"No necesito el dinero de nadie", "Soy el candidato más exitoso de todos", "Tengo un patrimonio de 10.000 millones de dólares, pero no quiero presumir". El expresidente norteamericano Donald Trump no tenía ningún reparo en ostentar su fortuna y su interés en formar parte de los más ricos de Estados Unidos. De hecho, en uno de sus discursos más recordados, cuando anunció que era candidato a la presidencia, declaró con soltura: "Soy realmente rico". Sin embargo, ya en las sombras, Trump deberá enfrentarse al hecho que, por primera vez en 25 años, ya no es parte de Forbes 400, la lista con los nombres de las personas más ricas de Estados Unidos

Nadie discute el hecho de que Trump tiene muchísimo dinero, pero hoy en día ya no tiene tanto como antes y, por lo tanto, se quedó afuera de la lista que elabora anualmente la revista Forbes. Y aunque eso no parecería ser de mayor importancia para la mayoría de los millonarios —sin ir muy lejos, Mark Zuckerberg perdió este lunes unos 7.000 millones de dólares por la caída de Facebook a nivel mundial y no dijo nada—, a Trump sí le duele. Históricamente, el expresidente siempre se fijó de cerca en la Forbes 400, a tal punto que en 1985 "inventó una persona falsa para mentir sobre una transferencia de riqueza de su padre", reportó la revista.

En 2020, quizás el peor año para Trump por el ataque al Capitolio y la prohibición de entrar a Facebook y Twitter, el expresidente al menos había logrado entrar en el puesto 339, muy lejos de su marca máxima, el puesto 71, en 2003.

Sin embargo, este año no logró entrar y quedó afuera por segunda vez en su historia personal y por primera en 25 años. Trump estuvo en la lista desde su creación en 1982 y sólo estuvo ausente cuando se descubrió su artimaña de 1985, en 1990, lo que lo dejó afuera de la lista hasta 1995.

La portada de Forbes de este martes

¿Y por qué lo bajaron? Según Forbes, el primero al que tiene que culpar Trump es a sí mismo. "Hace cinco años, tuvo una oportunidad de oro para diversificar su fortuna. Después de las elecciones de 2016, los funcionarios de ética federales estaban presionando a Trump para que desinvirtiera sus activos inmobiliarios. Eso le habría permitido reinvertir las ganancias en fondos indexados de base amplia y asumir el cargo sin conflictos de intereses... Trump decidió conservar sus activos", escribió la revista Forbes.

Y los datos lo respaldan: actualmente su patrimonio es de 2.500 millones de dólares, muy por detrás de los 3.700 millones que tenía en 2016 y los 3100 millones que mantuvo entre 2017 y 2019. 

Problemas de dinero para ricos

El patrimonio neto de Trump, según lo documentado por Forbes, siempre fue considerablemente menor de lo que afirmó públicamente. Es que The New York Times reportó que el empresario tiene importantes deudas que vencerán en los próximos años, según se obtuvo de dos décadas de declaraciones de impuestos.

"Parece que no ha pagado nada del capital de la hipoteca de la Trump Tower, y los USD 100 millones vencen en 2022. Y si pierde su disputa con el IRS sobre el reembolso de 2010, podría deberle al gobierno más de 100 millones de dólares. Parece ser responsable de préstamos por un total de 421 millones de dólares, la mayoría de los cuales vencen dentro de cuatro años", escribió el medio estadounidense.

Trump presumía de su riqueza, pero debe más de 400 millones de dólares

Quedarse afuera de la lista de Forbes no es el principal problema de Trump, sino sus deudas. Es que, si quiere presentarse a la presidencia en 2024, debería tener las finanzas organizadas. De lo contrario, podría no tener las condiciones para montar una segunda candidatura. 

"Podría dirigir mi negocio y dirigir el gobierno al mismo tiempo. No me gusta cómo se ve, pero podría hacerlo si quisiera", declaró Trump en 2017. Quizás, con el diario del lunes, debería haberlo hecho.