El gobierno estadounidense aplicará nuevos aranceles a productos de la Unión Europea (UE) como el whisky escocés, el vino francés y el queso a partir del próximo 18 de octubre.

Tal como publicó ayer BAE Negocios, el presidente Donald Trump obtuvo el visto bueno de la Organización Mundial del Comercio (OMC) para aplicar aranceles por hasta US$7.500 millones anuales a exportaciones europeas, en represalia por subvenciones ilegales otorgadas a Airbus, en detrimento de la estadounidense Boeing. El fallo es el más importante en la historia de la OMC.

No obstante hubo cierto alivio para algunas empresas, ya que Estados Unidos retiró los artículos de piel de su lista original y los gravámenes sobre el vino y los licores no fueron tan graves como algunos esperaban. Las acciones de las empresas europeas de lujo subieron tras una caída el miércoles ante la preocupación por los aranceles y la disminución de las ventas en Hong Kong, un mercado clave. LVMH llegó a subir un 2,4%, Kering SA un 1,7% y Hermès International un 1,4% en la negociación europea de ayer.

Washington pidió una reunión con la OMC el 14 de octubre para una autorización formal a los aranceles, y estos entrarían en vigor el 18 de octubre, según la Oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos.

El objetivo de la Administración Trump con la imposición de aranceles es persuadir a la Unión Europea a llegar a un acuerdo negociado, según informó un alto cargo comercial de Estados Unidos a los medios. El plan de Estados Unidos incluye un arancel del 10% para grandes aviones civiles de Francia, Alemania, España y el Reino Unido. También aplicará impuestos del 25% a otros artículos como el whisky irlandés y escocés, el vino, aceitunas y queso, así como ciertos productos de cerdo, mantequilla y yogur de varias naciones europeas.

La exclusión de los artículos de piel supone un alivio para las marcas de lujo como Givenchy y Louis Vuitton. El vino y licores producidos por LVMH y Diageo se encuentran entre los productos afectados, pero el arancel del 25% fue inferior al peor supuesto de los analistas. Remy Cointreau y Pernod Ricard esquivaron los gravámenes, ante la omisión del coñac y el champán.

La nueva lista de Estados Unidos no incluye algunas piezas de Airbus, entre ellas secciones de fuselaje que se usan en el ensamblaje del A320 para compradores estadounidenses en una planta de Mobile, Alabama. Cargos estatales de Alabama habían presionado para que se excluyeran las piezas usadas por la planta.

"Por fin, después de 15 años de litigios, la OMC ha confirmado que Estados Unidos tiene derecho a imponer contramedidas en respuesta a los subsidios ilegales de la UE", dijo el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer. "Esperamos entablar negociaciones con la Unión Europea para resolver este problema de una manera que beneficie a los trabajadores estadounidenses".

El fallo del miércoles es un hito en la disputa más larga de la OMC y pondrá a prueba las relaciones transatlánticas, las cuales se han deteriorado bajo el enfoque de Trump de " Estados Unidos primero".

Te puede interesar: