La organización kirchnerista La Cámpora publicó el jueves por la noche en sus redes sociales un nuevo spot en el que se manifiesta en contra del pago de la deuda a través de una canción.

"Sinceramente militamos la doctrina de Perón, la de Néstor, la de Evita, la de la liberación", comienza la letra del tema musical,  que es acompañado por un video de militantes de la organización cantando y saltando.

La canción, que lleva el ritmo de "Inocente" del conjunto de cumbia La Delio Valdez sigue con una estrofa en contra de los pagos que debe Argentina: "Esa deuda no la vamos a pagar, con el hambre de la gente no se jode nunca más", dice la letra, en una crítica implícita al gobierno de Mauricio Macri.

El video en cuestión fue filmado el sábado pasado durante un encuentro de La Cámpora en el predio de la ex ESMA, la jornada previa a la marcha por el Día de la Lealtad.

Ese día estuvieron presentes tanto Máximo como Cristina Kirchner, a quienes se ve en algunos fragmentos. El hijo de la vicepresidenta, incluso, aparece cantando parte de la letra.

La cuestión del pago de la deuda al FMI

Aunque la canción no explicita a qué parte de la deuda externa se refiere, el spot de La Cámpora fue publicado en momentos clave para la renegociación con el Fondo Monetario Internacional, un tema que divide aguas dentro del Frente de Todos.

Cristina Kirchner y el sector del kirchnerismo duro se manifestaron varias veces a favor de endurecer las negociaciones o incluso de no pagar la deuda por el momento. 

"No podemos pagar porque no tenemos plata para hacerlo", dijo la propia ex presidenta el 24 de marzo pasado, en un acto en Las Flores por el Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia.

En cambio, el ministro de Economía Martín Guzmán, apoyado por el presidente Alberto Fernández, se mostró en pos de obtener un acuerdo en el corto plazo, bajo condiciones que algunos dirigentes del oficialismo consideran demasiado favorables para el organismo de crédito.

En los últimos meses, sin embargo, Cristina cedió un poco en su posición. En julio, por ejemplo, aceptó que los Derechos Especiales de Giro (DEG), que el Fondo otorgó a los países miembro por la pandemia, fueran destinados a cancelar vencimientos de deuda y no al gasto social.

Pero la derrota en las elecciones volvió a cambiar el escenario y enduerció nuevamente la postura del kirchnerismo. Cerca de la vicepresidenta dejaron trascender su malestar con el actual equipo económico y ella misma criticó en su carta pública del 16 de septiembre que el Ministerio de Economía hubiera subejecutado el déficit, un plano que Guzmán buscaba mantener controlado para tener una mejor imagen macroeconómica frente al organismo que dirige Kristalina Georgieva.

Luego de que no hubiera avances concretos en la negociación durante el último viaje de Guzmán y del jefe de Gabinete, Juan Manzur, a Estados Unidos, y ante la cercanía de las elecciones, el propio Gobierno dejó trascender que el acuerdo con el FMI no llegará antes de 2022.

Argentina debe en total 44.000 millones de dólares al Fondo, a partir del crédito que pidió Macri en 2018. Se trata del mayor préstamo de la historia del organismo a un solo país y de más de la mitad de sus acreencias actuales.