El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, renunció a su cargo, luego de su llegada triunfal al poder en 2019. Desde su primer año de mandato, Johnson se vio involucrado en una serie de polémicas que incluyeron denuncias de abuso sexual hacia miembros de su partido y el reclamo acerca de las fiestas ilegales en la Casa de Gobierno en medio de la cuarentena británica.

Además, tuvo una criticada gestión durante la pandemia del coronavirus de la que pasó de ser detractor hasta pasar una semana internado en el hospital londinense de St. Thomas.  

En los últimos días, 59 miembros de su gabinete dimitieron a su cargo producto de una denuncia por acoso sexual que involucró a Chris Pincher, un parlamentario conservador cercano a Johnson. Los primeros en irse fueron los ministros de Hacienda y Sanidad, Rishi Sunak y Sajid Javid, que presentaron el martes sus respectivas cartas de renuncia.

El Reino Unido buscará en su sucesor la forma de encausar la crisis política que originó el Brexit, salida de ese país de la Unión Europea, más allá de los escándalos de los que formaron parte tanto el ex primer ministro como sus compañeros de fuerza.  

Boris Johnson: llegada al poder y primeros meses de gestión 

A continuación los hechos más relevantes de tres años turbulentos en Downing Street:

Julio de 2019: La renuncia de Theresa May puso a Johnson -líder de los pro-Brexit- al frente del Partido Conservador el 23 de julio de 2019, tras una rotunda victoria al ministro de Relaciones Exteriores Jeremy Hunt. Al día siguiente, es nombrado primer ministro por la reina Isabel II y promete una rápida salida de la Unión Europea (UE).

Enero de 2020: Los diputados aprueban su acuerdo sobre el Brexit y el 31 de enero de 2020, tres años y medio después del referéndum, el Reino Unido sale de la UE.

Abril de 2020: El primer ministro anuncia el 27 de marzo que dio positivo en coronavirus luego de haber experimentado síntomas leves.

El 5 de abrilJohnson es hospitalizado. Al día siguiente lo transfieren a cuidados intensivos, donde permaneció tres días.

Abril de 2021: El primer ministro es criticado desde el inicio de pandemia por su gestión de la crisis, acusado de haber tardado en reaccionar. Desmiente supuestas declaraciones en las cuales se oponía a un tercer confinamiento.

Johnson lucha con un caso de lobby que salpica a algunos miembros de su gobierno y una polémica por el tema del costoso financiamiento de la renovación de su residencia oficial.

Mayo de 2021: A pesar de todo, el partido del primer ministro gana
terreno frente al opositor Partido Laborista en las elecciones locales del 6 de mayo de 2021, conquistando el histórico bastión de Hartlepool en el noreste de Inglaterra.

PartyGate: fiestas ilegales en Downing Street  

Diciembre de 2021: Se acumulan revelaciones sobre varias fiestas ilegales organizadas en Downing Street durante los confinamientos. Los británicos denuncian un doble rasero, ya que Johnson acababa de anunciar un endurecimiento de las restricciones anticovid.

La lista de fiestas se amplía en las semanas siguientes y se abren investigaciones al respecto.

12 de abril: Johnson anuncia que recibió una multa de la policía por haber infringido la ley -algo nunca visto para un primer ministro en ejercicio- por participar en una fiesta de cumpleaños sorpresa en junio de 2020 en Downing Street. Sus explicaciones varían, pero ante el Parlamento asegura no haber violado las reglas.

Mayo de 2022: El escándalo hunde su popularidad y los británicos -que sufren, por otra parte, el aumento del costo de vida- se lo hacen saber en las urnas imponiéndole una derrota en las elecciones locales del 5 de mayo.

Foto en la fiesta de cumpleaños durante el confinamiento 

Junio de 2022: Johnson sobrevive el 6 de junio a un voto de censura de los diputados de su Partido Conservador impulsado por un grupo de parlamentarios cansados por el "partygate". Más del 40% de los diputados indican ya no tener confianza en el primer ministro, lo que refleja la amplitud del malestar.

Julio de 2022: Al "partygate" se suma una serie bochornosa de escándalos sexuales entre los conservadores, incluyendo un diputado sospechado de violación detenido y luego liberado bajo fianza a mediados de mayo y un exparlamentario condenado en mayo a 18 meses de prisión por agresión sexual contra un adolescente.

Chris Pincher, encargado de la disciplina parlamentaria, acusado por abuso sexual

5 de julio: Johnson pide disculpas y reconoce un "error" al haber nombrado en febrero en su gobierno a Chris Pincher, encargado de la disciplina parlamentaria de los diputados conservadores, cuando ya sabía de antemano de acusaciones de carácter sexual en su contra. Cansados de los escándalos, dos ministros de alto rango renuncian. Son seguidos en las horas siguientes por una avalancha de dimisiones dentro del Gobierno.

7 de julio: Johnson anuncia que renuncia como líder del Partido Conservador y que seguirá en el cargo hasta que la agrupación elija a un sucesor.