Después del golpe que significaron para Facebook las revelaciones que el Wall Street Journal obtuvo de la exempleada Frances Haughen, la plataforma ahora decidió anticiparse a nuevos artículos periodísticos que puedan manchar su reputación. Por eso, alertó este martes que "más de 30 periodistas están terminando una serie coordinada de artículos basados en miles de páginas de documentos filtrados".

En una publicación realizada en Twitter por el equipo mediático de la empresa, Facebook explicó que "se enteraron" que "para obtener los documentos, los medios de comunicación tuvieron que aceptar las condiciones y el calendario establecidos por el equipo de relaciones públicas que trabajó en los anteriores documentos filtrados".

De esta manera, la red social se anticipa a lo que será una segunda ola de la ofensiva contra Facebook, que comenzó con una publicación del WSJ que alertaba que Facebook estaba al tanto que Instagram era nocivo para las adolescentes, sobre todo en temas de salud mental, y terminó desdoblándose en cinco artículos denominados "The Facebook Files". Estas publicaciones hundieron aún más la credibilidad de la plataforma, a tal punto de que algunas organizaciones decidieron armar un boicot publicitario que todavía no se llevó a cabo.

Más allá de que estos documentos por sí solos ya representaban un problema gigantesco para la compañía fundada por Mark Zuckerberg, los problemas se agudizaron cuando Frances Haugen, que había sido gerente de productos en la red social hasta 2017, se presentó en el programa 60 minutes y posteriormente en el Congreso para denunciar que "nadie sabe lo que pasa dentro de Facebook salvo Facebook". 

Aunque la red social intentó desmentir y rebajar las acusaciones, el daño estaba hecho y la confianza en la plataforma dinamitada. Por eso, ahora se atajó: además de avisar que se venía una segunda ola de ataques, advirtió que "obviamente, no todos los empleados de Facebook son ejecutivos; no todas las opiniones son la posición de la empresa".

Más y más problemas para Facebook

Todavía no se sabe de qué tratan los documentos en los que trabajan los más de 30 periodistas. La propia Facebook, así como otras empresas de tecnología, utilizan regularmente embargos que requieren que los medios de comunicación acepten no publicar artículos antes de un tiempo determinado.

Mientras tanto, Haugen testificará ante el Parlamento británico el 25 de octubre con respecto a la información que proporcionó al Congreso estadounidense. Sophie Zhang, una segunda denunciante, testificó ante el parlamento el 18 de octubre y avisó que también quiere testificar ante el Congreso de Estados Unidos.

Sophie Zhang es una segunda denunciante de las prácticas internas de Facebook

Facebook afirmó repetidamente que la información en los documentos filtrados está destinada simplemente para uso interno y no apunta a ninguna deficiencia específica. Sin embargo, los legisladores de ambos lados del Atlántico están utilizando los datos para elaborar una legislación que haga frente a lo que consideran los innumerables problemas de confianza de Facebook.

Las denuncias y los documentos no son los únicos problemas de FacebookFacebook también está enfrentando una demanda antimonopolio presentada por la Comisión Federal de Comercio que busca dividir a la compañía. La demanda, que fue presentada nuevamente por la FTC después de ser desestimada inicialmente, acusa a Facebook de operar una campaña de compra o enterramiento para capturar o aplastar a competidores más pequeños.