Crear puestos de trabajo hoy es una utopía

  • Alberto Sellaro; titular de la Cámara del Calzado.

La industria del calzado padece la crisis de casi todas las actividades de la cadena de valor. Crear puestos de trabajo hoy es una utopía, tratamos de mantener algunos. Hay parámetros más que elocuentes: en 2015 producíamos 125 millones de pares e ingresaban al país 21 millones de pares importados. Ya en 2016 encontramos que todas las promesas del actual gobierno no se pudieron cumplir y un mercado interno totalmente deteriorado en virtud de la baja del consumo. Este fenómeno no se detuvo, todo lo contrario, continúa día a día. Hacia 2017 recibimos 34.800.000 de pares del exterior y ahí se constata que en el nuevo modelo económico nuestro sector perdió 20 millones de pares en la producción nacional. Si hablamos de los despidos, que son en la mayoría de las grandes empresas, el caso más reciente es Extreme Gear de Esteban Echeverría, fabricantes de la marca Adidas, que llegó a tener 700 empleados y debió cerrar sus puertas. Se trata de una firma que en 2013 invirtió u$s 15 millones sólo en maquinarias. Para el caso de las pymes estamos trabajando 8 horas diarias, es decir media jornada, lo hacemos para cuidar a nuestra gente.
Para las empresas medianas, con hasta 35 personas trabajando, es de considerar que solo de energía eléctrica abona por mes $50.000, sin dejar de lado los valores en dólares de los productos que utilizamos, los commodities como el cuero que llegan con el valor fijado en Chicago y que se ha roto la cadena de pagos. No podemos dejar de mencionar que estábamos exceptuados del pago de ingresos brutos, imposición que en cambio hoy la toman de cada pago que nos hace un proveedor.
Para ofrecer otros elementos ilustrativos podemos comentar que ni siquiera en los 90 habíamos perdido socios en la cámara que nos agrupa, este año de febrero a julio perdimos 50 socios. Es gente que deja de fabricar y se retira, no tiene que ver con el valor de la cuota que abonan integrando nuestra cámara, la cual es de $900 bimestral para socios de hasta 30 empleados.
Estamos con problemas gravísimos que ilustramos en estos términos respecto a nuestro sector, aún así tratamos de cuidar a nuestra gente, los trabajadores, nuestro capital más valioso.
 

El Estado puede alentar políticas para recomponer la demanda

  • Martín Kalos

El primer punto a considerar es que no se sabe cuándo van a solucionar esta crisis. La cuestión es clave, porque hay que ofrecerle a las empresas un horizonte y sin ese factor, con crisis en desarrollo potente, las empresas ajustan y despiden gente. Aquí debería aparecer la necesaria y tan mentada “previsibilidad”, porque si una compañía venía con buenos registros de producción y ventas, quizás puede asimilar la crisis por algunos meses, pero sin horizonte tomará medidas drásticas.
Existen medidas para subsistir, se habló mucho de los créditos subsidiados, pero en la versión del ministerio de la Producción para 2018 se redujeron sus montos. Caso de proporción indirecta y delicada: en 2017 hubo mayores importes de créditos de este tipo, con menos crisis. Y si bien el subsidio del empréstito no es algo deseable “per se”, con tasas siderales del 60% para financiar producción y subsistencia de las empresas, esos créditos subsidiados son medicina imprescindible.
Desde el estado, con una mirada más keynesiana, se podría alentar políticas para recomponer la demanda lo cual implicaría no recortar la obra pública o dar marcha atrás con la quita zonal de las asignaciones familiares. Fomentar la demanda suele ser la mejor manera para reducir y salir de una crisis. Dicho esto contra la reducción de gasto público como única receta, menester que incluye la discusión de cuánta reducción se aspira a aplicar.
*Economista

