El entrenador Ricardo Caruso Lombardi fue citado por la Justicia para declarar en la causa contra Generación Zoe por asociación ilícita. Deberá explicar el contrato que tenía con la empresa que gerenciaba a Deportivo Español, donde trabajó como Manager durante algunos meses.

La fiscal de Villa María, Juliana Companys, lo convocó para presentarse en la fiscalía el martes 2 de agosto a las 11:15. Su declaración testimonial fue solicitada “atento a las constancias obrantes en autos, resultando útil y pertinente para la presente investigación”, dice la cédula de notificación enviada.

También fue convocado a declarar el presidente de Deportivo Español, Diego Elías. Ambos deberán explicar su relación con Leonardo Cositorto, CEO de la empresa acusada de ser una estafa piramidal, y con quien tenían un vínculo de gerenciamiento deportivo en la institución de fútbol.

Durante agosto habrá numerosas tomas de testimonios. También fueron citados Matías Hernán Coppi Zamorano, Matías Notaro, Matías Ferri, Diego Raúl López y Gabriel Andrés González.

La relación entre Caruso Lombardi y Cositorto

Caruso Lombardi declaró a distintos medios que conoció a Leonardo Cositorto, el jefe de Zoe, en Deportivo Español, donde se lo presentaron como un sponsor de la institución. En ese momento estaba contratado como director técnico y manager de la institución deportiva porteña.

Cuando explotó el caso, Caruso trató de separarse del escándalo. Sin embargo, el mismo Cositorto, que se encuentra detenido desde abril de 2022, había explicado cómo era el arreglo con el ex entrenador: "Caruso Lombardi me sale costoso, pero una pautita televisiva en TyC Sports te sale 100, 200 mil pesos".

También, el contrato entre Caruso y Zoe incluyó un gerenciamiento que no se había comunicado a los socios. Además del arreglo que colocaba al entrenador como Manager Deportivo, el ex entrenador de Racing y San Lorenzo cobraría $5 millones cada tres meses por varias tareas relacionadas con el fútbol y por darle difusión a la empresa

Esas ganancias no serían las únicas, ya que percibiría porcentajes correspondientes a los derechos económicos de los jugadores y un premio de USD 100.000 en caso de que el equipo lograra el ascenso.

Además de su participación en Deportivo Español, club de la Primera C del fútbol argentino, Cositorto había logrado participación en clubes como Chacarita Juniors y Cañuelas Fútbol Club.