El Secretario de Medios y Comunicación Pública, Francisco Meritello, presentó su renuncia indeclinable a su cargo en una carta dirigida al presidente Alberto Fernández anoche. Su reemplazo ya está definido: una periodista cercana a los flamantes integrantes del Gabinete Juan Manzur y Juan Ross.

Meritello destacó en el texto de su carta de renuncia las medidas que tomó al frente de la secretaría desde su asunción el 10 de diciembre de 2019, y aunque reconoció que hubo "errores", reivindicó el "sinnúmero de aciertos".

Valeria Zapesochny será la encargada de llevar adelante la gestión de Medios a partir de ahora. Se trata de una periodista especializada en salud, de extrema confianza del nuevo jefe de Gabinete de Ministros, Juan Manzur. Además, mantiene muy buena relación con el actual secretario de comunicación y prensa, Juan Ross.

Zapesochny trabajó con Manzur cuando él fue ministro de Salud nacional en el gobierno de Cristina Kirchner y luego lo acompañó en Tucumán durante su primer mandato como gobernador. Actualmente, Zapesochny trabajaba en el área de comunicaciones en el departamento de vínculos con medios de interior.

La renuncia indeclinable de Meritello se suma a la de Juan Pablo Biondi, ex secretario de Comunicación y Prensa del Gobierno, quien abandonó el Gabinete luego de una carta en la que la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner lo acusó de realizar "operaciones" en contra del propio Gobierno.

Durante la semana pasada, gran parte de los ministros más cercanos al kirchnerismo pusieron su renuncia a disposición del presidente Alberto Fernández ante la derrota del Frente de Todos en las PASO, aunque sólo se la aceptó a Roberto Salvarezza, que estaba a cargo de Ciencia y Tecnología. Por el contrario, Fernández hizo un recambio que involucró a la otra parte del Gabinete, con la salida de varios ministros de su confianza.

La carta de renuncia completa de Francisco "Pancho" Meritello

Buenos aires, 21 de septiembre de 2021
Por la presente, hago llegar a Ud. mi renuncia indeclinable al cargo de Secretario de Medios y Comunicación Pública de la Nación, con el que fui honrado desde el 10 de diciembre 2019.
Hemos pasado casi dos años de un gobierno signado por una pandemia, arrasadora y desconocida, que cambió todas nuestras prioridades y todos los planes con los que llegamos. Comunicar en ese contexto fue un enorme desafío del que recién se tendrá dimensión dentro de algunos años.
En este tiempo realizamos más de 50 campañas publicitarias para todos los formatos, pedagógicas e informativas en torno al COVID 19, que comunicaron desde las primeras medidas sanitarias hasta la campaña de vacunación.
Asumimos con su firme convicción de unir a todos los argentinos y, desde esta Secretaría, nos hicimos carne de la consigna Argentina unida. Contribuimos de forma determinante a que en nuestro país se viva con la mayor libertad de expresión que se recuerde en mucho tiempo, sin castigos ni discriminaciones en la distribución de la publicidad oficial.
En la Argentina de hoy cualquiera expresa lo que quiere con absoluta libertad y eso es para celebrar.
Priorizamos la puesta en valor de los medios públicos, tan maltratados por la gestión precedente. Les dimos su lugar y, en el medio de la enorme crisis pandémica, los pusimos en función de una cruzada educativa: dimos clases por televisión y radio y así llegamos a ser un complemento formativo en los rincones más postergados de nuestra querida Argentina. La radio pública, la televisión pública y las señales Encuentro y Pakapaka pudieron desplegar y demostrar de manera tangible la importancia y el rol indelegable de los medios públicos en nuestra sociedad a través del programa "Seguimos Educando".
La agencia de noticias Télam volvió a tener vida, funciones y prestigio. Su página web hoy es una de las 20 más visitadas de Argentina, su servicio fue liberado durante toda la pandemia para que todos los medios pudieran acceder a sus contenidos sin costo. Desde allí dimos batalla contra las fake news con la creación de CONFIAR, y finalmente le devolvimos su rol de agencia de medios y publicidad del gobierno.
Hoy los trabajadores de los medios públicos volvieron a sentir orgullo de trabajar en ellos.
El desarrollo de la golpeada industria de contenidos, principalmente audiovisuales, fue uno de nuestros pilares principales en la gestión. Consensuado en un gran acuerdo social con todos los actores del sector, lanzamos el plan de Contenidos Argentinos, para impulsar incentivos para la exportación de los mismos vinculados a la Ley de economía del conocimiento. También incorporamos compromisos de exhibición de ficción en las pantallas locales y logramos nuevos modelos laborales de producción para todo lo que sean nuevas inversiones del exterior en el país.
Recientemente impulsamos la creación del Renacer audiovisual, instrumentado desde Contenidos Públicos SE. Concursos nacionales de series de ficción, series documentales y series de animación, tanto para los canales públicos como en co-producciones con los canales privados y plataformas locales como internacionales. Esto significa una inyección de recursos al sector del orden de los 2400 millones de pesos, que sin duda serán un extraordinario motor de despegue para esta industria.
Volvimos a poner a los canales educativos en la grilla de todos los cables del país y empezamos a ocuparnos del mantenimiento de la desinvertida TDA, para darle el vuelo que todo su potencial puede significar.
Hemos cometidos errores, pero también un sinnúmero de aciertos. Administramos con honestidad y transparencia cada uno de los gastos que el estado vuelca en esta Secretaría. Nos vamos como vinimos y eso nos llena de orgullo.
Formar parte de un proyecto superador de reconstrucción del país. Esa idea es la que hoy está en crisis. Espero que Dios lo ilumine para encontrar el camino transformador de la vida de todas y todos los argentinos.
Pancho Meritello