El CEO de Generación Zoe, Leonardo Cositorto, imputado por estafas reiteradas y asociación ilícita, declaró este jueves ante la Justicia en la ciudad correntina de Goya y expresó que si lo dejan en libertad podrá "volver a operar y pagar". Además, acusó a las empresas Mercado Pago y Ualá de "haberle hecho perder millones de dólares"

Cositorto, acusado de presuntas estafas bajo el denominado esquema piramidal Ponzi, se negó a responder preguntas de la prensa en la ciudad situada a 230 kilómetros de la Capital provincial, donde se registraron 100 denuncias en su contra y declaró por más de una hora.

Cositorto declaró en Corrientes 

En tanto, en parte de la declaración a la que tuvo acceso la agencia Télam, el imputado expresó, entre otros conceptos: "Usted señor juez es el que puede determinar mi prisión preventiva o si me puede dejar libre".

Captura de Costirto en el exterior

"Yo libremente, en vez de estar incomunicado, hoy tengo negocios que puedo volver a operar a nivel mundial y les puedo pagar (a los denunciantes), como lo hice con los 153 pagos que envié", remarcó.

Seguidamente, el imputado agregó: "en ningún momento nosotros generamos una estafa hacia la gente, nos quebraron la empresa en el mes de febrero y en enero yo mandé a este país 17 millones de dólares".

Mercado Pago y Ualá: las empresas a las que apuntó Cositorto por las presuntas estafas 

Cositorto fundamentó además en el Tribunal Oral Penal de Goya que una de las causas de la quiebra de "la moneda" fue que al ser atacada "por la gente de Mercado Pago y de Ualá y todos los periódicos, le hicieron perder su valor al 0,002, perdiendo, la empresa 120 millones de dólares".

Por otra parte, el líder de Generación Zoe destacó su accionar al manifestar: "tengo para hablar horas de la cantidad de gente que hemos ayudado, beneficiado, becado, levantado de la calle, adictos, soy pastor desde el año 2003. He ayudado a muchísima gente".

"Si usted me pregunta, por qué debo estar afuera, es porque yo afuera puedo ayudar a mucha gente y estando preso no puedo educar a nadie y es una situación realmente lamentable, también para mi hijo, que es discapacitado y precisa al padre", concluyó el imputado.

La respuesta de la querella

En tanto, sobre su relato, el abogado de la querella, Pablo Fleitas, afirmó que Cositorto "se victimizó y reconoció que no tiene un peso".

El letrado dijo además que el imputado "atribuyó a los medios una campaña de difamación que llevó al quiebre de su empresa", y que también reconoció que estuvo prófugo.

"Reconoció que estuvo prófugo, no se consideró culpable, se ubicó como víctima de la situación que está pasando y atribuyó a los medios una campaña de difamación que llevó al quiebre de su empresa", dijo Fleitas, representante legal de los denunciantes.

Sobre la declaración, el abogado Fleitas mencionó además en declaraciones a Radio Sudamericana que Cositorto "confirmó que estuvo en Goya y reconoció su relación con las tres personas detenidas (Lucas Camelino y Nicolás y Javier Medina) y pidió misericordia para ellos".