Defender el Fondo de Garantía de Sustentabilidad

  • Carlos Ortega

Creemos que el Estado es el principal responsable de salvaguardar el empleo, porque para eso dispone de los instrumentos necesarios, los cuales están siendo desfinanciados a gran escala con recetas del FMI. El Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) es un ejemplo estratégico en este sentido. Se trata de recursos del sistema previsional creados para garantizar su sustentabilidad y pago de jubilaciones, pensiones presentes y futuras, como también para inversiones productivas, obras de infraestructura nacional y otros programas de estímulo que incentiven nuestra economía. El FGS es fundamental para salvaguardar fuentes de trabajo, industrias, brindar préstamos a pymes, o la generación de empleo público, un dinamizador de economías locales, metas que se venían cumpliendo hasta 2015. En estos días el futuro del FGS corre grave peligro merced al plan económico de vaciamiento que efectiviza el Gobierno.
*Secasfpi, Sindicato de ANSE

El monetarismo es destructor neto de trabajo

  • Luis Roa

El factor decisivo para crear y no perder más empleo es cambiar de plan económico. El monetarismo es destructor neto de trabajo, y se fundamenta en un discurso cuyo eje es la lucha contra la inflación, y en función de ello, busca deprimir la demanda agregada. Lo hace enfriando la economía, bajando el consumo popular y la tasa de actividad y esto significa menos producción y menos trabajo. A tal punto llega este fundamentalismo de mercado que han sostenido doctrinas como las NAIRU, una sigla en inglés, que traducida al castellano significa: Tasa de desempleo no aceleradora de la inflación. Es decir que dentro de las políticas neoliberales el problema no es el desempleo sino la inflación. Ello del mismo modo que ahora aplican los regímenes de metas de inflación (RMI) por el cual controlan la inflación con la tasa de interés, destruyendo el aparato productivo y estimulando la timba financiera. De este modo, con este plan, no hay chance. Y el problema no es la legislación laboral y la falta de flexibilidad como nos quieren hacer creer, sino la economía. De más esta decir que el Gobierno tampoco combate la inflación, todo lo contario, la estimula.
*Abogado laboralista

Repartir las horas de trabajo

  • Esteban Mercatante

Ante la emergencia social creada por el gobierno, el Frente de Izquierda planteó la necesidad de dictar la prohibición de despidos por 2 años. Los problemas de empleo transcienden la crisis actual, y son parte de una degradación estructural: más de nueve millones de personas que son la fuerza laboral del país registran problemas, hay trabajadores informales, desocupados y subempleados. Pero al mismo tiempo, no menos de un tercio de los que cuentan con trabajo afrontan sobreocupación.
A esta crisis agravada por la coyuntura recesiva, se la debería atacar con el reparto de las horas de trabajo, reduciendo jornadas sin afectar salarios. Lo cual exige cuestionar el “sacrosanto” derecho de las empresas a organizar la producción social según sus ganancias, sin importar impacto alguno. El plan económico de Macri, bajo la batuta del FMI, es incompatible con mantener puestos de trabajo o evitar su destrucción. Bajo las metas fijadas en el acuerdo Stand By, no existe otro camino que un ajuste recesivo para bajar el déficit fiscal y de cuenta corriente. Es necesario rechazarlo. Al mismo tiempo, es necesario ir de lleno a la raíz del problema: la vorágine de endeudamiento público, mayormente externo, en la que incurrió Macri en estos años. Esta deuda no tuvo otro fin que saldar deuda anterior, y solventar la fuga de capitales (más de USD 50 mil millones desde que asumió Cambiemos). Por eso, desde el FIT planteamos la necesidad de la movilización de los trabajadores y el pueblo pobre para exigir el no pago de la deuda fraudulenta, lo que es inseparable de la nacionalización de toda la banca y el monopolio del comercio exterior.
*Economista, FIT

Sin cambios políticos no hay solución.

