Tras el cambio de política monetaria del Ministerio de Economía, las tasas se mantuvieron por debajo de la inflación lo que produce una recompensa escasa por tener los pesos en un Plazo Fijo e impide mantener valor con moneda extranjera por el cepo cambiario.

Así lo analizó un informe del Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) y la Fundación Mediterránea que sostiene que la política monetaria actual “es una medida de corto plazo, que no puede mantener baja la inflación por mucho tiempo.”

El esrudio titulado “El misterio de las tasas bajas en pesos” precisa que en la situación actual de la Argentina “con alto riesgo país, donde es carísimo endeudarse en dólares, sorprende que sus tasas en pesos sean relativamente bajas”. 

El indicador que fija el JP Morgan se mantiene en niveles de un país en default mientras que la Argentina no tiene vencimientos de deuda significativos hasta dentro de cinco años. Esto produce que las compañías no puedan financiarse en dólares en el exterior porque pagan tasas cercanas al 15 por ciento.

“Como empresas, personas y organismos públicos están restringidos a comprar dólares, temporariamente no afecta tanto a precios. Pero a medida que se continúe emitiendo, la bola de pesos en poder de esos agentes se va agrandando, y en algún momento se produce el impacto inflacionario”, sostiene el informe.

La Fundación Mediterránea asevera que en “un sistema financiero normal, todos los participantes debieran ganar, entre ellos, los ahorristas. En el actual sistema, pierden quienes se ven obligados a tener pesos, y más cuando se produce una devaluación.” 

El informe no solo se refiere a los ahorristas que poseen moneda nacional y no pueden buscar herramientas para compensar la pérdida de valor por la inflación, sino también a los bancos “porque cobran menores intereses por créditos, pero los obligan a pagar más por los plazos fijos”.

Además, el escrito asegura que no existe una gran diferencia entre la política monetaria que regía previamente con la actual: “Este sistema se asemeja a las Leliqs. Con estas Letras, el Banco Central quita pesos de la economía, para que no presione el dólar y los precios hacia arriba. Pero su impacto es de corto plazo, porque luego cuando se rescaten las Leliqs, se debe emitir pesos, con su correspondiente impacto inflacionario.”