvas. Ő mosogat" es traducido como "Él lee. Ella lava los platos". Esto no sucede porque Google en sí mismo sea machista o piense que las mujeres no pueden leer o los hombres no pueden lavar los platos, sino porque el algoritmo (el sistema con el que funciona), al intentar que el contenido cobre sentido por contexto, acude a las convenciones sociales que están atravesadas por los estereotipos de género de las personas que programaron el sistema.

Abrir un espacio laboral a más personas, en un momento donde la crisis económica arrasa en especial sobre mujeres y personas LGBTIQ+, es clave. “Sobre todo”, añadió la licenciada en Sistemas, “sabiendo que en la pandemia el área de Sistemas dentro de todo no se vio afectada. Fuimos los que mejor pasaron este tramo, porque podemos seguir trabajando de manera remota y la tecnología es algo que cada vez se necesita más. Es un rubro que necesita de mucha gente que trabaje, y también hay un montón de personas de sectores vulnerables, como las personas trans, que necesitan trabajos formales".

"Hay que empezar a preparar estos trabajos para que haya formación en diversidad. Lo que pasa mucho es que después no hay retención en el área de Sistemas porque, por un lado, fomentan que más mujeres y diversidades trabajen, pero después en las empresas hay sexismo, discriminación, pasan por muchas situaciones horribles. Se necesita un cambio sumamente grande, y es una pena que se hagan grandes avances en tecnología, pero no en cuanto a las personas que forman los equipos”, resumió la especialista.

Más notas de

Martina Jaureguy

Femicidios en pandemia: redes, presupuesto y deconstrucción para combatir la violencia

Las llamadas a la línea 144 se dispararon a partir de abril de 2020, con la cuarentena

Publicidad: qué pueden hacer las empresas con la pesada mochila de los estereotipos masculinos en los más chicos

"Sin Mochilas" es uno de los spots que buscan desterrar los mandatos de masculinidad

En Arsat también despega la equidad de género

Anabel Cisneros en el centro. A la derecha, la ministra de las Mujeres, Elizabeth Gómez Alcorta, y a la izquierda Micaela Sánchez Malcolm, secretaria de Innovación Pública

Diversidad de género en ciencia y tecnología, ¿el motor de la recuperación post-Covid?

En Argentina, sólo 16% de las personas inscriptas en carreras de Informática son mujeres

Comenzó a pagarse el programa Acompañar para casos de violencia de género: ¿Cómo cobrarlo?

Anses y Potenciar Trabajo cumplen roles fundamentales para el programa Acompañar

Cómo cambió el interés de los argentinos sobre la cuarentena y el coronavirus, según sus búsquedas de Google

Google muestra cómo crece la popularidad de un tema y permite reflejar dudas, miedos y preocupaciones

Día de la Mujer 2021: las once promesas de Alberto Fernández en materia de género

Alberto Fernández y Elizabeth Gómez Alcorta durante su jura como ministra

Mujeres al mando: Las estrategias de los comedores para sostener la asistencia alimentaria

A raíz de los aumentos, algunos voluntarios de comedores comenzaron a comprar carne con su Tarjeta Alimentar

Comedores y merenderos en crisis: sin IFE, piden que aumente el rango de edad de la Tarjeta Alimentar

En los 2.300 comedores de Barrios de Pie, la gran mayoría de las voluntarias son mujeres

Reclaman políticas similares al IFE para ayudar a las mujeres a afrontar la crisis

El IFE de Anses fue una de las políticas más importantes del 2020 para compensar ingresos de mujeres vulnerables