  • Damián Regalini

Urge un cambio de política económica, la crisis que estamos viviendo tiene su origen allí, el gobierno tomó malas decisiones y lo estamos sufriendo. Sin cambios políticos no hay solución. Para frenar despidos y pérdida de actividad que estamos padeciendo las pymes, deberían tomarse algunas de las siguientes medidas: A corto plazo: la suspensión temporal de embargos por deuda al Estado y plan de moratoria. Establecer líneas de crédito para capital de trabajo a tasa subsidiada, adosar una tasa preferencial para el cambio de cheques, la suspensión de los aumentos en la energía y plan de financiación a tasa cero de las deudas con las empresas energéticas. Una urgente reapertura de paritarias para fomentar el consumo. Y limitar las importaciones de los sectores más afectados.
A mediano plazo: establecer líneas de crédito de inversión productiva a tasa subsidiada; la administración de comercio exterior inteligente y por supuesto desdolarizar la tarifa energética y volver a un esquema de subsidio al consumo industrial. Respecto al término más extendido amerita hace efectiva una reforma tributaria para fomentar la producción y estimular la creación de empleo.
Todo dentro de un plan de desarrollo productivo y creación/defensa del trabajo argentino.
*Empresario sector Textil

Suspender los despidos y relanzar la obra pública

  • Luis Campos

Las perspectivas de la evolución del empleo al menos para la segunda parte de este año son muy negativas. Descontado un período de recesión económica, todo indica que de no mediar cambios urgentes la situación de los trabajadores seguirá empeorando. Así, el mercado de trabajo profundizará un deterioro iniciado en 2012 y profundizado a partir de 2016. El Gobierno podría implementar medidas para intentar revertir este proceso. Entre ellas se encuentran desde la suspensión temporal de los despidos hasta el relanzamiento de un plan de obra pública financiado con mayores impuestos sobre los sectores más favorecidos en los últimos años. Lamentablemente, tanto las declaraciones de los funcionarios como los compromisos asumidos ante el FMI señalan que la política oficial sigue confiando en que el ajuste sobre la actividad económica tendrá efectos virtuosos sobre el crecimiento a futuro, algo que la historia de nuestro país se ha empecinado en desmentir una y otra vez.
*Coordinador Observatorio de Derecho Social de la CTAA

Atacar la caída del consumo y el costo financiero

  •  Martín Alfie

Más que las consencuencias hay que atacar las causas: la caída del consumo y el elevadísimo costo financiero. Por lo tanto, el Gobierno debería otorgar tasas subsidiadas a las empresas que hoy enfrentan el costo financiero muy alto, y pensar en alguna mediada paliativa para los sectores de menores ingresos que reactive el consumo. Pueden pensarse en medidas de emergencia como fueron los Repro pero sin perder de vista o consideración que el problema es de fondo.
*Economista

Activar las respuestas de manual

  • Juan Pablo Brey*

Los caminos son el incremento de la demanda en la economía local, que el Estado cree empleo, otorgando incentivos reales a las pequeñas empresas y mejorando la economía de los sectores trabajadores para que su consumo masivo impulse el resurgimiento de los comercios y se rescate la dinámica de labor. Lo que no podemos permitirnos es permanecer impávidos ante la crisis, dejar que se congelen las economías locales y esperar que una corriente positiva externa o un golpe de suerte haga resurgir el circuito económico o mantener un camino sin variaciones ante resultados poco alentadores. Por eso para proteger al empleo en una crisis con características recesivas hay que activar las respuestas de manual, y los sectores más conservadores nunca han sido ni lo serán una buena fuente de soluciones efectivas.
*Aeronavegantes, Juventud Sindical Nacional

