Donald Trump siempre fue una persona exótica. Millonario desde pequeño y con toda una vida en la dirección empresarial, se convirtió en presidente de Estados Unidos contra todos los pronósticos. Sus respuestas ácidas y comentarios excéntricos lo distinguían de cualquier político, y su forma de usar Twitter para gobernar o hacía un presidente único. Hasta tenía un "botón de Coca-Cola" en el Salón Oval, para recibir su gaseosa preferida en medio de sus tareas presidenciales.

Sin embargo, sus días de gloria quedaron muy atrás. Ya no puede hablar en Twitter ni en Facebook, y el intento de lanzar su red social es, por ahora, un fracaso.Perdió las elecciones y se fue en medio del escándalo por la invasión al Capitolio que ahora lo complica cada vez más en los tribunales estadounidenses. Hasta quedó fuera de la lista de los más ricos de Estados Unidos por primera vez en 25 años. Por eso ahora, cada triunfo de Trump es como agua en el desierto. Fiel a su personalidad exótica, el expresidente emitió un comunicado para confirmar  —y presumir— que hizo un hoyo en uno jugando al golf.

“Mucha gente está preguntando, así que se lo diré ahora, es 100% cierto. Mientras jugaba con el legendario golfista Ernie Els, ganador de cuatro majors y aproximadamente otros 72 torneos en todo el mundo, Gene Sauers , ganador del Senior US Open, Ken Duke y Mike Goodes , ambos excelentes jugadores del Tour, hice un hoyo en uno", se lee en el comunicado.

Por si eso no fuera suficiente, Trump aclaró que anotó su hoyo en uno en el séptimo par tres en Trump International, West Palm Beach. Dijo que había tanto un "viento leve" como un "viento bastante fuerte", cuando golpeó un hierro cinco. La pelota, dijo, “rebotó dos veces y luego entró en el hoyo". “Estos grandes jugadores del Tour lo notaron antes que yo porque sus ojos están un poco mejor, pero en ese único hoyo, sus swings no lo estaban”, completó.

Tramposo número uno

¿Por qué semejante aclaración? Desde que se difundió una foto publicada por el político Tim Swain en la que se festeja el supuesto hoyo en uno, las redes sociales dudaron de la veracidad del hecho. Primero porque la foto muestra a Trump sosteniendo la pelota, y no hay registro del tiro de gloria. 

Según reportaron distintos medios, es sabido que Trump suele hacer trampa en el golf. Hasta hay un libro al respecto, titulado "Commander in Cheat: How Golf Explains Trump" (Comandante de la trampa: cómo el golf explica a Trump). Su autor, Rick Reilly dijo a The Guardian que Trump presume de ganar 18 campeonatos de clubes. “Es una mentira tan exagerada que pierde toda credibilidad entre los golfistas en el momento en que sale de su boca”, aseguró.

En el libro hay hechos insólitos. Por ejemplo, el empresario  “tiene una placa en la pared" del campo Trump International en West Palm Beach —donde fue el supuesto hoyo en uno— "que enumera a todos los hombres que han ganado el campeonato de clubes masculino. Trump aparece tres veces: 1999, 2001 y 2009. Pero espera. El campo ni siquiera estaba abierto en 1999”.

El expresidente también presume de una desventaja de 2.8, cuando Jack Nicklaus, considerado el mejor golfista de la historia, tiene 3.4. “Si Trump es un 2.8, la reina Isabel es una saltadora con pértiga”, ironizó Reilly.

Por eso, en redes sociales nadie creía el hoyo en uno de Trump. Muchos usuarios lo compararon con la famosa historia de Kim Jong-il, el dictador norcoreano que afirmó haber acertado 11 hoyos en uno en su primera ronda.

¿Mentira inocente o estrategia de comunicación?

Trump escribió en su comunicado que no diría quién ganó el juego porque "es un individuo muy modesto" y la gente diría que "está presumiendo". "¡No me gustan las personas que presumen!", concluyó, no irónicamente.

Pese a las bromas y las anécdotas, muchos analistas creen que fue un intento por desviar la atención de los problemas judiciales que enfrenta actualmente, con mentiras, llamadas ocultas y papeles rotos el día del ataque al Capitolio que lo enfrentan a una pena de hasta 20 años en prisión. Quizás, si todos hablan del hoyo en uno  —ya sea para burlarse o para destacarlo—, los posibles delitos se olvidarán.  

“Después de casi siete años a la vista del público”, escribió Phillip Bump, reportero del Washington Post, “Donald Trump de alguna manera ha logrado superar al propio Donald Trump”.