En Paris subastaron a un dinosaurio. ¿Vivo?, preguntaría la conductora Susana Giménez pero la respuesta es claramente negativa ya que se trata del esqueleto de "Big John", el mayor tricerátops conocido, con 8 metros de largo y 66 millones de años de antigüedad.

El remate fue este jueves en la capital francesa y fue adquirido por un comprador estadounidense por 7,7 millones de dólares para formar parte de su colección personal mientras los museos aseguran que "no tienen los fondos suficientes para competir". 

La cifra final de la venta resultó mucho más alta que el precio de salida que había puesto la casa de subastas francesa Drouot, que había cotizado el esqueleto en 1,1 millones de dólares.

Sin embargo, "Big John" quedó lejos del récord alcanzado por un esqueleto fósil de dinosaurio: 31,8 millones de dólares por un Tiranosaurio rex en octubre de 2020 en Nueva York.

En total, 13 personas pujaron por "Big John". El futuro propietario de este tricerátops llegó a París a visitar el esqueleto cuando fue expuesto al público en septiembre y acabó "enamorado" con él, explicó su representante en la subasta, según informó la agencia de noticias AFP.

La casa de subastas había valuado al esqueleto en 1.1 millones de dólares

De este modo, "Big John" volverá a Estados Unidos, donde fue descubierto en 2014 por el geólogo Walter W. Stein Bill en Dakota del Sur, y supuestamente formará parte de la colección del anónimo comprador.

Este tricerátops pertenece a la época del Cretácico Superior, la última era de los dinosaurios sobre la Tierra, vivió en Laramidia, una alargada isla continente que iba desde Alaska hasta a México. "Big John" murió en una zona inundable y quedó enterrado en el fango, lo que explica su nivel de conservación. Su esqueleto está completo a un 60% (y partes como el cráneo lo están al 75%).

Subastas exóticas y lamento de los museos  

La subasta de este esqueleto es un ejemplo más del fervor en torno a este tipo de fósiles. Los esqueletos de dinosaurios vendidos estos últimos años han alcanzado cifras astronómicas en este tipo de mercados, para desgracia de los centros de investigación y los museos públicos que no pueden competir con estos precios en las subastas.

"No podemos competir", explicó recientemente a la AFP Francis Duranthon, director del Museo de Historia Natural de Toulouse (sur de Francia). Esos precios "equivalen a 20 o 25 años de nuestro presupuesto de adquisiciones", añadía.

La casa Drouot ya vendió algunos fósiles de esqueletos por grandes sumas: dos aleosaurios fueron vendidos entre 2018 y 2020 por 1,6 y 3,5 millones de dólares respectivamente.