Atacar el déficit fiscal sin bajar el gasto social

  •  Martín Siracusa*

En los momentos dificiles, como es hoy para todos los paises emergentes, dado un contexto mundial donde los capitales migraron hacia el dólar, el gobierno ha venido tomando acciones correctas para sostener el crecimiento que se vio en 13 de los 15 sectores económicos. Por ejemplo, meses antes de que Estados Unidos ponga aranceles a las importaciones de acero desde Turquia (causando la última suba del dolar), habiamos exceptuado a la Argentina de los aranceles a este producto permitiendo que nuestras exportaciones no fueran afectadas. Pero el principal problema es la inflación, porque perjudica al empleo e inversiones, por eso estamos reduciendo bajandola aunque lleve mas tiempo que el que quisieramos, la clave esta en bajar el deficit fiscal sin afectar el gasto social. Y como reaseguro, acordamos con FMI una linea de contingencia para generar mas confianza y estabilidad.
*Economista

Invertir en la producción local para crear trabajo

  • Pablo Alcain*

En un marco donde el que el sector público de ciencia y tecnología se desmantela léase Conicet, CNEA, INTI, INTA entre otros y se pierden oportunidades de estudios que pueden generar mejoras en la eficiencia productiva, por ejemplo en el sector industrial para el INTI o el agropecuario el INTA, en paralelo también se pierde la interacción de los científicos con el sector público productivo. El Estado debe tener un rol fundamental en esta articulación, que se deja por completo de lado: los desarrollos tecnológicos satelitales, de energía nuclear y de producción de medicamentos por citar algunos, son una gran fuente de trabajo para profesionales capacitados y que además repercute en la industrialización del país. Actualmente desde el sector de defensa el gobierno compra desarrollos ya terminados a Francia e Israel. Si, en cambio, se invirtiera en la producción local no sólo del conocimiento técnico necesario para desarrollarlo, sino además para su manufactura, esto implicaría una creación de puestos de trabajo. Sin embargo, se desmanteló por completo esta interacción entre tecnología e industrialización productiva.
*Docente investigador, Facultad de Exactas (UBA)

En la Patagonia poblar es generar empleo

  • Héctor González*

En la Patagonia poblar es generar empleo pero hoy sufrimos las medidas del Gobierno que van a contramano del desarrollo que la región necesita. Se está despoblando el sur; la gente se va para conseguir trabajo, y hablamos de tierras con importantes recursos y gran potencial. Somos un punto geopolítico global y no hay políticas para proteger el agua y recursos estratégicos. Tenemos crisis energética en un territorio donde tendría que haber abundancia. Por ejemplo el Yacimiento Carbonífero de Río Turbio (YCRT) en Santa Cruz hoy está en conflicto. Históricamente la salida de las crisis de recesión en nuestro país ha sido el estímulo del mercado interno, la vuelta a la producción, la generación de valor agregado, no apostar a la deuda y la timba financiera. Es el Estado el que tiene que tomar las riendas para la inversión estratégica, la generación de puestos de trabajo y el direccionamiento de la inversión privada. Las economías regionales deben ser el motor del crecimiento, para crear más empleo y estimular la economía real, sinónimos de poder adquisitivo de los trabajadores. “Abiertos al mundo” somos carne de cañón de la crisis internacional como la que vemos en Turquía.
*Secretario General del sindicato Luz y Fuerza de la Patagonia

Potenciar la industria para generar empleo

  • Marcelo Peretta *

Una actitud decisiva es potenciar la industria local, que es la que genera empleo. Corresponde entonces reducir la carga impositiva y frenar la apertura indiscriminada de las importaciones, que genera competencia sin ventaja. Hay que regular los precios de alimentos, medicamentos y servicios públicos para que no superen a los salarios. También garantizar que la recomposición de los sueldos, a través de las paritarias libres, garanticen al menos la reparación del deterioro del salario detonado por la inflación, porque si se obliga a acordar una paritaria por debajo del incremento sostenido de los precios es indudable que los trabajadores no van a poder pagar los servicios, ni consumir, y mucho menos a tener garantizadas las prestaciones de salud que les corresponden por legítimo e indiscutible derecho propio.

*Secretario General del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos