El subsecretario de Trabajo, Industria y Comercio porteño Ezequiel Jarvis sostuvo que desde el sector que lidera Horacio Rodríguez Larreta no se piensa en una reforma laboral “a pleno", en el caso de que el jefe de la administración porteña llegue a la presidencia en 2023.

“Quizás eso es muy tentador para otras fuerzas, ponernos en el lugar de que vamos a hacer una reforma laboral agresiva, y no es lo que estamos pensando, estamos trabajando en cómo podemos modernizar la dinámica laboral Argentina con todos adentro”, aseveró.

Sin perjuicio de que otros sectores de la oposición no creen en esa dinámica y lo manifiestan a viva voz, Jarvis sostuvo que la premisa de esa modificación de legislación del trabajo, en versión Larreta, incluye a “los sindicatos, empresarios y por supuesto con el Estado, pero no desde un lugar de quitar derechos o de flexibilizar cosas, sino de mirar qué está pasando con el trabajo en el siglo XXI.

En declaraciones al portal Infogremiales el funcionario aclaró que no opinaba como un posible titular del ministerio de Trabajo de la Nación sino que ofrecía una visión conceptual de su sector. “La Argentina necesita modernizar su dinámica laboral y eso no significa llevarse por delante los derechos de ningún trabajador, y esa es la visión que tiene Horacio Rodríguez Larreta y que tenemos desde su equipo. No queremos quitar derechos, sí creemos en generar un escenario de mayor previsibilidad para el que quiera generar trabajo, de mayor certidumbre, queremos romper con esa barrera a la contratación” apuntó Jarvis.

Para el Subsecretario de Trabajo, Industria y Comercio de la CABA hay barreras para la contratación, entre ellas el temor a las multas entre otras variables y estimó que la  mejor discusión de los convenios es necesaria, pero recalcó “no vemos un escenario donde queremos llevarnos por delante los derechos”.

"Volver mejores"

Como publicó semanas atrás BAE Negocios en el mapa interno de Juntos por el Cambio, además de la puja por la candidatura presidencial también hay pulseadas entre quienes por un lado esperan regresar a funciones que ya cumplieron bajo el gobierno de Mauricio Macri. Se incluye en ese ring a la cartera laboral, que terminó reducida a una secretaría, como también nuevos vientos donde la premisa es alejarse de medidas espasmódicas que incluyen el ámbito laboral.

Respecto del escenario del incremento sostenido de precios si bien Jarvis evitó hacer foco en la responsabilidad empresaria de los grupos concentrados destacó algunos perfiles del Gobierno de Alberto Fernández para aplicar el “shock paritario” como medida antiinflacionaria.

Sin perjuicio de ello aclaró “también hay que pensar en cómo seguimos produciendo condiciones laborales, cómo volvemos a poner de vuelta la negociación colectiva en un lugar donde no solamente se discuta salario sino que se discutan condiciones laborales. Hay una forma de ver el trabajo vinculado a cómo vamos hacia adelante, lamentablemente a lo que hoy está obligado el Gobierno, es solo discutir a partir de las paritarias”.

Jarvis participó de las recientes deliberaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Suiza, ocasión en la que departió con el titular de la cartera laboral Claudio Moroni, al respecto comentó “me pongo en sus zapatos, entiendo y comprendo la altísima presión que debe tener. Creo que la gestión del Ministerio ha sido saludable en la pandemia, han tenido resortes importantes de contención, lo que hay es un gran desafío todavía que tiene que ver con cómo generamos empleo, y quizás no es sólo la responsabilidad del Ministerio de Trabajo, porque hay que estabilizar la macro, hay que tener una política productiva agresiva para muchos sectores y por ahí viene el desafío”.