Xiaomi, el segundo productor mundial de celulares, anunció que se sumará al creciente mercado de autos eléctricos con su marca Xiaomi EV, y buscará competirle a la Tesla del multimillonario Elon Musk, que hace años domina el segmento. Con una inversión inicial de 1.540 millones de dólares y unos 10.000 millones previstos para los próximos diez años, el fabricante chino espera producir vehículos en masa a partir del primer semestre de 2024.

"No podemos esperar", tuiteó la cuenta de Xiaomi después del anuncio que realizó el CEO de la compañía, Lei Jun en un evento para inversores. El fabricante ya había anunciado que planeaba entrar en el mercado automotriz despúés de más de once años vendiendo celulares, tablets, relojes inteligentes, auriculares y hasta monopatines. La confirmación hizo que sus acciones se dispararan un 5% después del anuncio, la mayor suba en los últimos cinco meses. 

Así, Xiaomi se suma a un mercado que crece a pasos agigantados en China y de dónde todos se quieren llevar una parte. Y Xiaomi no es el primer outsider en meterse: el motor de búsqueda Baidu anunció a principio de año que lanzaba su propia marca para competirle a Nio y Xpeng, los fabricantes líderes del país, y a Li Auto, que hace poco salió a la bolsa en Estados Unidos. En este enorme crecimiento el Gobierno chino tuvo un papel fundamental, ya que brindó un fuerte apoyo económico a las empresas del segmento en los últimos años.  

Aunque todavía no reveló si producirá los autos independientemente o se asociará con algún fabricante, Xiaomi sabe que deberá apurar la producción para posicionarse en un mercado que creció un 51% con respecto al año pasado, con casi dos millones de unidades vendidas. Para eso, Xiaomi EV ya cuenta con más de 300 empleados —después de contar que vieron más de 20.000 currículums— y espera vender sus primeros autos en 2024. 

" Xiaomi tiene como objetivo ofrecer vehículos eléctricos inteligentes de alta calidad a sus usuarios en todo el mundo para disfrutar de una vida inteligente ubicua", declaró su CEO, que mantuvo extensas reuniones con más de 200 veteranos de la industria automotriz para asesorarse en el desarrollo de la marca. Según informó GizmoChina, Xiaomi mantuvo conversaciones con varios fabricantes de vehículos como BYD, Great Wall Motor, Wuling Motors y SAIC, aunque todavía no formalizó ninguna asociación.

A nivel mundial, Tesla domina el mercado de autos eléctricos ampliamente, pero ya son muchas las empresas que buscan robarle el protagonismo, a tal punto que la china Geely invirtió miles de millones de dólares en potenciar Polestar, su propia marca de autos eléctricos. Tampoco se quedan atrás Volkswagen, Ford, Hyundai, Toyota, entre otras, que también están buscan pisar fuerte en el mercado.

Donde hay dinero, todos quieren ir, no importa de dónde salieron. Al igual que Xiaomi, la china Huawei tiene planes de entrar en el mercado. Al otro lado del mundo, Apple desarrolla en silencio el Proyecto Titán, que, aunque ultrasecreto, se sabe que su objetivo final es un auto eléctrico. A la compañía de Tim Cook le siguen Google, Amazon y hasta Foxconn, el socio de iPhone. El mercado toma velocidad, y el paseo de las tecnológicas acaba de comenzar.