El mundo de las criptomonedas, con Bitcoin como estandarte, es una de las novedades que más interés suscitó en los mercados financieros durante todo 2020 y lo que va de 2021. Sin embargo, a pesar de ser la divisa cripto más valiosa del mercado, lejos está de ser la única. Teniendo en cuenta que existen más de 10.000 criptomonedas diferentes en todo el mundo, las diferencias entre las que mayor volumen tienen y el resto es abismal.

En este sentido, un informe elaborado por Quantia Capital se encargó de elaborar un listado de las cinco criptomonedas que más crecieron en el último semestre. Lo llamativo de los resultados, es que dentro del listado no se encuentra casi ninguna de las criptomonedas más importantes, como bitcoin, ethereum, XRP o cardano, aunque si la favorita de Elon Musk, dogecoin

Además, es importante remarcar que cuatro de ellas están orientadas a resolver problemas de escalabilidad, una dificultad que se presenta en las redes de las principales criptodivisas cuando en momentos de alta demanda transaccional se congestionan y el costo por operar en ellas se vuelve muy elevado para ser redituable.

1. Polygon (+ 6548%)

De acuerdo a Julian García, de Quantia Capital, Polygon (MATIC) “ofrece una solución para los problemas de escalabilidad de la red de Ethereum (ETH)”. Esto es particularmente importante porque incluso el creador de ether, Vitalik Buterin, reconoció que la escalabilidad en la red de la criptomoneda es un “cuello de botella” difícil de solucionar. 

La respuesta que se propone desde Polygon es brindar la posibilidad de realizar operaciones en redes paralelas a velocidades y costos mucho más eficientes, reflejando las operaciones en la red principal cada cierta cantidad de tiempo.

A su vez, también es una herramienta para que desarrolladores puedan crear e interconectar redes paralelas que tienen como red principal la red de Ethereum.

2. Dogecoin (+ 5335%)

Dogecoin (Doge) es la criptomoneda-meme de mayor capitalización en el mercado. Fue creada a fines de 2013 con la imagen de la cara de un perro de raza ShibaInu extraída de un meme mundialmente conocido y su origen no fue más que una burla al revuelo generado por las criptomonedas en ese año.

Irónicamente, luego de que el fundador de Tesla, Elon Musk, se fijó en ella, se comenzaron a generar fuertes especulaciones alrededor de la cripto, muchas veces fogueadas por el multimillonario sudafricano en su cuenta de Twitter, quien incluso llegó a autodenominarse “el padrino de Doge”

Si bien es verdad que sus costos transaccionales son menores que los de Bitcoin, y en ese sentido puede resultar atractiva como moneda de cambio, su emisión no se encuentra limitada, por lo que su valor intrínseco debería disminuir a medida que su emisión se incremente, indica el informe de Quantia Capital.

3. Solana (+ 2254% )

Solana (SOL) es una blockchain de propósito general, al igual que Ethereum, pero de alta performance, ya que su velocidad es mucho mayor. Permite 65 mil transacciones por segundo sin necesidad de recurrir a una red paralela, mientras que Ethereum permite 20

Julián García, de Quantia Capital, analizó que una diferencia importante es que utiliza un algoritmo de validación que requiere de un consumo de energía mínimo en comparación a otros monedas criptográficas, un dato no menor si se tiene en cuenta las recriminaciones que se le hacen a la red Bitcoin por su alto gasto energético.

4. Harmony (+ 1483% )

Harmony (ONE) es una blockchain que almacena y procesa transacciones en paralelo a la red de Ethereum con costos transaccionales 100 veces más bajos y de forma segura, convirtiéndose así en una alternativa más al problema de escalabilidad que enfrenta ETH. De manera similar a Polygon, también es compatible con las aplicaciones que corren en la red de Ethereum, lo que la hace muy atractiva para los desarrolladores.

5. Fantom (+ 1327% )

Por último se encuentra Fantom (FTM), una red cuyo objetivo también es reducir al mínimo los costos de transacción y los tiempos de ejecución. Utiliza una tecnología llamada DirectedAcyclicGraph (DAG), diferente a la de Ethereum y Bitcoin, que le permite no tener que agregar los bloques que almacenan las transacciones de uno en uno, ni con tamaños predefinidos. De este modo reduce los tiempos de procesamiento alcanzando un potencial de 300 mil transacciones por segundo.